Ir al contenido principal

Respuestas... Repuestas


...entonces y sólo entonces esa impotencia te explota por los ojos. Pero no es suficiente porque un legajo de incertidumbres aún quedan incrustadas en el fondo. De esas incertidumbres que carcomen cada resquicio que sobran de cordura. Sabes lo que debes hacer y no lo haces por cobardía. Y diariamente te levantas aun con la espinita incrustada en la dignidad que se desangra lenta, muy lentamente, haciendo de tu agonía un patético espectáculo.
Y todos los días muy de mañana sonreímos esperando que con ello se solucionen los problemas insulsos que no concluimos, pero que cada mañana, más tarde, pasan campantes frente a nuestras miserias.
Entonces seguimos con el miedo de lo inevitable, de lo que creemos irremediable. Y ya no salimos a luchar, porque nuestra falta de valentía nos lo impide. Aunque la lucha ya esté concluida, sin siquiera averigüemos cuál es el resultado.
Muchas veces la parte difícil de esta lucha es iniciarla, pero lo es más, mantenerla, porque se vuelve onerosa y corrosiva, así que, dejamos pávidamente la disputa.
O el miedo de saber el resultado de tanta espera, de tanta lucha, es lo frustrante. No por el resultado, que al final puede ser bueno o malo. Sino por lo que trae, una incertidumbre de mierda, del miedo infernal que hace abandonar, antes de tiempo, el altercado.
Entonces tártaro comienza antes de la muerte. Cuando todavía tienes la sensibilidad de un ser vivo, la tortura contiene su dosis de dolor excesiva. La muerte tiene la ventaja de carecer de la sensibilidad proporcionada por el calor humano. Antes de eso, es un averno.
Entonces cada mañana, el mundo se encarga de recordarnos puntualmente, que no existe mañana, mientras sigamos en la misma molotera de signos carentes de sentido. Y nos seguirá un sentimiento de rabia contra nosotros. Ese sentimiento de que debemos estar en otro lado, sin perder el tiempo haciendo nada.
Pero no lo hacemos, por el maldito miedo en el que vivimos, en que crecimos, y en el que somos aparentemente felices. Por ello somos una gama de colores en blanco y negro. Y la vida se nos atraviesa contoneándose diariamente frente a nosotros esperando inútilmente que nos levantemos y que le pidamos un deseo. Un deseo que gustosamente nos concedería, si tan solo extendiéramos la mano y mostráramos algún interés.
Ahora este presente espera, desea, busca y necesita un despertar. Para demostrarnos que el riesgo no es más allá, de la exigencia que nos hagamos.
Pero... no lo hacemos. Nos dormimos esperando la primavera que tardará en llegar. El invierno es largo y penoso, lo sabemos, pero no hacemos nada por afrontarlo, sólo esperamos pasivamente que un ventarrón nos arrebate la vida, o que un témpano de hielo nos deje ciegos e imposibilitados frente a nuestros miedos. Sólo esperamos eso, que una fuerza aparentemente externa nos deje sin la posibilidad de sobrevivir. Talvez lo más triste es que mientras pasa todo esto, nosotros somos los espectadores, de primera fila, en nuestro declive. Vemos cómo se apaga lentamente nuestra esperanza, sin querer auxiliarla. Y pasa el tiempo derritiendo cada expectativa frente a nuestros ojos. Y no hacemos nada. Esperamos no llegar vivos a la primavera, que desde hace semanas se asentó sobre nuestras madrigueras y que no hemos salido a ver.
A veces los dolores son tan iguales, con rostros tan distintos, con variadas ropas.
Hoy yo me siento así.
Y me he sentido así desde hace ya algunas semanas, amable lector. Por la maldita cobardía de no buscar y pedir lo que merezco. Una respuesta.
Angel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
ya las sabes
¿o quieres que te las diga?
eso que buscas está frente a tí
no lo dejes ir

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …