Ir al contenido principal

¿El suicidio como un deber?

La semana recién pasada hubieron dos hechos en el mismo día que siguen marcando un patrón común en el país: la muerte. El primero, una mujer de 32 años se arroja de a un precipicio de la mano de su hija de dos. Luego un agente de la policía municipal capitalina da muerte a un niño de 8 años, por una guayaba.
Dos acontecimientos dignos de una película de horror. Desdichadamente una realidad constante en Guatemala. Según las noticias, la mujer suicida, tenía serios problemas mentales. Tomaba medicamentos que la mantenían tranquila en el hospital de salud mental. La medicina le era administrada en el hospital general como consulta externa. Pero, en este país de contradicciones, la consulta externa del hospital general está en huelga desde hace ha 170 días. Medida de presión tomada porque el gobierno no abastece de medicamentos ni insumos, como es su obligación, a los hospitales.
Por tanto esta mujer ya tenía varios meses sin tomar el medicamento. Volviéndose un peligro para sus parientes. En varias ocasiones agredió a sus hijas llegando al punto de amenazar y perseguir a una con un cuchillo en mano.
La familia optó por alejar a las hijas mayores y ella se quedó con la hija pequeña, con quien tenía una mejor relación. La mañana que ocurrieron los hechos, dicha mujer, dejó hecho el desayuno a su esposo, lavada la ropa y tendida. Su esposo la fue a dejar a la parada del bus porque ella iba el centro de la ciudad. Con su hija de la mano, emprende el viaje hacia su muerte.
Ya en horas de la noche su esposo llama a su suegra, preocupado porque su esposa no regresa. Ya que todo el día estuvo fuera, ella no acostumbra eso. Preocupado, la espera con el televisor encendido. En las noticias, hablan acerca de un suicidio en el puente del Incienso. Con horror aquel hombre reconoce que uno de los cadáveres que salen de la boca de aquel barranco lleva los zapatos de su hija de dos años. La misma que despidió en horas de la mañana.
Aquella mujer se arrojó al precipicio con su hija en brazos, una niña inocente, que se aferró en su caía a los cabellos de su madre. Ya que encontraron entre sus manitas restos de la cabellera de su madre.
En la casa del matrimonio, encontraron al violentar una de las habitaciones que ella había cerrado, y de la cual solo ella tenía las llaves, varias cartas de despedida. Una despedida que al final de cuentas fue mortal.
Luego un policía asesina a un niño de ocho años en la ciudad.
Esa misma mañana, un grupo de niños esperan un bus que los llevará a recibir unas clases de pintura, a centro de la ciudad. En la espera que se les hacía larga, encontraron un árbol de guayabas, cargado de ellas. Los niños se suben al árbol para bajar algunas. En ese momento policía municipal, les dice que se bajan de allí. Ellos no hacen caso y siguen en el árbol. Les inquiere diciendo que si no se bajan les dispara. Los niños siguen sin hacer caso.
El policía, quien tuvo entrenamiento militar, le dispara acertándole a uno en la cabeza. El niño muere instantáneamente. Al percatarse de ello los demás niños salen corriendo y el policía los persigue. Ahora la madre exige justicia ante la muerte de un niño, que recibía clases de pintura y su gran delito desear una guayaba.
En este país de injusticias y contrariedades, donde funcionarios públicos campean en la impunidad y corrupción, los ciudadanos tienen que enfrentarse a una salvaje sociedad de perturbados mentales.
Dos vidas irrecuperables, de dos inocentes niños, con casi toda la vida por delante, fueron cortados por atrocidades.
El gobierno de oídos sordos. Si no se paseara la corrupción, el problema de los hospitales se hubiese resuelto ya. Y sí la seguridad fuera un tema determinante, entonces muchos ciudadanos no hubieran cargando la psicosis que los enferma más. Y no es de extrañarse que con el tiempo aparezcan más casos símiles.
Sin embargo, cualquiera que piense en el suicidio como una salida debe tener un serio problema mental. Comparto la visión de Albert Camus, con respecto a quitarse la vida, cuando argumentaba que habían formas más dignas de morir.
Entonces mi bella Guatemala, se desquebraja y sus pedazos paran el fondo de cualquier basurero clandestino, sin que podamos hacer algo por evitarlo.

Angel Elías

Comentarios

francesc dijo…
terrible, y lo peor es que me imagino no hay nada que hacer, que desastre, dios, que desastre. Hay que contarlo todo,porlo menos que la gente tengamos constáncia de todas estas noticias que no salen en periódicos ni televisiones.
angel elias dijo…
es lo poco que se puede hacer, contar lo que conocemos. Pero ese es solo una muestra de lo que termina en tragedia. de lo que los amarillistas medios difunden. Pero hay infiernos màs personales y màs profundos que pocas veces se lelgan a conocer. Y deambulan en las calles, sin que nos importe
Goathemala dijo…
Tremendo, me quedo sin palabras. Lo narras muy bien.
Saludos.
Anónimo dijo…
... le importa la dignidad a alguien q se suicida o q va a hacerlo?... creo q no... nada le importa ya.
Anónimo dijo…
el suicidio es un tema del que poco me animo a hablar, antes lo veia con indiferencia, pero mi padre se quito la vida hace poco, uno mas para las estadisticas, una familia destrozada, y los demas seguimos sin hacer nada. Los gobiernos tienen responsabilidades, pero la responsabilidad del pueblo, es obligarlos a cumplirlas. Adelante entonces!!!
angel elias dijo…
Es cierto, pero la responsabiulidad de la vida a veces es mucha. ES cuestion de que exista estabilidad en la mente para que el suicidio se deje de ver como una salida. Yo no lo creo asì. Creo que el suicidio es un argumento absurdo.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín