Ir al contenido principal

¿Ejercicio metal o físico?

Una pregunta que siempre me he hecho. ¿Qué es mejor? Sin caer en ese lugar común diciendo que se puede lograr un equilibrio entre ambos. Es pretender por ejemplo ser hombre y una bestia al mismo tiempo. O se es uno o el otro. Por lo menos en mi caso particular.
Hace algunos días, subí uno de los volcanes de Guatemala, El Volcán de Atitlán. Un majestuoso volcán situado a orillas del lago del mismo nombre. Una expedición que inicié con unos amigos.
Desde pequeño admiré mucho a los deportistas, que luego se fue extendiendo coincidentemente, hacia actividades para los que era verdaderamente un fracaso. Los números contables, por ejemplo.
Llegamos a tener un cierto respeto hacia quienes pueden hacer cosas que nosotros ni en sueños. Y, no es que nos menospreciemos en algo. O que nos sintamos incapaces. Si no que las circunstancias son simples, hay cosas que podemos hacer y otras no.
Hubo una de las preguntas que me hizo un amigo y me dejó cautivado, momentos de subir y le repitió durante la escalada y al final me hizo pensar todo el camino. Dando tres respuestas muy distintas una de la otra. ¿Qué opinas de subir volcanes?
Cuando empezamos el ascenso, no supe qué responder. Era la primera vez que ascendía dicha cumbre. Entonces mi experiencia era completamente inválida. Por un sendero ligeramente inclinado fuimos en una caminata de más de tres horas. Conociendo los campos del municipio de Santiago Atitlán; lugar donde se ubica tal cumbre.
Ya cuando el ascenso se hacía más inclinado este amigo insiste con la pregunta.
Respondo: Hay quienes fueron dotados de la paciencia y la fortaleza física para hacerlo. Otros simplemente no.
Para ese lapso de camino, me di cuenta que mi trabajo es meramente intelectual. Que aunque me encanta subir volcanes, no me apasiona el esfuerzo que se hace.
Ya cuando llegamos a la cumbre como 6 horas después mi versión cambia radicalmente. Simplemente me quede maravillado de la insignificancia de nosotros. Al tener, aparentemente, el mundo a mis pies se ve el universo desde otra perspectiva. Uno se pregunta porque esta magnificencia de universo está con nosotros. Nos preguntamos qué hicimos para merecernos tanta belleza en este planeta. O si sólo fue por designio del destino. Me di cuenta que los problemas de la vida son un puñado de berrinches humanos. Y que somos simplemente parte del escenario al que llamamos universo.
El estar en contacto con la naturaleza, nos ayuda a comprender humildemente nuestra insignificancia frente al mundo.
Ver el amanecer desde allí, muestra que todo está sincronizado para mantener un equilibrio constante. Que no hay nada de más y que una fuerza, llámese universal, la mantiene.
Talvez, con el tiempo comprendamos que dentro de este teatro, somos también parte del elenco. Pero también que hemos sobre valorado nuestra función. Que no somos dueños de nada en la naturaleza. Que no somos los ungidos para regir el universo. No lo somos y nunca lo hemos sido.
Entonces ese amanecer fue más que eso, fue un despertar de la humildad frente al todo.
Ya en el camino de regreso, me di cuenta por mi mala condición física, que prefiero la literatura y la filosofía al ejercicio físico. Pero de vez en cuando podemos pretender ser algo diferente, talvez para enriquecer el conocimiento que tenemos de la nada.
¿Qué si lo volvería a hacer? ¡Por supuesto!

Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
En realidad son muy complementarios. Una mente razona mejor cuando el cuerpo esta móvil y hace ejercicio. No existe mejor curación para los enredos mentales que hacer deporte. Al menos a mi me funciona bien.

Saludos.
angel elias dijo…
ES cuestion de costumbre, es cuestion de costumbre

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …