Ir al contenido principal

De escualidos seres y otros problemas existenciales

Desde ya hace algunos años me viene haciendo la misma pregunta ¿Haz adelgazado, verdad? Realmente no sé si en verdad, he logrado lo que muchos sueñan, bajar de peso sin proponérmelo. Muchas personas y conocidos que por algún motivo dejan de verme por meses, hacen esta referencia.
Auque yo siempre me veo igual, todos se empeñan en asegurar lo contrario. Porque desde que tengo memoria útil, he tenido esta masa corporal. Delgado, casi escuálido ha sido mi fisonomía siempre, talvez de pequeño fui así medio ponchadito, pero de mi adolescencia para acá ya no.
Todo me ven con cierta ternura por esta condición, y hasta podría decir que hasta con lástima. Algo que en un principio me molestaba y me contagiaban de esa compasión por mí, que me veía en el espejo y veía la pura calaca. Luego, esa lástima que inspiraba en otros se transformaba en altruismo. Y me vivían invitando a cuanto almuerzo, cena, conferencia con coffe break, bufé se atravesará. Cosa que al principio evadía, pero la insistencia llega a tanto que terminaba comiendo como rey.
El asunto de mi descarnada figura, era una cuestión a la que no prestaba atención. Hasta que reflexioné que todos me veían más delgado que meses atrás. Y que los que me dejaban de ver, veían a los meses posteriores a su amigo, aún más delgado. Por tanto con el transcurrir de los meses, yo era un ente, más parecido a ET que a su amigo. Que su amigo era cada vez más delgado, en un ciclo que hasta hoy no acaba. Hace algunos días encontré a un historiador prestigioso y muy famoso aquí en Guate que con su análisis, (el mismo que utiliza para examinar acerca del paso del tiempo y la historia patria) y vista analítica, (esa que le sirve para escudriñar los resquicios de la historia) me afirma que he adelgazado desde la última vez que me vio. ¿Por qué he de desconfiar de sus palabras?
Esto me venía preocupando ya desde algunos meses, ya que la paso que voy, no faltará poco, para que alguien pregunte, cuánto me queda de vida. Así que por acompañar a un amigo y romper con la curiosidad me dirigí al gimnasio donde él se había puesto fornido.
He allí, el lugar, un centro de pesas, tubos, cadenas y no sé que más máquinas de tortura, hacían sudar al más fuerte. Allí estaba, probando todos los aparatos, como niño en centro de recreo nuevo. Frente a cada aparato un póster del icono al que aspiraban: Arnold Schwarzenegger, él les decía a través de cartelitos los niveles que alcanzaban y frases de motivación para levanta una vez más cada peso.
Un centro de culto al cuerpo al que ya no regresé, ya que para un curso de cómo me vería bien, y de motivación personal, hay bastante en los súper mercados. Es claro, que lo mío no es el culto al cuerpo, ni siquiera para alcanzar un cuerpo atlético, ya que soy de cuerpo famélico y qué remedio. Ahora me siento bien es esta condición. Una condición que nadie envidia.
Noticia: Según una amiga, la nueva tendencia, en cuestión de gustos, las musas gustan de los chicos fornidos, atléticos o rellenitos, como sea, la cuestión es tener algo suave, firme y rechonchito en los brazos. Algo que me excluye, definitivamente del grupo de los más solicitados.
Así que he declaro la guerra al cuerpo, que caerá bajo el yugo demoledor de la mente. He salido con armas intelectuales a reconquistar fronteras alcanzadas por el cuerpo. He de partir en la misión de recuperar las tierras que un día fueron de uso exclusivo de los intelectuales. Una guerra, con un fin incierto. Y no perdemos la esperanza que mundo cambiará y nosotros los antropomorfos recién salidos de la Era del Hielo, reinaremos, en la faz de la tierra.
Angel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola Angelito: No te preocupes que algún enordarás, y sino por allí andará alguna que le gusten tus huesitos. GAMP* Ya sabes quien soy?

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín