Ir al contenido principal

Noviembre, mes por excelencia

Ya se escuchan las campanitas que cada fin de año, y se escucha sin parar. –que faltan tantos días para el mes o la época más linda del año. –que felices fiestas y felices pascuas.
Llega diciembre con su nieve artificial, sus lucecitas de colores y el olor a pólvora quemada. Llega Santa con sus renos de narices rojas y lleno de regalos de cartón. Encontramos nieve de duroport, y arbolitos plásticos. Abrigos para el frío y oferta de licores con muchachas de minifalda vestidas como Santa.
No me gusta Diciembre, me parece tan comprado, tan planeado, tan servil al consumo. Pareciera que por alguna extraña razón se tiene que ser bueno, como si por arte de magia todo el mundo cambiara, pero no cambia, solo muta.
Por eso prefiero noviembre. Por sus colores, por sus sabores, por sus olores. Por su fiambre, por sus barriletes, por su batido caliente en la plaza del pueblo. Por su aire invernal que no hiela tanto como el de diciembre.
Noviembre es mi mes preferido del año. Por sus cielos limpios y sus mañanas frescas. Por sus verdes marcados y por sus atardeceres. Me gusta divisarlo desde algún cerro cuando se despide cada día. Es un mes hermoso, porque hay una unión más especial con él. Después de la Semana Santa, lo siento más guatemalteco. No con ello digo que diciembre no sea tan guatemalteco, pero está más contaminado por la hibridización comercial. Cuando vemos adornos hechos de manzanilla con Papa Noel. O nacimientos con torres de teléfono acartonados en ellos.
En Noviembre hay poco que comerciar. No más allá de sus vacaciones estudiantiles, época de la vida inolvidable. O los paseos a ferias novembrinas, en pueblos cercanos al mío. Talvez un paseo memorable en la feria local.
A todo esto, le sobra belleza e imaginación. Diciembre carece de ese encanto. Más allá de recibir regalos el 24 y fregar con la posada. Noviembre es mes para barranquear, salir a comer panes con jalea a un campo cercano. Es escuchar a la abuelita contar cuentos de espantos, aparecidos y dueños de cerros.
Aún no llega la histeria de diciembre, sus regalos caros y sofisticados. Porque en noviembre el regalo más bello es un barrilete que se vuela desde cualquier lado. Entretenimiento de horas, en la tarde. O salir a jugar pelota a la calle con los vecinos o los primos. Regresar con un rasgón en el pantalón o un morete en la rodilla. Pero, que al día siguiente milagrosamente se cura para jugar de nuevo.
Entonces las tardes se vuelven cortas y se juega en la oscuridad, sin ver el balón. O se corre a esconderse, porque en toda la tarde no se puso un pie en la casa.
Luego Diciembre con sus renos, que en países tropicales como éste, no se canocen más allá de los dibujos animados. O Santa Claus, como esa figura que entrega regalos a los niños buenos. Y que por supuesto tengan dinero para el mismo.
Noviembre es significativo para mí. Porque engloba un mundo en el soplido único del viento invernal que aún no se termina de establecer.
Noviembre es hermoso, pero más hermoso es recordar que antes del ocaso del año no hay una época tan especial y guatemalteca.
Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Muy bien descrito. Odio diciembre por lo que tienen de mercantilista y falso. Sólo dos razones laborales hacen que me guste algo: tiene muchas vacaciones y una paga extraordinaria. En noviembre oscurece demasiado pronto para mi gusto, pero los bosques nos regalan un caleidoscopio de colores.

Mi mes preferido es febrero porque es un mes loco aquí y ya no sabes si lloverá, hará frío, o calor y saldrán las primeras flores. Adoro febrero porque es anárquico.

--
Saludos.
angel elias dijo…
Ja, ja, Febrero como mes anarquico. Me gusta la expresion. De todos modos coicidimos en el mes. Es cierto es el mes loco, pero veo que anochce igual. Saludos en la distancia Goathemala

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …