Ir al contenido principal

En esos Cumpleaños

Esas tardes de chocolate caliente, de pastelito con velas, y manteles largos Sé que aparecerá. Que vendrá con los ojos puestos en un regalo inmenso y sincero. Que me deseará junto a un beso un feliz cumpleaños.
Entonces, sólo entonces no recriminaré sus 364 ausencias anteriores. Porque ella tendrá la excusa de siempre, -mucho trabajo, exceso de estudio, falta de tiempo –y le creeré, le diré que no importa, aunque sé, no es así.
Esas tardes que desde hace ya veintidós años se vienen repitiendo. Que se vienen colocando en el carrete del tiempo. Pero que desde hace seis ya no es el mismo.
Porque ahora, ya no espero con ansias un carrito envuelto en papel de colores, solo espero que no olviden que desde hace años vengo chingando la vida.
Pero, ella no viene. No aparece, como años anteriores. Y recuerdo que es así desde hace mucho. Que siempre excusó su ausencia, con mi indiferencia y ahora la disculpa con nuestra lejanía contextual.
Entonces el chocolate no sabe igual, y los regalos no son suficientes, porque siempre falta uno. Y luego, faltarán más. En esta marejada a la que llamamos vida nos da y nos quita a muchos, y no lo entendemos.
Pero vendrán más regalos, vendrán más ausencias. Es irremediable. Porque en esta vida, en este día, todo es perecedero, hasta el pastel de cumpleaños, que cada año es más pequeño y con más velas.
Vendrá ella y otras. Con otro rostro, pero con la misma excusa. Con otro perfume, otro vestido, y una arruga más. A darme el abrazo de fiestas onomásticas. A celebrarme el santo. Que con aureola, una espada y sus alas pegadas en la espalda, me recuerdan que todavía hay alguien que evita que caiga completamente al infierno.
Los cohetes, ya no suenan más como hasta hace algunos años. Porque es tonto quemárselos uno mismo. Entonces la fiesta no empieza, y nadie llega. Las fiestas sin amigos no son fiestas. Entonces ya no celebro nada. Porque cada año alguien desaparece para siempre sin que sepa cuánto significaba par mí.
Luego el próximo año. Alguien sonreirá en la foto con el pastelito. Con un regalo en papel manila o celofán. Pondré cara de sorpresa y complacencia aunque sean calcetines y un pañuelo. Pero sé que será sincero, que será significante para el siguiente cuando ya no esté.
Así es cada año. Así es cada época. Unos van y otros vienen. Unos se quedan y otros te roban el recuerdo. Solo queda esperar que este instante dure por siempre, cuando, seguro, estamos feliz.
Y luego, los amigos tocan a la puerta y desean felices fiestas. Y solo esperaré el próximo cumpleaños, con la esperanza puesta en que será diferente y lo será. Porque nuevos ojos darán vida a esta existencia. Y dirán que cumplas muchos años más.

Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Muy bonito el texto, lleno de nostalgia. Cumplir años es algo trite, sobre todo a ciertas edades en las que uno va perdiendo condiciones pero es también bueno, significa que vives y ¿qué tenemos aparte de la vida?
angel elias dijo…
Sabes, con la edad te das cuenta que pierdes cosas que pensaste que eran permenentes, entonces en esos dìas te dan ataques de nostalgia y terminas, como yo, escribiendo sobre poesia.
Goathemala dijo…
Tal vez lo único permanente es nuestra propia vida, lo demás son regalos, pero escribir poesía no es malo, es una terapia maravillosa. También tuve mis versos que afortunadamente rompí....que malos por Dios.
angel elias dijo…
Rompero poemas, yo no los rompo, los quemo. Pero la poesia es el regalo que te da el alma cuando està muy lastimada o muy alegre. Es la permanecia del espiritu en un pedazo de papel
Goathemala dijo…
Los quemas para no dejar ni rastro....no sea que te arrepientas.

La poesía, la describes muy bien. Es un regalo.
Ernesto dijo…
he leído algunos de tus posts y me parecen muy interesantes porque vienen de un país que es frontera con el mío (méxico) pero que toda la vida nos han inculcado conciente o inconscientemente que es tan pequeñito que prácticamente no existe. sin embargo, ahora me pregunto, que tanto habrá allá de aquel lado, que personas vivien ahí, que piensan, cuáles son sus aspiraciones, después de todo es un país del tamaño de algunos países europeos, como austria o suiza tal vez, que por siglos han dominado la economía mundial. ¿porqué un país americano es tan diferente de un europeo, tan similar pero tan diferente?
angel elias dijo…
Es la pregunta del millon porque la diferencia. Espero que nuestra pobreza economica se compese con la riqueza cultural que a pesar de todo nadie, ni nada nos la quita
Saludos a Mexico. Ernesto y gracias por la visita.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín