Ir al contenido principal

Un texto atrasado y viejo



Con un poco de retraso. Sólo tres años, les presento un material que casi no expongo y fue el último que trabajé de este tipo.
Eso ya tres años. Amigos ¿cómo se pasa el tiempo?

VERANO
abril 2003

El verano terminó y todo en la vida se vuelve a organizar; los estudios, el trabajo, el hogar. Cuando termina el verano se regresa con quemaduras en la piel, (signo de playa) moretes en el hombro, (signo de procesiones) o con lentes puestos (signo de borracheras)
Para muchos regresar a la vida cotidiana o de nosotros los mortales, significa mucho esfuerzo, principalmente aquellos se pasaron toda la semana tumbados bajo el sol, para que luego se le vea la marca de bikini. Otros regresan contando sus increíbles historias a cerca de lo que les sucedió durantes sus vacaciones. Cuentan sus conectes, (generalmente edecanes de algún centro turístico) sus aventuras con los cuates, (por lo regular, puras borracheras y las cochinadas relacionadas con ellas) y no falta el que cuenta sus aventuras en el exterior del país.
Pero no todos tienen las aventuras de James Bond durante su descanso, que incluye amor, disparos, acción, persecuciones de autos entre muchas cosas más. No, hay quienes la pasan tranquilos, disfrutando de la Semana Mayor, en su casita, disfrutando de un tesito muy frío y un buen libro.

Pero ¿A dónde vamos?
Los lugares pueden ser desde balnearios, playas, centros turísticos, entre muchos más. Si se va a un lugar donde hay piscinas, el reto es encontrar un lugar en la misma. Ya que se vuelve una alberca de gente y no de agua. Pero creo que no le importa compartir el agua con unos 200 extraños. ¿Verdad?
Si no sabe nadar, no hay problema, usted no compartirá con ese montón de gente la piscina. Pero puede optar por la clásica posición de solo los pies en el agua o la piscina para niños.
Recuerde que el no echarse le bloqueador, parejito puede traerle el problema del bronceado de tigre o de cebra.
El recuerdo de las lindas vacaciones, las fotos con los cuates, (en especial el clásico de los cuernos) los paseos, las marchas procesionales, las edecanes en los oasis de las bebidas gaseosas y alucinantes.
Para aquellos que no salieron a ningún lado por falta de ganas, falta de dinero o porque no llegaron a tiempo el la repartición de boletos en los buses de apoyo del gobierno. No se preocupen, solo se perdieron, apretujones, falta de transporte, inseguridad en las carreteras, casi nada.
Sin embargo espero que hayan tenido unas lindas y sabrosas vacaciones, al lado de la familia, los amigos, la novia. Y que hayan regresado bien de salud o con solo una leve intoxicación por mariscos. El domingo de Resurrección nadie quiere regresar, mucho menos al trabajo donde trabaja como negro, (bueno, lo de negro es por mucho sol) o a los estudios donde se vuelve a ver a los catedráticos, que hasta ese momento, nadie recordaba que existían.

EL ENGULLELIBROS: la recomendación de la semana es el libro Concierto Miedo*, escrito por Rodrigo Carrillo. Un libro bastante completo que habla sobre amor, desamor, encuentros con lo divino y lo profano, además de un excelente enfoque real y personal de vivencias. El deseo de matar aparece también como la expresión de lo divino. El deseo de matar lo que se ama. La rabiosa certidumbre de que el amor es una suerte de crimen no consumado. (Otoniel Martínez, prólogo)
Nota: lo leí en la Semana Santa

Angel Elías

*A cerca del libro me trae a la memoria a mi amigo Otto Martínez, él me lo vendió por una suma casi increíble, diez quetzales. Una gran persona, promotor cultural, que por cierto desde esa época para acá ya no he sabido nada de él, ni de su trabajo. Mucho menos le he visto. Talvez es una de las personas que, sin saberlo, me ayudo a involucrarme a esto de las letras. Este, por cierto, también fue mi primer comentario de libros, que además de simple, es muy superficial, pero no lo quise editar, porque simplemente no se puede, además no tiene caso.
Hace ya algún tiempo tuve la oportunidad de comentar algunos libros, que quién sabe si lo hacía bien. Además de sacar una serie de poemas llamado, como esta página, Antología del Desengaño. Fue in tiraje minúsculo, cada trifoliar era de veinte copias. Que quién sabe dónde estarán. La serie consistió de cinco diferentes, por casi dos meses de distribución. Si los han visto, cuéntenme.
Yo sólo tengo los originales, con poemas malos, y otros peores, pero con sentimiento. Uno de ellos fue finalista en un premio internacional. Eso ya bastante tiempo
Vuelo a repetir:
¡¡¡¡Amigos, Cómo se pasa el tiempo!!!!

Comentarios

Ruth Vaides dijo…
pos.... yo tengo unos....
de veras!!!

lo único que sirven para nivelar las patitas del televisor.

chau!!!

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín