Ir al contenido principal

El inicio



Gotas de Lluvia
Los días de lluvia, los espero en medio del calor sofocante de cada verano. Cuando llegan esas gotas, el mundo transpira vitalidad. Luego recuerdo que las mejores cosas, las más dolorosas y las más vitales fueron durante los días de lluvia. El beso más apasionado, el rompimiento con la mujer más hermosa que me ha querido en la vida, mis mejores poemas, todo ha sido dentro del hechizo mágico de la lluvia.
El encanto de recordar con cada tamboreo de gotas de agua en el suelo, en el techo de lámina o en las calles empedradas de mi vida. Soy irremediablemente nostálgico, es inevitable, ahora y todos los años, la lluvia me recuerda que existe la renovación, es insalvable, mi año personal empieza cada invierno.
Para ello las primeras lloviznas me impregnan la nostalgia de un pasado que pertenece poco a mi persona, ya los veo como en un escaparte, donde sé que están cuidados de tanto ladrón de recuerdos.
Las lloviznas llegan. Impregnan cada ventanal de la habitación donde cohabito con mis experiencias y con las añoranzas de un lugar a donde ya no pertenezco.
Recuerdo cada lugar, cada olor, y cada sonido de agua. Son toques certeros a la puerta de mi mente. Son las cosas que me mantiene vivo, son los dingdongs del tiempo.
La lluvia sirve para limpiarse de los fantasmas sudorosos, pestilentes, fétidos, pastosos y hediondos de cada verano. Sirve para ver cada verde en tonos distintos de una planta.
¿Cuántos de nosotros no se relajan al ver el esplendor de los lozanos manzanos, pinos, ceibas, después de una noche de lluvia?
Luego rebota todo el rocío de ese invierno en nuestras azoteas.
Cada gota de vitalidad aguosa encierra la llave de los recuerdos programados. Que cuando toca por ínfima superficie de nuestras personas se desata ese torbellino de nostalgias, ese tonto, ridículo, pero invaluable torbellino de nostalgias.
Después viene la tormenta de lamentaciones, esa granizada de meas culpas, que sufrimos aquellos que no podemos ya solucionar nada. Es el sufrible martilleo de gotas tan gruesas que lastiman nuestra dignidad.
Todo, por esa necedad de querer sanar los recuerdos recordándolos.
Para ello recurrimos a sentir la lluvia caer en nuestras cabezas, mojarnos completamente, sintiéndonos vivos, sintiendo la frescura apagando las brasas de la culpa.
Es hermoso sentir escurrir toda esa agua entre nuestras manos, soltar toda la miseria acumulada en nuestros ojos en un simple, natural y húmedo soplido.
Recordar bajo la lluvia, viendo la lluvia, sintiendo a la lluvia, es la experiencia exorcizadora por excelencia.
Desde el ventanal de la habitación cae cada cuita envuelta en un material transparente, refrescante, intenso. Nace en la cúspide del cielo, en sus acolchonadas almohadas, y deja caer lentamente toda la ternura que nuestras necesidades permiten.
En un gimnasta y vertiginoso salto, cada ángel se despliega en un juego intenso con la gravidez de la tierra, una competencia completa por llegar primero.
En el último grito, el grito de victoria, se deja en golpe del suelo contra la frágil estructura de nuestra competidora. Vemos como su anatomía ha cambiado, y ha cumplido con su cometido, llevarse con ella todo lo que nos hacía daño, lo que nos molestaba devolviéndonos así la necesidad urgente por vivir.
Ya todo lo que era de nosotros ha dejado de serlo y vemos desparecer esa sensación amarga en nuestras vidas en la alcantarilla cercana.
Angel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola Angelito:
Me encanta como escribes, cuando sea grande quiero ser como tú.
Gamp*
Anónimo dijo…
ay si tu pues "angelito"...

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín