Ir al contenido principal

El Código Da-n Brown

Este es un simple libro de ficción ligth que vendió mucho y que ahora tiene una película. Eso es todo. En resumidas cuentas ese puede ser un comentario certero y breve sobre le libro. Pero, la polémica radica en que este libro se basa en la vida y descendencia de un personaje muy significante en la vida del mundo occidente: Jesucristo.
Mucha tinta ha corrido con respecto a la novela de Dan Brown, El Código Da Vinci, y mucha más tinta correrá estos días. Todo por el estreno de la película basada en el libro.
Un libro que narra una intriga encabezada por la iglesia católica para ocultar a los descendientes de Jesucristo con María Magdalena. Ellos son protegidos por una especie de congregación denominada Priorato de Sión, quienes los han resguardado desde hace siglos, de los embates de la iglesia, ésta por conservar su posición de privilegios en el mundo.
Realmente la novela de Brown tiene un tratamiento muy lineal en su escritura, por no decir deslizante. No existen cavernas dentro de la trama que hagan pensar algo más allá de lo obvio. Claro, Brown no pretende ser la reencarnación de Cervantes ni Dostoievski.
El éxito de la novela se debe a un espacio literario que pocas personas se habían atrevido a tocar; la imagen de Jesucristo, combinada con una dosis de misticismo y una intriga mundial, son detonantes mercadológicos inminentes. La novela viene a subsanar ese hueco que existe en la fe: -¿Y si hubiera sido así?...-
La gran hazaña de Dan Brown fue llenar ese vacío que tenemos los mortales sobre una historia que desconocemos, la de Jesucristo. Todo, con una ficción que parece verdad, o que los lectores desean que sea verdad.
Pero ¿Realmente deseamos que esto fuese verdad? Por supuesto, necesitamos la dosis de misticismo en las cosas que no podemos explicar. Debemos saborearnos los bigotes con ese supuesto secreto que sólo nosotros conocemos.
El Código Da Vinci, viene a develar el enorme bache que la humanidad tiene en la fe. Un agujero que no todos logran cerrar, y que desean mantenerlo abierto, así sea con una seudo-conspiración y las ventas de Bestseller.
No con ello pretendo satanizar el libro, porque al final de cuentas es literatura de ficción. Con el cual este autor está haciendo mucho dinero y que a pesar de sus descomunales ventas deja mucho que desear con su calidad literaria.

¿La película? Démosle el beneficio de la duda
Este libro es digno de una película. Y claro, la tiene, porque para eso fue diseñado. Una película que se espera dignifique el guión y la trama. Como se sabe, de los peores libros, salen las mejores películas. Aunque las excepciones rompen las reglas.

Lo bueno y lo malo del Código
Es de alegrarse de que la gente tome el tiempo para la lectura del libro, es excelente. En un país, como el nuestro (Guatemala), la lectura es un acto loable. Lo malo es que crean que es el mejor libro del mundo.


Angel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
hola
Que tal, ya volì, me gusto tu comentario sobre el libro, continua escribiendo gamp

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …