Ir al contenido principal

Cuando se cierra el camino

Ilustración: La muerte de Adonis


...y sigo con la pensadera por el tiempo. Recientemente, me dediqué a buscar a algunas mujeres que de cierta manera significaron algo en mi vida. Fue un día de febril curiosidad por reconocerlas, por escucharlas, de estar al corriente, que ellas, al igual que yo, estamos allí, a pesar de los pesares. Pero mi egoísmo es tan grande y tan profundo que no encontré a nadie. Resulta que todas, y digo absolutamente todas, las mujeres que me empeñen localizar simplemente ya no están. Ya no queda ninguna. Que por una u otra causa han desaparecido, por lo menos de mi vida.
Realmente no creo malo que busquen mejor horizonte, ni que busquen nuevas fronteras, lo que me molesta es enterarme de último. Que haya sido quien haya estado en la fila de espera toda una tarde, para que me digan que nunca hubo servicio.
Es de aclarar que no las culpo por partir hacia mejores lugares, que al fin y al cabo, es mejor que aguatarse mis cóleras y mis berrinches, por ello, talvez me alegra que hayan tomado ese paso. Pero me molestó, en su momento, que en ese paso, yo haya sido el sacrificio. Es que ¿Quién desea salir de la vida de alguien completamente? Salir de esa vida que tanto significa para uno.
A veces nos ferramos a una idea, a una persona, y que cuando la perdemos sin opción a recuperarla, nos damos cuenta que jamás estuvo con nosotros. Que almacenamos y gastamos nuestras fuerzas para que en un soplido de verdad se nos derrumbe nuestro castillo de nubes.
Es una especie de vuelta del exilio donde ya nada nos parece como antes, ya nada nos es igual, ya nada nos pertenece porque no lo hemos visto crecer. Porque nuestros ojos no han sido testigos de tan radical cambio.
Traté de localizar a mujeres que ahora han desaparecido. Creo que es el destino de todos, desaparecer, aunque no nos demos cuenta. Nos fugamos de la vista de quienes alguna vez nos rodearon, sin percatarnos. Llegamos a formar parte del imaginario de alguien y desaparecemos sin dar señas de dónde encontrarnos.
Entonces en algún punto alguien nos busca y no nos encuentra. Y se pone triste por nosotros, porque nunca nos dijo que nos amaba, que ahora nos extraña y que daría cualquier cosa por volvernos a ver, por unos minutos. No lo sabemos, como no sabemos cuánta gente perderemos de aquí en adelante, porque los caminos del destino son maquiavélicamente torcidos. Tan torcidos, que talvez ya no nos reconoceremos, nos temeremos hablar o dudaremos de nuestra capacidad de recordarnos.
Porque nos encontraremos una vez más, en cualquier lugar, talvez sin que nos veamos, pero sí coincidiendo en el mismo espacio. Y talvez seremos desconocidos con una pañalera al hombro, o un pagando la última mensualidad de la casa o volviendo al país después de tanta ausencia.
Pero, nos encontrarán, los encontraremos. Y en ese momento desaparecerá de un plumazo todo el tiempo transcurrido y ese vacío que nos dejaron en el alma. Porque será encontrarse irremediablemente con el pasado, que aunque ya no es el mismo, sí nos devuelve por un momento la tranquilidad.
Y nos creemos, otra vez, jóvenes, amantes, amigos, novios, hermanos, o esposos, pero la ilusión dura poco, ya que el tiempo pasó y no ha sido en vano. Porque ya no somos nada, sólo el recuerdo dulce de un pasado común.
Recorrer los caminos que llevaban a alguien y darse cuenta que, están vacíos, es duro, pero más duro es aceptar que ese camino ya no lo debíamos recorrer.
Mi amor propio ha sido golpeado fuertemente, pero a la vez ha sido una lección. Recordándome que las calles que surgen del reino llegan otras comarcas, y que eso es inevitable.

Angel Elías

Comentarios

joebencon3738 dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo…
Cuan cierto es lo que escribiste, gamp

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…