Ir al contenido principal

El origen del Mundo


Como multirealidad, se le denomina a la realidad llena de accesorios y que a la vez es tan diversa como concebida. La realidad que ha mutado por deseo de su espectador. Esto en el subjetivismo está visto con normalidad. Aquello de que la belleza está en el ojo del espectador. Entonces la belleza no es en sí la concreción de esta realidad, sino la apreciación que se tiene de ella.
Esto teniendo en cuenta que la misma belleza es algo muy humano. Es una percepción del ser humano ante un estímulo que le hace sentir algún tipo de placer. Algo que después le denomina belleza y que asocia con alguna figura pasada que le producía la sensación que experimenta. Un placer visual en este caso.
Entonces la belleza también pasa a ser un accesorio. (Entiéndase que por la complejidad del ser humano, necesita de estas ficciones para funcionar. Y que con ello tampoco digo que los accesorios son necesariamente malos, siempre y cuanto se sepa que son accesorios. Y que no se tomen como la realidad concreta)
La realidad concreta no necesita de estos accesorios, es desnuda, en el sentido amplio de la palabra. Por ello no gustan de buscarla. Por inmoral. (Cuando uno se inmiscuye en esa amplitud de concepciones de la realidad se da cuenta que los grados y conceptos de moralidad son igual de múltiples) Entonces en esa realidad, la concreción de ella, no cabe, hasta que haya un eje lógico que la haga funcionar. (Obviamente algo que esté dentro de su lógica comprensible) ¿Pero cómo llegar a esa lógica concreta, cuando su mundo tiene una propia lógica? No se pueden quebrantar las reglas naturales. Lo que es simplemente antinatural, no es posible. Algo que en la subjetividad sí es posible, aunque en apariencia. Porque ese mundo propio, se rige en generalidades de la realidad concreta y que luego sirven para basar las propias. En su mundo los árboles no pueden ser fucsia, por ejemplo.
Entonces quebrantar las reglas que no existen más allá del mundo subjetivo, es fácil, ya que no se rompen con las de la realidad concreta. Sino, simplemente se reencausan. Lo difícil, talvez es encontrar la llave que abre la puerta para cuestionar nuestro subjetivismo.
-¿Así como Matrix? –me dijo un amigo –Bueno, más o menos así –respondí.
¿Existe un Dios, más allá de la realidad propia? Nosotros circundamos la realidad a lo que nos conviene y nos convence. Entonces pasa a ser nuestra realidad. Existe Dios, como un ente que complace nuestras necesidades. Es que acaso no es sospechoso que este occidental Dios sea demasiado antropocentrista. O que el oriental sea el único y que los demás sean unos traidores.
Los dioses están hechos a la medida de quienes creen en ellos. No por ello son malos o incorrectos. Simplemente son la consecuencia de la necesidad. La necesidad de creer en algo. Cada quien hace su propia deidad. Y se presenta con distintos trajes y máscaras. Para algunos ese ente puede ser misericordioso o déspota. Puede ser vengativo o justiciero. Para otros tantos el único. Todo acoplado a la realidad recreada para que exista. No puede existir una deidad misericordiosa en tiempos de guerra santa. O un dios pequeño, para una nación grande. O un dios inexperto para una civilización avanzada.
En esa realidad se recrea la perfección, lo que como seres humanos deseamos alcanzar, pero que no lo hacemos, y lo concretizamos en una deidad. ¿Dios hizo al hombre o el hombre hizo a dios? Pregunta alarmante que no me toca contestar. Porque ambas respuestas pueden ser viables viables.
Cada quien vive en una realidad adornada con sus accesorios, y que la hace habitable. Ciertamente eso no la hace mala, sino simplemente no compartida.
La muti-realidad, ayuda a comprender que la existencia de dios como un ente real. Mientras exista en la mente del que crea en él. Para unos viejo, para otros joven, pero que al final confluyen en un personaje tan etéreo que se le puede poner cualquier rostro.
No es malo creer en un dios, ni es políticamente incorrecto no creer en él. Como diría Voltaire: No comparto tu opinión, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarla.
Pero en esto sólo teorías.

(Continúa)
Angel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …