Sobre las Mujeres Ambiguas II

Hace algún tiempo platiqué sobre un fenómeno tan hermoso como enigmático: las Mujeres Ambiguas. Comentarios que puede leer aquí. Ahora presento, algunas conclusiones preliminares.
Los comentarios sobre las consecuencias de vivir entre mujeres ambiguas fueron diversos hace algunos meses. Cuando profesé al mundo la existencia de este tipo de féminas.
Las mujeres ambiguas por lo general son bellas y exóticas. También muy desconfiadas cuando se les descubre la ambigüedad.
Las mujeres ambiguas son una especie aparte a nosotros, no inferior sino muy superior. Porque ya dominaron ese fino arte de la ambigüedad, que muchas veces nosotros como hombres no logramos comprender.
Pero para comprender este arte más a profundidad tenemos que aceptar que desconocemos cuándo las damas usan este método de “seducción”. Por alguna extraña razón los hombres nos sentimos atraídos por este tipo de mujeres. Las imposibles, las escurridizas, las que toman de la mano y se recuestan sobre el hombro, esperando una respuesta en nosotros. Cosa que sí logran, esto para luego despedirse presurosas.
De un tiempo para acá he tratado de corresponder la ambigüedad de ellas con una dosis parecida. Acto experimental que al principio ejercía con torpeza, cayendo en el atrevimiento. Pero que con la práctica comencé a distinguir los errores más comunes.
El más frecuente es pensar en este arte como una forma de agenciarse de varias mujeres a la vez. Situación más que tonta, imposible. El arte de la ambigüedad es tan efímero que no da tiempo a nada. Simplemente es un momento intimista pleno, pero que no va más allá.
Luego este fino arte, no es por naturaleza, perverso. Simplemente es otra forma cultural de seducción, como lo es enviar flores o besos al aire. Pero que en sociedades mojigatas como la nuestra, se ve como un acto de atrevimiento inmoral y hasta sacrílego.
Con forme mi estudio sobre este tipo de comportamientos avanzaba, observé que el comportamiento de las mujeres ambiguas era repudiado por los hombres. Y hasta condenable con epítetos no aptos para este tratado. Porque se piensa que este tipo de comportamientos no eran competentes de las mujeres de bien.
¿Pero en realidad qué determina a la mujer ambigua?
Antes que nada debemos dejar de utilizar el término de ambigüedad. Porque en realidad ellas no son así, simplemente se les interpreta de esa manera. Esto por determinantes culturales. En mi exploración de campo, al integrarme a estas costumbres, fui adentrando poco a poco a su universo, muy parecido al de los hombres, pero que diferente en el sentido intimista.
Este tipo de mujeres te abraza, por la necesidad de hacerlo, no por un comportamiento necesariamente sexual. Algo que de alguna manera cuesta entender. Pero que cuando se logra alcanzar este estado, el abrazo hasta se siente mejor. Y el individuo se libera de la carga emocional predeterminada que involucra este fenómeno. Esto por citar un ejemplo.
El proceso cultural al que nos vemos sometidos, no nos deja ver que un abrazo es eso, un abrazo. Y que no es más allá del intercambio de energía. O tomarse de la mano es simplemente eso. No es siquiera un signo incitador.
Pero culturalmente no es visto así. Situación que las mujeres a las que se denomina como ambiguas han comprendido y logran dominar. A veces hasta disfrutan su situación. El desconcierto a este tipo de féminas es comprensible y hasta justificable. No se nos educa para comprenderlas.
¿Un hombre puede llegar a ser ambiguo? Según mi estudio de campo, es poco probable. El hombre está condicionado para ser evidente. Mis intentos fueron vanos y hasta ridículos. Sin embargo logre un avance significativo para no parecer tan evidente. Y no actuar con malicia o con premeditación perversa.
De dónde aprenden ellas este arte; aún es un enigma. Algunos planteamos la posibilidad de que en algún punto de la vida ellas lo aprenden en la práctica. Otros manejan la teoría de que ya nacen con ese don. Lo cierto es que debemos aprender a convivir con ellas y lo más importante aprender de su modo de actuar. :- )
Angel Elías.

Comentarios

LaLaguna dijo…
Que cierto eso que no se nos educa para vivir con ellas y por eso terminamos metidos en una laguna como la que he vivido por varios años ya.
Carlos dijo…
Libro virtual Seductiva Mente. La seducción es un juego de la mente. Así que juega con tu mente... y con la de los demás.

Puedes bajarlo en
http://perso.wanadoo.es/ddragon/seductivamente.zip

Link interesante sobre seducción en
http://www.personal.able.es/cm.perez/estsexo.htm

y lista de correo en
http://es.groups.yahoo.com/group/elartedelaseduccion/
angel elias dijo…
Creo yu comparto de lalaguna, nunca aprendemos a vivir con ellas, pero el reto esta en aprender ahora. Ese juego del estira por concerlas màs de fondo.
CARLOS: gracias por la recomendacion, platicare del libro cuando lo vea. SAludos

Entradas populares