Ir al contenido principal

El origen del Mundo


Como multirealidad, se le denomina a la realidad llena de accesorios y que a la vez es tan diversa como concebida. La realidad que ha mutado por deseo de su espectador. Esto en el subjetivismo está visto con normalidad. Aquello de que la belleza está en el ojo del espectador. Entonces la belleza no es en sí la concreción de esta realidad, sino la apreciación que se tiene de ella.
Esto teniendo en cuenta que la misma belleza es algo muy humano. Es una percepción del ser humano ante un estímulo que le hace sentir algún tipo de placer. Algo que después le denomina belleza y que asocia con alguna figura pasada que le producía la sensación que experimenta. Un placer visual en este caso.
Entonces la belleza también pasa a ser un accesorio. (Entiéndase que por la complejidad del ser humano, necesita de estas ficciones para funcionar. Y que con ello tampoco digo que los accesorios son necesariamente malos, siempre y cuanto se sepa que son accesorios. Y que no se tomen como la realidad concreta)
La realidad concreta no necesita de estos accesorios, es desnuda, en el sentido amplio de la palabra. Por ello no gustan de buscarla. Por inmoral. (Cuando uno se inmiscuye en esa amplitud de concepciones de la realidad se da cuenta que los grados y conceptos de moralidad son igual de múltiples) Entonces en esa realidad, la concreción de ella, no cabe, hasta que haya un eje lógico que la haga funcionar. (Obviamente algo que esté dentro de su lógica comprensible) ¿Pero cómo llegar a esa lógica concreta, cuando su mundo tiene una propia lógica? No se pueden quebrantar las reglas naturales. Lo que es simplemente antinatural, no es posible. Algo que en la subjetividad sí es posible, aunque en apariencia. Porque ese mundo propio, se rige en generalidades de la realidad concreta y que luego sirven para basar las propias. En su mundo los árboles no pueden ser fucsia, por ejemplo.
Entonces quebrantar las reglas que no existen más allá del mundo subjetivo, es fácil, ya que no se rompen con las de la realidad concreta. Sino, simplemente se reencausan. Lo difícil, talvez es encontrar la llave que abre la puerta para cuestionar nuestro subjetivismo.
-¿Así como Matrix? –me dijo un amigo –Bueno, más o menos así –respondí.
¿Existe un Dios, más allá de la realidad propia? Nosotros circundamos la realidad a lo que nos conviene y nos convence. Entonces pasa a ser nuestra realidad. Existe Dios, como un ente que complace nuestras necesidades. Es que acaso no es sospechoso que este occidental Dios sea demasiado antropocentrista. O que el oriental sea el único y que los demás sean unos traidores.
Los dioses están hechos a la medida de quienes creen en ellos. No por ello son malos o incorrectos. Simplemente son la consecuencia de la necesidad. La necesidad de creer en algo. Cada quien hace su propia deidad. Y se presenta con distintos trajes y máscaras. Para algunos ese ente puede ser misericordioso o déspota. Puede ser vengativo o justiciero. Para otros tantos el único. Todo acoplado a la realidad recreada para que exista. No puede existir una deidad misericordiosa en tiempos de guerra santa. O un dios pequeño, para una nación grande. O un dios inexperto para una civilización avanzada.
En esa realidad se recrea la perfección, lo que como seres humanos deseamos alcanzar, pero que no lo hacemos, y lo concretizamos en una deidad. ¿Dios hizo al hombre o el hombre hizo a dios? Pregunta alarmante que no me toca contestar. Porque ambas respuestas pueden ser viables viables.
Cada quien vive en una realidad adornada con sus accesorios, y que la hace habitable. Ciertamente eso no la hace mala, sino simplemente no compartida.
La muti-realidad, ayuda a comprender que la existencia de dios como un ente real. Mientras exista en la mente del que crea en él. Para unos viejo, para otros joven, pero que al final confluyen en un personaje tan etéreo que se le puede poner cualquier rostro.
No es malo creer en un dios, ni es políticamente incorrecto no creer en él. Como diría Voltaire: No comparto tu opinión, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarla.
Pero en esto sólo teorías.

(Continúa)
Angel Elías

Comentarios

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín