Ir al contenido principal

Guate novelas

A nosotros nos gustan protagonizar nuestras telenovelas.
Los guatemaltecos somos unos neuróticos. He llegado a esta conclusión por el tipo de relación que nos gusta tener, ya sea laboral, sentimental o personal. Nos encanta sufrir, sufrimos de un delirio de mártir. Creemos que una relación para que sea buena debe ser sufrida, así como en las telenovelas, y que para que los protagonistas vivan felices debe morir medio mundo o auto sacrificarse ellos.
Realmente a veces creo que cada uno en su casa debe tener una sala de tortura personal. Un verdugo que cuando llegamos cansados del trabajo nos dé nuestra dosis de dolor, creemos que la única forma de sentimos protagonistas de nuestra vida es sufriendo, somos unos tele noveleros sin remedio.
Tomamos el camino más complicado y lo peor es que tomamos el que no tiene futuro. Somos unos masoquistas excéntricos, el dolor como arma contra la soledad. Preferimos esa arma cargada bajo nuestras almohadas antes de sentirnos desprotegidos.
Tenemos la necesidad de tomar el control de nuestro dolor, como que éste fuera necesario. Nos duele apartarnos de las cosas que nos hacen daño.
Pero entre tanto sufrimiento hay un punto donde nivelamos nuestro problema, entonces tomamos el control del dolor y sufrimiento de otro. Luego nosotros hacemos el daño, para ello ya balanceamos nuestra perturbación mental, nosotros no sufrimos sino hacemos sufrir. Nos volvemos unos sádicos regalando dolor a quien nos quiere, a quien nos lo pide y a quien lo necesita, lo damos gratis.
En Guatemala, el país de telenoveleros, se afianza en el dolor continuo, en hacer sufrir al prójimo. Ya sea en el trabajo, en la familia y lo más común en la relación de pareja. ¿Acaso no vemos un sinnúmero de parejas, que a pesar de los problemas, líos, infidelidades, o celos exacerbado entre otras no menos caricaturescas situaciones continúan juntos? Y todo por amor (sic.)
El dolor de Guatemala está enraizado en su cultura, en su forma de desenvolverse, nos gustan las relaciones sin sentido, torcidas, todo para dar sentido a nuestras vacías vidas.
Talvez en un arranque de esperanza, que no nos hace falta, pensamos que todo cambiará y que el sol brillará en lo más alto de nuestra necesidad.
Nuestra necesidad de sentirnos importantes a veces es mayor que nuestro sentido común, entonces tenemos el problema de que no podemos dejar lo malo, porque paradójicamente es bueno para nosotros. Para ello ya deseamos fervientemente que el guionista de nuestro pequeño drama de por punto final a nuestra patética marcha, o que continuemos sufriendo, aguantando hasta que el director diga corte.
No nos damos o no queremos darnos cuenta que nosotros somos nuestro propio staff de producción. Que nuestra telenovela nos hace daño y un daño irreversible, que nos tumba en la desesperación y en nuestra ya dramática existencia, y lo peor de todo que estos comportamientos se repiten continuamente en cualquier ámbito social, se repite casi en cualquier persona, obviamente dando como resultado comportamientos distintos. Entonces... ¿Qué tipo de sociedad estamos creando?
Una sociedad de perturbados deambulando por las calles. Una sociedad de mártires, de magdalenas y nazarenos.
Angel Elías

Comentarios

surideneth dijo…
este es el mismo texto que me mandaste antes por correo, ¿verdad?
Hay te encargo que no queremos textos repetidos.
Pero la verdad es que me encanta, de una forma muy personal.
Sabes que existe cierta identificación. Chau
Ruth Vaides dijo…
ya tengo una cosa de estas, se llama ruthvaides . blogspot . com
fijate que no pude abrir mi correo y no supe si me habias abierto uno pero ya me dijeron como era la onda, asi que ya abri uno, hay te llamo, chau
Emilio Solano dijo…
lo de las telenovelas me parece un ejemplo muy usado para describir nuestra realidad. aunque dolorosamente es una imagen horrible es la que más nos retrata., Asì que vale la comparación y buen texto.

Emilio Solano.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín