Ir al contenido principal

El Celular ya no es un lujo...


Pero tampoco es una necesidad. Este justificable término ha sido tomado muy propio por los snobistas de ahora. En realidad ¿Es una necesidad andar cargando este dichosos aparatito por todos lados? ¿Estaremos justificando nuestra carencia de relaciones humanas ante este artefacto?
El celular, como herramienta humana, es un beneficio tecnológico. Un adelanto a las comunicaciones. Ingrato verdugo que con tu ausencia esclavizas.
Hemos visto de todo, el caos que se provoca cuando una red de celular colapsa, pareciera que el mundo se derrumba y el advenimiento de la Gran Tribulación se aproxima. Hemos visto la angustia de la gente por no llevarlo consigo. Cuando, la misma población ha vivido por, muchos años sin conocer dicho beneficio. ¿En realidad en indispensable para la vida?
Un hombre sale de su casa, enciende el auto, regresa a la puerta, se siente desnudo, se revisa el saco, lleva sus papeles, documentos, cigarrillos, lentes para leer, el periódico está dentro dela auto, el beso a sus esposa cumplido, la chequera y dinero en efectivo. Después de este repaso se sigue sintiendo desnudo. El celular timbra dentro de la casa. Siente un alivio por encontrar la hoja de parra.
Ese sonido quisquilloso del móvil, es angustiante, gratificante, pero falso. Crea un tipo de dependencia. Pero solo aumentado por la masa. -¿Por qué no andás con el celular? Te he estado llamando toda la tarde
–Porque no quiero que me localices, además adoro tu rostro histérico y tu impotencia por mí. –Responde.
En la antigüedad el celular era símbolo de Status, de un nivel, que si se pudiera alcanzar, era un nivel de vida superior.
Luego, las cosas cambiaron y los celulares, no se hicieron más accesibles, sino se hicieron más comunes. Se necesita contar con cierto nivel de ingresos para mantener este capricho.
Lo mejor de no tener celular es que no hay que contestarlo, apagarlo cuando se entra a una reunión, pagarlo. Y eres ilocalizable.
Estar en una etapa silenciosa. Un silencio melodioso, un silencio justificable, un silencio del principio del mundo.
Tengo un miedo terrible para comprar uno de esos aparatos. Porque sé que ya nada será lo mismo, que tendré una cuenta más por pagar y un libro menos por leer. Que se me obligará a sufragar ese bendito aparato, solo por estar comunicado en este mundo digital.
Que entraré en pánico cuando me quede sin señal y que seré víctima de los mensajitos.
¿Qué me diferencia de la masa? ¿Qué hará en mí, esa diferencia?
¿Qué haré para no caer en el snob? ¿Las pláticas serán iguales de placenteras?
¿Beneficio? Espero que sí. De lo contrario, volveré a mi andaza solitaria y a un lujo que se pueden dar pocos.
El celular ya no es un lujo, es un lujo andar sin él.
Angel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…