Ir al contenido principal

Posdata: Lo recomiendo

Al tomar la lectura de Víctor Muñoz siempre encontramos algo conmovedor y muy íntimo en sus páginas. Como encontrarse en cada línea con un vecino, un amigo, conocido o un amor pasado. También es encontrarse con lo peor de nosotros, lo que nos hace humanos y comunes. Esto en pocas palabras es: “Posdata: Ya no regreso”
Cuando uno se va adentrando en la lectura, cada personaje toma forma e historia dentro de la trama. Pero lo que más sorprende es el parecido que tienen los personajes con lo cotidiano dentro de nuestro imaginario. Muñoz retrata de manera impecable en más de un cuento a cualquiera de nosotros. Seres comunes que deambulamos en las calles de Guatemala y que comemos en cualquier esquina. Talvez nos hace recordar que las grandes historias se gestan en cualquier lugar. Y que esos grandes personajes pueden ser cualquiera.
Las historias de Víctor Muñoz, sorprenden, pero por su parecido con lo habitual. Con lo que probablemente ya no nos asombra, pero que sucede a menudo.
En diecinueve relatos, nos esboza una sonrisa o nos desata un suspiro. Por esa pelea que tenemos con el pasado. Y que Muñoz sabe manejar muy bien. Sabe que de alguna manera, los guatemaltecos, estamos enfermos del pasado. Que añoramos los tiempos mejores. Y que de alguna manera no podemos ver hacia delante sin llevar las maletas llenas de recuerdos.
Se dibuja a ese guatemalteco, tan común como inseguro. Que busca recetas milagrosas para hacer amigos. O que quizá sueñe con encontrar el amor en cualquier esquina del centro.
Es ese individuo que deambula buscando trabajo, que trata de explicar la vida con pocas palabras, talvez con pocas ideas. Pero que logra, sin embargo, un paisaje bizarro de explicaciones muy a la media de éste; denominándola como una vida perra, llena de chismes y rumores de barrio.
Posdata, ya no regreso, es una alusión del mundo. Es mensaje a destiempo de sus injusticias. Además de una respuesta del individuo que lo sufre, cuando ve que la vida deja de ser vida para volverse talvez ingrata.
Pero ¿Quién de nosotros no se ha encontrado alguna vez con alguno de los personajes? Desde la esposa del jefe, hasta la vecina de a lado, tienen cabida dentro de las historias de Muñoz. Ese es el eje que hace encajar sus historias. Hace reflejarnos en las historias, y que por cierto es un fiel espejo de lo que padecemos, sufrimos y por supuesto de lo que después reímos. Pero es una sonrisa lograda con dolor. Una sonrisa lacónica, muy nuestra.
Talvez con el tiempo y Detrás del Biombo, la vida nos sonría y nos revele el mejor de sus secretos. Para que luego nos frustre cada uno de nuestros sueños. Y que tratemos, inútilmente, de reconstruirlos, con los pedazos que nos quedan. ¿Lo logramos? No lo sabremos, en algún momento se pierde la esperanza. Y por más apatía que miedo dejamos que las cosas se resuelvan con el tiempo. Talvez sonriendo cuando las situaciones que alguna vez nos parecieron importantes, después nos parecen ridículas.
Así somos, unos seres nostálgicos, amantes del fútbol, apáticos, desconfiados y nazarenos. Somos lo que Posdata, ya no regreso, desea, una sociedad única y a veces hasta desamparada.
Pero queda lo bueno, después de todo. Lo que nos mueve, lo que nos obliga a seguir. Ese primer amor que lo deja a uno enfermo de recuerdos para toda la vida. Son cosas ridículas, es cierto, pero buena parte de lo que es el amor es eso... Y que acompaña al lector a través de este libro a amar la lectura, como a ese primer amor, el que algún día se nos escapó.
Posdata: Lo recomiendo
Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Te manifiesto mi ignorancia, amigo. No le conozco. Así que tomo muy en cuenta tu recomendación. Intentaré averiguar algo de él.

Los guatemaltecos que conozco, efectivamente, tienen un recuerdo entrañable del pasado. Quisieran detener el tiempo y desandar el camino, es una forma de nostalgia.

Un abrazo.
angel elias dijo…
Gracias por el comentario Goathemala. Espero que puedas conseguir el libro. Está muy bueno.
Pirata Cojo dijo…
Joven, me salgo del tema, mañana sábado, reunión de blogeros en Tacontento de 4 gramos monte a las 19 horas, ojalá que podás llegar.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …