Ir al contenido principal

Sobre las mujeres ambiguas


Así están los tiempos modernos, no hay nada claro, ni nada escrito, y eso es una verdadera lástima. Por alguna extraña razón, en esta etapa de mi vida me he topado con muchas, sino muchísimas mujeres ambiguas. Aquellas mujeres que están con uno por complacencia o ¿lástima? Que le prestan su hombro para llorar y sus labios para desahogarse, pero hasta allí. Son esas mujeres que manejan el arte de la ambigüedad con una destreza casi imperceptible.
Entendiendo al arte de la ambigüedad como ese arte confuso y difuso que nos separa del ser su amigo, su pareja, su confidente, su amante o su conocido. Que provoca esas disparatadas confusiones de nos saberse ni dónde se está parado.
He conocido mujeres donde soy su amigo, pero no su pareja. donde soy su pareja, pero no su amigo. O no soy su pareja, ni su amigo, pero si estamos juntos. Donde el amor no aparece ni por arte de magia, y donde aparece cuando ya no lo necesitamos.
Son esas mujeres ambiguas, a las que abrazo, tomo de la mano, con las que bebo un café o invito al trabajo, pero son esas mismas con las que hay mucho de algo y nada del resto.
Ellas, las féminas radicales, que no me desean como una pareja estable, por mi poca afinidad con la coherencia y la seguridad.
Las chicas ambiguas, las que me buscan y me acosan, las que se aburren de mí, cuando entonces yo las busco y las acoso.
Esas mujercitas quisquillosas que me envían tarjetitas, besos o guiños al aire y que luego alegan inocencia. Las que dejan en qué pensar por momentos.
Entonces talvez, solo talvez, sea yo el equivocado, el que un gesto amable confunda con un mensaje de alto contenido erótico. Que confunda una conducta normal de gentileza con una insinuación.
Entonces estoy en pañales tratando de descifrar al mundo fémino y como diría una amiga: “jamás nos entenderás si no vives por lo menos 250 años con una de nosotras”
Por ahora me siento tonto, y ridículo. Un poco incompetente para esto de comprender el lenguaje cifrado de género femenino. Porque cuando dicen Sí es que Talvez, cuando dicen que No es que Sí, cuando dicen que Talvez es que No. Y todo eso con sus respectivas variantes.
Gozo, pero sufro aún más con las mujeres ambiguas, que te dan un beso tras un pañuelo o te dicen: Guten Tag. Sin siquiera darte tiempo a descifrar tan extraña frase.
Las mujeres ambiguas se quieren de lejos, de vista, de admiración, como quien ve una pintura famosa, se desea en la sala de la casa por hermosa, exótica y única, pero sabemos que es imposible.
Que esas obras de arte solo se conciben una vez y para algunos afortunados.
Eso de entender a las mujeres, no debería preocuparme, porque total nunca lo voy a lograr. Sólo debería sentarme a esperar que alguna pase, se compadezca de mis huesos, me lleve y no desee devolverme. Una tarea tediosa e incierta, pero es una incertidumbre que sí puedo manejar. Y talvez con el tiempo aprender a manejar esa ambigüedad, que veo, ellas disfrutan. Un privilegio que no debe exclusivo de féminas.
Por ahora debo quedarme quietecito, como ratoncito, esperando otra gata que se dé el festín. ¿Usted qué opina?
Angel Elías

Comentarios

Alex dijo…
En ciertas ocasiones los hombres somos los ambiguos porque siempre esperamos encontrar una Gran Princesa en su belleza fisica, pero cuando la encontramos no somos tan hombres como para conocerla y hacerla para uno, la mayoria de veces no tenemos los pantalones necesarios para conquistarla pero existen unos varones a los cuales se les da respeto, pues son tan, tan pero tan feos y logran encontrar la mujer que uno desea.
AuricularesBoy dijo…
esto es una ruina...las tias son esa especie extraterrestre q nunnca comprenderemos...disfrutan haciendo sufrir y quieren que estes ahi cuando ellas son as q sufren...tan sinceras a veces...tan hipocritas casi siempre...

tambien nosotros a veces nos obsesionamos...y muxas veces ellas juegan..pero no sabemos cuando juegan a calentarnos o cuando no...

un saludo a todos los tios q sufren por las tias...

jajaja ADIOS
angel elias dijo…
debemos aceptar que son las mujeres las que tienen el poder de decidir. y alli nadie les quita el puesto. Eso de cierta manera simpre nos deja en desventaja, una de la cual debemos sacar provecho, eso digo yo
Linda dijo…
lo impredecible de las mujeres en el amor, ràdica la mayor parte de las veces en sus propios desengaños, en que el amor mismo es impredecible y en que la mayor parte de las veces cuando se encuentra el amor, se puede pasar de largo, sin mirarlo, anhelando lo que se tuvo, pero se fue y despreciando lo que se tiene, anhelando el pasado.
angel elias dijo…
recordar blogs. Es cierto Linda. El amor como arma de seduccion? porque no. Un poco de amor para el mundo y que lo compartan conmigo. Aunque a veces se nos escapa.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín