Ir al contenido principal

Más respeto, por favor, más respeto.

(A los médicos)
En cambio, me encuentro resfriado casi siempre y no comprendo
porque razón han de ustedes de tratarme con tanto desprecio
(...) me han obligado a respirar fuerte, y por último
con un gesto infinito de desdén, me han dicho:
¡Bah!... usted no tiene más que un simple resfriado.
Julio Camba


Es una tremenda injusticia médica. Es un oprobio en contra de la salud mundial. Realmente es algo deleznable. Y lo peor del caso, es que nos quedamos callados ante tal sacrilegio. Pero basta, ya no debemos seguirnos haciéndonos los que no vemos, ni sentimos. Debemos alzar la voz en contra de la gripe y el catarro.
En el momento de escribir estas líneas sufro de una terrible gripe. Tan fuerte que al ir con los médicos, éstos se ríen de mí. Se ríen al contarles mi padecimiento; minimizándolo hasta el punto de decir que ya se me pasará. ¡Claro, tiene que pasar! ¡Cómo será vivir con este malestar por el resto de la existencia!
Es espantoso, sentir como el cuerpo pasa a ser un emisor incontrolable de fluidos. Y la masa corporal es solo una gelatinosa concentración de carne. Ese malestar que nos hace sentir calor, donde no hay, que nos hace sentir frío donde no existe, y lo más catastrófico, nos hace sentir que ya sentimos.
Esos labios secos, la garganta ardiente, una nariz extremadamente húmeda, son contrarios a la naturaleza humana. Y por ello son fenómenos extraños e insoportables. Pero a pesar del clamor popular, nada, hace que los médicos se preocupen por este padecimiento tan común, como insoportable.
Por qué no le declaran la guerra a la gripe de una vez por todas. La eliminan, como lo hicieron con la viruela. Y acaban de este mal que el hombre debe traer como estigma desde la última Edad de Hielo.
Con este mal, uno se ve terrible y se siente peor; los brazos pesan, el hambre se escapa, las ideas se bloquean y se tiene la odiosa necesidad por dormir a cualquier hora y en cualquier parte.
Y se despierta peor que antes de dormir, con la boca seca, la visión amarilla y como que la película de la vida estuviera en cámara lenta. El aire veraniego, ese sabroso aire fresco, es el más infame de los males en la piel. Se siente que te hiela y te enferma más.
No hay brebaje que solucione el problema. No hay pócima que ayude a rebajar los síntomas; que combatan estos microorganismos mermadores del cuerpo y el espíritu humano.
Luego estos virus, acaban con la tarea y abandonan el cuerpo que atacaron en el momento que ya, ese mismo cuerpo, no les es útil.
Entonces el campo de batalla queda derruido, con anticuerpos mutilados por todos lados, uno que otro glóbulo blanco tirado y torturado, aún con su espada empuñada. Aparecen algunos virus que sacrificaron su vida por conquistar un cuerpo más. En esa batalla que terminaron ganando. Y de la que ahora salen victoriosos.
Para todo esto la medicina del siglo XXI, no ayuda gran cosa, solo es un espectador más de este circo llamado gripe.
Pero ¿qué tiene de interesante este cuerpo maltrecho para los bichos? Nada. Realmente no represento una victoria gloriosa, sino que represento un campo de entrenamiento para ellos. Por ello mi gripe es experimental, y tiene su dosis diferente a las demás. Porque aquí se preparan los virus para las batallas que sí valen la pena.
Como diría Julio Camba sobre estos temas: “pero ya me he cansado y en nombre de toda la humanidad acatarrada solicito para el resfriado la atención de la ciencia y el respeto de las familias. Convengo que la tuberculosis es más dramática que el resfriado, pero exijo que al catarro se le dé cierta categoría. Si el gato es el tigre del pobre, el resfriado es la tuberculosis del principiante” Cuánta razón la de este hombre. Y la fiebre sigue subiendo...

Angel Elías.

Comentarios

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín