Ir al contenido principal

4 de febrero

Ya han pasado 30 años del terremoto del ‘76 en Guatemala. Y aunque no lo viví, sí comparto ese sentimiento por el pasado que ese terremoto destruyó. Comparto la pena de miles de guatemaltecos que perdieron familiares en esa tragedia.
Poco puedo imaginar la sensación de acostarse y ver cada detalle de la vida por última vez. Ver el lugar donde crecí como un espejismo tan frágil, sin saberlo. Dar las buenas noches a seres que de su sueño profundo pasaron a la incertidumbre y después al no despertar más.
Esas heridas que ahora pareciera han cerrado, pero permanezcan intactas en las mentes de quienes sobrevivieron.
Nosotros, los que no vivimos esa tragedia, somos la generación que viene de la que sobrevivió, los que nacimos con la fortuna de nuestro lado. Esa Guatemala que fue arrebatada en segundos por un designio natural.
¿En realidad hemos tomado pulso de lo que realmente pasó? No lo creo, vemos esa tragedia como un espacio más en los libros de historia. No le damos el verdadero significado a vivir en el riesgo de un país completamente telúrico.
Aquella sombra nocturna de 7.5 grados, sorprendió a todos. No hubo ningún guatemalteco que esperara esa tragedia. Por impredecible y devastadora.
Ver fotos y relatos de la época, es identificarse con un pueblo sufrido. Con una Guatemala desconocida, pero latente. Desconocida en el sentido que el terremoto cambió su rostro en cuestión de medio minuto. Y latente porque ese mismo fenómeno duerme bajo nuestros pies.
Guatemala se ubica en la convergencia de tres placas tectónicas continentales. Que nos recuerdan, a manera de avisos, que el mundo está vivo y en constante cambio.
Lugares que quedaron completamente destruidos, hablamos, que se quedaron sin infraestructura en un 100 por ciento, fueron San Martín Jilotepeque, San Juan Comalapa, Chimaltenango, Tecpán Guatemala, En el departamento de Chimaltenango. Así como Sololá, Quiché, Baja Verapaz, y Alta Verapaz departamentos que sufrieron grandes daños.
Ya treinta años han pasado, ¿Hemos aprendido la lección?
Es poco o nada lo que recordamos de esas fechas. Y es poco lo que hemos avanzado en el conocimiento sobre este tipo de eventos.
En ese sentido tenemos una capacidad de reacción ante estos eventos naturales, como quedó demostrado durante la tormenta Stan, pero aún no tenemos la capacidad de prevención, que sería lo más importante.
La tormenta Stan, dejó al descubierto que somos vulnerables, que construimos sobre arena. Que no tenemos cuidado en las construcciones. Y que además nuestro problema no es estructural sino social.
Develó los serios problemas que tenemos en prevención desastres. Pérdidas humanos, desconcierto y hasta aprovechamiento de personas para su beneficio, nos deja ver que aún somos ese país del ’76, pero sólo que ahora más corrompidos, y con más gente.
A la hora de un desastre, la ciudad de Guatemala tiene a sus alrededores cientos de asentamientos humanos, en laderas, a orillas de barrancos, con las mínimas condiciones de seguridad.
Entonces, el colapso sería inminente. Nos gusta vivir al filo del peligro, he ignorar que lo hacemos. Así estamos tranquilos. Por ahora se sabe que los hospitales colapsarían, habrían pandemias mortales, que la mitad de la población fallecida sería consecuencia de la catástrofe y la otra de enfermedades endémicas. Y la pregunta queda al aire: ¿Hemos aprendido la lección?
Angel Elías

Comentarios

LA MAISTRA. dijo…
HOLA, MAISTRO!!!
´FIJÁTE VOS USTÉ, QUE YO SI PASÉ POR ESO, Y TUAVIYA ME ACUESHDO.
FUE BIEN BIEN FELLO.
PERO NI MODO, HIERBA MALA NUNCA MUERE.
¿ESTAMOS DE ACUERDO, VAA?

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …