Ir al contenido principal

Guate novelas

A nosotros nos gustan protagonizar nuestras telenovelas.
Los guatemaltecos somos unos neuróticos. He llegado a esta conclusión por el tipo de relación que nos gusta tener, ya sea laboral, sentimental o personal. Nos encanta sufrir, sufrimos de un delirio de mártir. Creemos que una relación para que sea buena debe ser sufrida, así como en las telenovelas, y que para que los protagonistas vivan felices debe morir medio mundo o auto sacrificarse ellos.
Realmente a veces creo que cada uno en su casa debe tener una sala de tortura personal. Un verdugo que cuando llegamos cansados del trabajo nos dé nuestra dosis de dolor, creemos que la única forma de sentimos protagonistas de nuestra vida es sufriendo, somos unos tele noveleros sin remedio.
Tomamos el camino más complicado y lo peor es que tomamos el que no tiene futuro. Somos unos masoquistas excéntricos, el dolor como arma contra la soledad. Preferimos esa arma cargada bajo nuestras almohadas antes de sentirnos desprotegidos.
Tenemos la necesidad de tomar el control de nuestro dolor, como que éste fuera necesario. Nos duele apartarnos de las cosas que nos hacen daño.
Pero entre tanto sufrimiento hay un punto donde nivelamos nuestro problema, entonces tomamos el control del dolor y sufrimiento de otro. Luego nosotros hacemos el daño, para ello ya balanceamos nuestra perturbación mental, nosotros no sufrimos sino hacemos sufrir. Nos volvemos unos sádicos regalando dolor a quien nos quiere, a quien nos lo pide y a quien lo necesita, lo damos gratis.
En Guatemala, el país de telenoveleros, se afianza en el dolor continuo, en hacer sufrir al prójimo. Ya sea en el trabajo, en la familia y lo más común en la relación de pareja. ¿Acaso no vemos un sinnúmero de parejas, que a pesar de los problemas, líos, infidelidades, o celos exacerbado entre otras no menos caricaturescas situaciones continúan juntos? Y todo por amor (sic.)
El dolor de Guatemala está enraizado en su cultura, en su forma de desenvolverse, nos gustan las relaciones sin sentido, torcidas, todo para dar sentido a nuestras vacías vidas.
Talvez en un arranque de esperanza, que no nos hace falta, pensamos que todo cambiará y que el sol brillará en lo más alto de nuestra necesidad.
Nuestra necesidad de sentirnos importantes a veces es mayor que nuestro sentido común, entonces tenemos el problema de que no podemos dejar lo malo, porque paradójicamente es bueno para nosotros. Para ello ya deseamos fervientemente que el guionista de nuestro pequeño drama de por punto final a nuestra patética marcha, o que continuemos sufriendo, aguantando hasta que el director diga corte.
No nos damos o no queremos darnos cuenta que nosotros somos nuestro propio staff de producción. Que nuestra telenovela nos hace daño y un daño irreversible, que nos tumba en la desesperación y en nuestra ya dramática existencia, y lo peor de todo que estos comportamientos se repiten continuamente en cualquier ámbito social, se repite casi en cualquier persona, obviamente dando como resultado comportamientos distintos. Entonces... ¿Qué tipo de sociedad estamos creando?
Una sociedad de perturbados deambulando por las calles. Una sociedad de mártires, de magdalenas y nazarenos.
Angel Elías

Comentarios

surideneth dijo…
este es el mismo texto que me mandaste antes por correo, ¿verdad?
Hay te encargo que no queremos textos repetidos.
Pero la verdad es que me encanta, de una forma muy personal.
Sabes que existe cierta identificación. Chau
Ruth Vaides dijo…
ya tengo una cosa de estas, se llama ruthvaides . blogspot . com
fijate que no pude abrir mi correo y no supe si me habias abierto uno pero ya me dijeron como era la onda, asi que ya abri uno, hay te llamo, chau
Emilio Solano dijo…
lo de las telenovelas me parece un ejemplo muy usado para describir nuestra realidad. aunque dolorosamente es una imagen horrible es la que más nos retrata., Asì que vale la comparación y buen texto.

Emilio Solano.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…