Ir al contenido principal

Picuegallo IV

Repudio
Es inconcebible y bajo cualquier punto de vista repudiable el acto realizado en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango. Este acto solo se veía en grupos de salvajes. Realmente dónde están los criminales, ¿Son quiénes roban autos o los que los queman? Todo bajo el amparo de un sistema de justicia decadente.
Los pobladores del municipio lincharon a un delincuente en esta semana. En un acto vandálico. Y digno de una película romana los ponen a pelar a muerte. Situaciones así lastiman y laceran a una sociedad que necesita paz.
Todo, problema de un sistema de gobernabilidad corrupto e ineficiente. Por causa de autoridades nacionales y locales ineficaces e indiferentes a la situación del país. Y por si eso fuera poco, en el sistema partidista de elección no se visualiza una situación mejor. Porque los partidos políticos se manejan por oscuros y ambiciosos propósitos. Propósitos que les traen a ellos beneficio personal. De lo contrario cual es el interés de invertir millones de quetzales en campañas políticas ¿Buscar el beneficio social? Patrañas. En esta inescrupulosa elite política lo que menos importa es el beneficio social. Para ellos el pueblo son solo electores que se representarán en un voto y no más. En una mancillada propuesta de democracia que ni ellos se lo creen.
¿Realmente cuál es la intención que tienen al llegar al poder? Pareciera que su intensión es la de beneficiarse y alimentarse de las ubres del estado. Un estado mantenido por los impuestos de los pobladores, los mismos que a la clase política les importa un carajo.
Y es el mismo cantar cada cuatro años. Los electores quedan fascinados por canciones, regalos o discursos populistas, por esos vendedores de sueños. Y luego viene el desencanto. Donde muestran sus verdaderas intensiones y cómo todo lo que ellos osan a llamar “bases del partido” que los postulo, les sirvió únicamente como trampolín al poder.
Realmente la política nacional es un asco. Y lo que sucedió en San Martín Jilotepeque, es una vergüenza, y el reflejo de cómo la manipulación política, puede engañar a una población entera. Y de que esta pantomima a la que llaman elecciones, es una farsa tan grande como ilusoria. Es una pena que nuestra sociedad se caiga a pedazos y es doloroso ser testigo de ello. Pero, como en la selva la ley del más fuerte prevalece. Y lastimosamente le hemos dado el poder a la gente que está mentalmente enferma. Y lo peor del caso, son quienes terminan gobernándonos, con nuestro voto. Bien dicen que tenemos los gobernantes que merecemos. Hace un par de años un columnista decía que Guatemala no tiene suerte con sus gobernantes. Si se tiene un presidente inteligente sale ladrón. Y si se tiene un presidente honrado sale tonto. En alusión al actual y anterior gobierno.
Vivimos en una sociedad de barbarie, donde la sed de sangre pareciera nunca se sacia. Y de seguir así terminaremos comiéndonos entre nosotros.
Hoy socialmente estamos de luto. Esta antología esta dedicada a la muerte de la pasividad en un municipio al que quiero mucho. Así como a la lenta y agónica muerte de una Guatemala que me vio nacer y crecer. Todo en manos de nuestros anteriores, actuales y próximos gobernantes. Esto independientemente de quién quede.
Al cabo de todo esto me invade un sentimiento de rabia, impotencia y profunda vergüenza.

****
Preguntas sin respuesta: ¿Cuál fue el verdadero motivo del linchamiento en San Martín Jil.? ¿Porqué los actos de violencia registrados últimamente tienen un tinte político-partidista? ¿Quién o quiénes se benefician con tanta violencia? ¿Quién difundió el rumor que en San Martín Jilotepeque habían grupos organizados de pandilleros y para qué? ¿San Martín Jilotepeque y Guatemala volverán a ser los mismos después de estas elecciones?
Preguntas simplemente preguntas.
Ángel Elías.

Comentarios

BLANQUITA dijo…
RECUERDO QUE UNA VEZ EN UN BUS, UN TIPO SE SUBIO A ASALTAR Y DESPUES LO AGARRARON LOS ESTUDIANTES DE LA 'USAC' Y LE DIERON UNA GOLPIZA Y AL FINAL TE DA UNA LASTIMA HORRIBLE, SEGURO QUE TU Y YO NADA MAS NOS QUEDAMOS CON LA IMPOTENCIA DE NO PODER HACER NADA...PUES CREO QUE NO SERIAMOS CAPACES DE AGREDIR A ALGUIEN, TALVEZ SE DARIA EN NUESTRO INSTINTO DE SUPERVIVENCIA PERO ESO ES ALGO LOGICO...
Y SOMOS ENTES RAZONABLES?...!HE!

P.D.
ME DA MUCHISMA PENA QUE VEAS LO QUE ESCRIBO Y PUES NO SE COMPARA
CON LO QUE TU ESCRIBES...
Y TE DECIA QUE AQUI ERA DONDE NO
ME CONTESTABAS...
!BUENO! !UN ABRAZO Y ADELANTE!
angle elias dijo…
saludos blanquita, realmente es frustrante esto, pero no hay excusas, nadie tiene derecho de agredir a nadie, mucho menos quitarle la vida.
angel elias dijo…
saludos blanquita, realmente es frustrante esto, pero no hay excusas, nadie tiene derecho de agredir a nadie, mucho menos quitarle la vida.
Goathemala dijo…
No. Para eso está el sistema punitivo y coercitivo del Estado y la justicia.

Tu desánimo es muy similar al que experimenta mi esposa que como sabes es chapina.


--
Saludos.
Angel Elías dijo…
Me uno al torrecial del desanimo, Saludo Goathemalan

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…