Cuentos de aviones



Los Thunders Birds.
Hace algunos días vino a Guatemala uno de los espectáculos más impresionantes, jamás visto por nuestras tristes realidades. Fue el espectáculo dado por los aviones F16 y F15 de las fuerzas estadounidenses. Donde estos acrobáticos pilotos y sus supersónicas máquinas hacían piruetas en el cielo guatemalteco. Un espectáculo digno de dejar plasmado en una fotografía para muchos, y en efecto no fueron pocos los que se tomaron la foto para el recuerdo.
Además fueron muchas las personas que dejaron sus quehaceres diarios por ir a abrir la boca en cualquier avenida aledaña al aeropuerto la Aurora. Esto demuestra una vez más lo fácilmente impresionables que somos. Nos demuestra la cultura de provincialismo en la que estamos sumergido. Según tengo entendido (sin restarle mérito a los pilotos, ni a sus máquinas voladoras) las aeronaves que se vinieron a exhibir no son la tecnología de punta. Ni siquiera las más avanzadas de su época. Aunque aquí, en nuestro país, donde la tecnología aérea no sobrepasa la de la segunda guerra mundial, esto fue una maravilla. Y tenemos razón de maravillarnos. De quedarnos boquiabiertos frente a la tecnología que carecemos y que sólo en la guerra de las galaxias imaginamos.
Ahora, estos aviones los recuerdo de la guerra del golfo y en las películas sobre esa misma guerra. Donde los enemigos eran unos ojitos rasgados, que hacían pasar por orientales. ¿Los recuerda?
Casi toda Guatemala, capital, quedó paralizada por ver estos artefactos, exhibiendo su tecnología ante una tribu que los cree dioses del cielo. Tan amos y señores de nuestras alturas que cerraron durante su actuación el Aeropuerto Internacional La Aurora.
Esto nos da la pauta a reflexionar, cuál lejos estamos del primer mundo, y qué tan profundo es nuestro subdesarrollo. Nos da la pauta a pensar la maravilla que nos perdemos por no superar nuestra pobreza y falta de oportunidades. Somos un país pobre. Que necesitamos un oxigeno de entretenimiento primer mundista para que olvidemos y soñemos estar mejor presenciado tan acrobáticas piruetas.
Con ello no digo que tenemos que equiparnos con este tipo de tecnología militar. Resumo el terrible vacío de existencia que sufrimos.
No es necesario recordar que estos artefactos no son objetos de entretenimiento, como nos lo han hecho ver, sino armas letales de destrucción.
Esa falsa ilusión de velocidad y destreza con el que nos maravillamos, no es más que técnica de combate para matar y destruir. Un entretenimiento, que puede ser mortífero, según sea su uso.
El entretenimiento que presenció Guatemala, no lo es para otros. Ese modo que distracción que reunió a chicos y grandes, ha separado y dejado huérfanos a miles de niños en el mundo.
Vemos la sonrisa de un niño por esta demostración de velocidad. Pero en otro lado, talvez en Irak o algún país menos cooperante, esos ruidos de motores opaquen el miedo, el llanto y la tristeza de un niño que despierta y ve su casa destruida y su familia muerta.
Pero así somos, individuos impresionables y provincianos. Viendo todo lo que deseamos en el cielo, surcándolo a velocidades que apenas logramos divisar.

Angel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
You have a great blog here! I have a psychic love reading site. You can find everything about psychic love reading as well as numerology and astrology to help you find your soul mate or lost loved one. You'll find it very informative. Check it out when you can :)
Rod
Anónimo dijo…
Its our pelasure to comment on your blog. Have a look at us also at payday loans ,
we aprreciate Your presence at payday loans. Cheers
adivina quién soy? dijo…
lo de tribu no me gustó, tengo el término por superlativo y no despectivo, la recuerdo con adjetivo y todo: TRIBU TRASHUMANTE. en este caso no somos ni eso, qué diera yo por que lo fueramos*. Marshall McLuhan y después de él todos los teóricos de la cultura pretenden que lo seamos en virtud del contexto globalizante (incluso Regis Debray).pues en todos ellos, detecto que la tribalización es más bien nuestro lado más humano. qué importa que los thurderbirds sean los dioses del aire. lo que sería patético en todo esto es que nos sintamos con un status pretencioso por haber presenciado el espectáculo, lo único que alimentó fue nuestro consumismo snob, nuestras ínfulas de emociones extremas y que tal cosa la tengamos como significativa en comparación a otras cotidianas. decimos lo mismo pero diferente. saludos.

*de habernos comportado tribales habríamos ocasionado alguna tragedia, por ejemplo. a la altura de lo que su presencia significa.
Ruth Vaides dijo…
Si vieras la cantidad de gente que estaba viendo esas babosadas, hasta apostando a ver cuàl era el jefe y cuales los que seguían. En eso estamos de acuerdo, maestro, aquí la gente se deja impresionar por cualquier cosa.

Entradas populares