Ir al contenido principal

El inicio



Gotas de Lluvia
Los días de lluvia, los espero en medio del calor sofocante de cada verano. Cuando llegan esas gotas, el mundo transpira vitalidad. Luego recuerdo que las mejores cosas, las más dolorosas y las más vitales fueron durante los días de lluvia. El beso más apasionado, el rompimiento con la mujer más hermosa que me ha querido en la vida, mis mejores poemas, todo ha sido dentro del hechizo mágico de la lluvia.
El encanto de recordar con cada tamboreo de gotas de agua en el suelo, en el techo de lámina o en las calles empedradas de mi vida. Soy irremediablemente nostálgico, es inevitable, ahora y todos los años, la lluvia me recuerda que existe la renovación, es insalvable, mi año personal empieza cada invierno.
Para ello las primeras lloviznas me impregnan la nostalgia de un pasado que pertenece poco a mi persona, ya los veo como en un escaparte, donde sé que están cuidados de tanto ladrón de recuerdos.
Las lloviznas llegan. Impregnan cada ventanal de la habitación donde cohabito con mis experiencias y con las añoranzas de un lugar a donde ya no pertenezco.
Recuerdo cada lugar, cada olor, y cada sonido de agua. Son toques certeros a la puerta de mi mente. Son las cosas que me mantiene vivo, son los dingdongs del tiempo.
La lluvia sirve para limpiarse de los fantasmas sudorosos, pestilentes, fétidos, pastosos y hediondos de cada verano. Sirve para ver cada verde en tonos distintos de una planta.
¿Cuántos de nosotros no se relajan al ver el esplendor de los lozanos manzanos, pinos, ceibas, después de una noche de lluvia?
Luego rebota todo el rocío de ese invierno en nuestras azoteas.
Cada gota de vitalidad aguosa encierra la llave de los recuerdos programados. Que cuando toca por ínfima superficie de nuestras personas se desata ese torbellino de nostalgias, ese tonto, ridículo, pero invaluable torbellino de nostalgias.
Después viene la tormenta de lamentaciones, esa granizada de meas culpas, que sufrimos aquellos que no podemos ya solucionar nada. Es el sufrible martilleo de gotas tan gruesas que lastiman nuestra dignidad.
Todo, por esa necedad de querer sanar los recuerdos recordándolos.
Para ello recurrimos a sentir la lluvia caer en nuestras cabezas, mojarnos completamente, sintiéndonos vivos, sintiendo la frescura apagando las brasas de la culpa.
Es hermoso sentir escurrir toda esa agua entre nuestras manos, soltar toda la miseria acumulada en nuestros ojos en un simple, natural y húmedo soplido.
Recordar bajo la lluvia, viendo la lluvia, sintiendo a la lluvia, es la experiencia exorcizadora por excelencia.
Desde el ventanal de la habitación cae cada cuita envuelta en un material transparente, refrescante, intenso. Nace en la cúspide del cielo, en sus acolchonadas almohadas, y deja caer lentamente toda la ternura que nuestras necesidades permiten.
En un gimnasta y vertiginoso salto, cada ángel se despliega en un juego intenso con la gravidez de la tierra, una competencia completa por llegar primero.
En el último grito, el grito de victoria, se deja en golpe del suelo contra la frágil estructura de nuestra competidora. Vemos como su anatomía ha cambiado, y ha cumplido con su cometido, llevarse con ella todo lo que nos hacía daño, lo que nos molestaba devolviéndonos así la necesidad urgente por vivir.
Ya todo lo que era de nosotros ha dejado de serlo y vemos desparecer esa sensación amarga en nuestras vidas en la alcantarilla cercana.
Angel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola Angelito:
Me encanta como escribes, cuando sea grande quiero ser como tú.
Gamp*
Anónimo dijo…
ay si tu pues "angelito"...

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …