Ir al contenido principal

4 de febrero

Ya han pasado 30 años del terremoto del ‘76 en Guatemala. Y aunque no lo viví, sí comparto ese sentimiento por el pasado que ese terremoto destruyó. Comparto la pena de miles de guatemaltecos que perdieron familiares en esa tragedia.
Poco puedo imaginar la sensación de acostarse y ver cada detalle de la vida por última vez. Ver el lugar donde crecí como un espejismo tan frágil, sin saberlo. Dar las buenas noches a seres que de su sueño profundo pasaron a la incertidumbre y después al no despertar más.
Esas heridas que ahora pareciera han cerrado, pero permanezcan intactas en las mentes de quienes sobrevivieron.
Nosotros, los que no vivimos esa tragedia, somos la generación que viene de la que sobrevivió, los que nacimos con la fortuna de nuestro lado. Esa Guatemala que fue arrebatada en segundos por un designio natural.
¿En realidad hemos tomado pulso de lo que realmente pasó? No lo creo, vemos esa tragedia como un espacio más en los libros de historia. No le damos el verdadero significado a vivir en el riesgo de un país completamente telúrico.
Aquella sombra nocturna de 7.5 grados, sorprendió a todos. No hubo ningún guatemalteco que esperara esa tragedia. Por impredecible y devastadora.
Ver fotos y relatos de la época, es identificarse con un pueblo sufrido. Con una Guatemala desconocida, pero latente. Desconocida en el sentido que el terremoto cambió su rostro en cuestión de medio minuto. Y latente porque ese mismo fenómeno duerme bajo nuestros pies.
Guatemala se ubica en la convergencia de tres placas tectónicas continentales. Que nos recuerdan, a manera de avisos, que el mundo está vivo y en constante cambio.
Lugares que quedaron completamente destruidos, hablamos, que se quedaron sin infraestructura en un 100 por ciento, fueron San Martín Jilotepeque, San Juan Comalapa, Chimaltenango, Tecpán Guatemala, En el departamento de Chimaltenango. Así como Sololá, Quiché, Baja Verapaz, y Alta Verapaz departamentos que sufrieron grandes daños.
Ya treinta años han pasado, ¿Hemos aprendido la lección?
Es poco o nada lo que recordamos de esas fechas. Y es poco lo que hemos avanzado en el conocimiento sobre este tipo de eventos.
En ese sentido tenemos una capacidad de reacción ante estos eventos naturales, como quedó demostrado durante la tormenta Stan, pero aún no tenemos la capacidad de prevención, que sería lo más importante.
La tormenta Stan, dejó al descubierto que somos vulnerables, que construimos sobre arena. Que no tenemos cuidado en las construcciones. Y que además nuestro problema no es estructural sino social.
Develó los serios problemas que tenemos en prevención desastres. Pérdidas humanos, desconcierto y hasta aprovechamiento de personas para su beneficio, nos deja ver que aún somos ese país del ’76, pero sólo que ahora más corrompidos, y con más gente.
A la hora de un desastre, la ciudad de Guatemala tiene a sus alrededores cientos de asentamientos humanos, en laderas, a orillas de barrancos, con las mínimas condiciones de seguridad.
Entonces, el colapso sería inminente. Nos gusta vivir al filo del peligro, he ignorar que lo hacemos. Así estamos tranquilos. Por ahora se sabe que los hospitales colapsarían, habrían pandemias mortales, que la mitad de la población fallecida sería consecuencia de la catástrofe y la otra de enfermedades endémicas. Y la pregunta queda al aire: ¿Hemos aprendido la lección?
Angel Elías

Comentarios

LA MAISTRA. dijo…
HOLA, MAISTRO!!!
´FIJÁTE VOS USTÉ, QUE YO SI PASÉ POR ESO, Y TUAVIYA ME ACUESHDO.
FUE BIEN BIEN FELLO.
PERO NI MODO, HIERBA MALA NUNCA MUERE.
¿ESTAMOS DE ACUERDO, VAA?

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín