Ir al contenido principal

20 mil lenguas de viaje intrauterino.

Hoy, nuestro anfitrión: J.C. Lemus
Con ese lenguaje desencarnado y coloquial que caracterizan a los escritos de Juan Carlos Lemus, él nos presenta este libro: Un rayo desordenado de mariposas y otros poemas (2004). Esta es una recopilación de su poesía más importante, que viene desde hace 15 años al año dos mil.
En la obra se puede encontrar a un Juan Carlos triste, respondón, gritón, melancólico e inconforme. Pero talvez la característica que más agrada es la identificación con sus textos: /Amada mía, no hay verso en el mundo que explique nuestra amargura/. Siento que el escritor se encuentra sumido en una impotencia sublime. Donde el único escape es patalear una y otra vez contra la puerta de la injuria. Se ve y se escucha a un escritor exigente /de maná del cielo/, como única salvación posible en el desierto de sus intentos.
Entre tantas, la mayor de sus preocupaciones, es formarse una burbuja de jabón, desde donde él puede ver con impotencia como su vida se desarma. Allí existe una separación entre el poeta que ve y escribe y el otro que realiza la malobra y no se da cuenta.
Hay ciertos momentos durante el texto en el cual sentimos que el libro explotará y volarán sus letras por todos lados. Salpicándonos y dejándonos llenos de rencores y sinsabores.
O bien, puede parecernos grosero e impropio para las mentes cándidas e ingenuas. No así, esas mismas mentes pueden dejan de leerlo.
El pensamiento de Juan Carlos Lemus, nos sumerge en la imposibilidad de nuestros miedos. En toda esa ironía de nuestra existencia y en este caso en sus textos vemos reflejados tantos sentimientos que por pudor o por pereza, no expresamos.
Juan Carlos no deja de sorprender; y nos invita con algunos versos a patear el mundo. Dejarnos de tanto cordialismo ridículo y decir o hacer las cosas como Dios manda.
Es claro que nadie lo hará, ni siquiera el mismo autor. Pero con el simple hecho de pensar realizarlo provoca una exquisita catarsis. Como pisar las flores del vecino sin que se percate. Entonces nos deleitamos dedicando cada uno de los poemas a nuestros recuerdos.
Juan Carlos, nos despierta de una manera diferente la ternura, nos enseña que el mundo, entre cada patada, nos da un beso: una mujer te llena la casa/ deja olvidado un arete.../ ...una mujer lo hace así/ para momentos como este/ cuando los amantes se separan/ y es de noche.
Pero la desesperación y el desasosiego por la incertidumbre también tienen su sitial en este libro: /si en la cama/ recuesto mi cabeza sobre ti/ no es que me duela la sien/ donde los poemas son más que una sugerente propuesta /sino porque insistente/ me pide un balazo./ es una firme respuesta al grito profundo de la vacilación.
También Juan Carlos toca fuerte cuando se compara y a la vez nos compara en cada espejo que él forma en estas páginas. Uno se ve ridículo, acabado, humillado e insistente. Se siente como el autor desea que se vislumbre.
A todo esto El rayo desordenado de mariposas es otro brazo del pulpo literario llamado Lemus. Saboteador de submarinos emocionales.
A mi parecer su mejor poemario, por la carga emocional y todo eso que los sicólogos se ufanan de saber es: Yo Fauno.
Sin embargo, en el Rayo Desordenado de Mariposas, Lemus nos invita a hacer un viaje con sus poemas por 20 mil lenguas de viaje intrauterino.
O talvez salir a la caza de cada mariposa que se escapó de nuestro imaginario, y devolverla a ese rayo que llamamos poesía, ahora, como siempre, hecho caos.
Angel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…