Ir al contenido principal

La Muerte


Hace pocos días, la muerte del padre de una buena amiga me estremeció. Sentí que era yo quien afrontaba esa difícil situación. Ya hace algunas semanas el esposo de otra amiga falleció de cáncer y el hermano de una amiga de la universidad fue asesinado.
La muerte ya es cotidiana, mucho más en este país donde la muerte ronda sin razón el revólver de cualquiera, o en la enfermedad más silenciosa de todas.
Y me sentí pequeño e impotente frente al dolor ajeno, que poco a poco se volvió propio. Y es que ese dolor es inmisericorde.
En algún momento de nuestra vida debemos afrontar nuestra muerte y no estamos concientes de ello. Porque por alguna razón nos creemos inmortales. Nos creemos los supremos de la creación. Y al llegar ese momento no lo entendemos y no deseamos abandonar el mundo, ni a lo que alguna vez nos perteneció. Es un sentimiento lógico, si vemos que el mundo, lo diseñamos, a lo largo de nuestra vida para que sea de nosotros. Y el momento de dejarlo no lo concebimos.
Es que este mundo antropocentrista, no es diseñado para abandonarlo, mucho menos por algo desconocido. Si existe vida después de la muerte, no lo sé. Deseamos que sea así, para que nuestro antropocentrismo siga el mismo caudal. Pero puede que no exista nada y que nuestra materia se transforme en más energía y en esa transformación dejemos de ser nosotros. La visión de la vida después de la muerte, es más religiosa que concreta. Y no con ello digo que sea malo, sino talvez necesaria.
Como humanos necesitamos esa esperanza por recuperar lo perdido. Y mantener en vida lo que nos ha dejado.
La muerte llega y no podemos evitarlo. Talvez con el tiempo y cuando se acerca nos damos cuenta que es inevitable. Pero, cuando partimos ¿Cómo quedan los demás? Devastados, por supuesto. Y vemos un alma dolida, en luto permanente o con la mirada esquiva. Pero se quedan, como esperando un milagroso retorno. A una vida que continúa. Porque continúa a pesar de todo, muy ajeno a nuestro dolor. Cuando todo lo vemos gris, demacrado e injusto. Luego con el tiempo, los colores vuelven a la vista. Pero probablemente no con la misma intensidad, ni brillantes. Pero deben regresar. Porque el tiempo no perdona, y es un pantano que no es más que una ilusión para perdernos en nuestra propia vida. Cuando llegan a comprender que desde que nacemos estamos en ruta para morir, llega el consuelo y la esperanza por el más allá. Y aunque no creo del todo en el más allá, si tengo la esperanza de dar lo posible acá.
Porque los caminos de la vida son oscuros. Y tras cada vuelta no se sabe el destino. Pero la muerte es el paso a seguir. Y la vida un juego de felicidad. ¿Por qué esperar morir para ser feliz? No quiero creer en la vida después de la muerte, para disfrutar mi estancia acá.
La muerte nos acompaña a todos y de vez en cuando toca la puerta de nuestra casa. Se sienta, pide un café y confiesa el motivo de su visita. Y nos lleva o nos deja, es su decisión.
Ver a grandes amigas devastadas por la muerte me deja reflexionando en su dolor. ¿Estamos preseparados para la muerte? No. Ella siempre nos sorprende y quisiéramos no recibirla.
Sin embargo nos demuestra lo frágiles y vulnerables que somos, nuestro lado más humano. Así también nos demuestra que la vida es una y aprovechar nuestra breve estancia aquí debe ser nuestra frase de batalla.
Ángel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
¿Sabes que aprovechar la vida aquí por descreimiento en la vida post-terrenal es una conquista filosófica?

Aún no enfrenté a la muerte cara a cara. Todos los que murieron eran ancianos como mis abuelos o amigos que había tratado poco.

Ese dolor me llegará, veremos como lo afronto.

--
Saludos.
angel elias dijo…
todos enfrentoasmo la muerte de alguna manera. Aqui muchas personas la enfrentan a diario y de la peor manera, violenta.
Es cuestión de ponerse en su lugar y a la final entender que nosotros somos el efímero suspiro del universo
BLANCA dijo…
HOLA! PUES COMO DICE LA MADRE TERESA LA MUERTE ES UNO DE LOS MISTERIOS MAS GRANDES... Y QUE DEFINITIVAMENTE ES MUY DOLOROSA CUANDO LA GENTE MUERE DE UNA FORMA QUE UNA NO CREE JUSTA...
YO HE PASADO COSAS HORRIBLES EN LOS BUSES, CUANDO LOS ASALTAN Y HE ESTADO EXPUESTA EN ESE CONFLICTO DE QUE ALGO VA A PASAR O DE REPENTE TE CRUZAN UN MONTON DE COSAS EN LA MENTE INCLUSO LA MUERTE...

Y YA NO SEAS TAN SERIO....ME ENCANTA LO QUE ESCRIBES....

SALUDITOS
BLANCA

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …