Ir al contenido principal

Capitán América.

Cuando veo la propaganda de Otto Pérez Molina, me parece ver un comic del Capitán América. Que en todo caso no debería ser candidato a la presidencia de Guatemala, y debería tener su serie de televisión, así como los Power Ranger.

Existe un muy comentado anuncio donde diversas personas hablan de las bondades de Pérez Molina. Un anuncio muy bien trabajado, me recuerda los anuncios de detergentes. Aunque particularmente, un anuncio así no termina de convencerme. En el caso de Álvaro Colom, sus anuncios, evidentemente manejados por la casa publicitaria de GANA, no logran levantar vuelo.

En una de las declaraciones Rafael Espada vice presidenciable de Colom, no puede explicarse cómo el guatemalteco puede inclinarse a favor de un militar con un pasado cuestionable. Ahora no me vengan con que los militares mayores de 30 años son unas mansas palomas.
Y lo que Espada no logra explicar pasa por no querer ver el más evidente problema que afronta el guatemalteco, especialmente el capitalino, la inseguridad. Una inseguridad que mediáticamente ha sabido utilizar Pérez Molina, para sus propósitos. También donde Colom siempre ha tenido perdida la batalla. La capital. Al capitalino no le interesa, por ahora, si el general mató poblaciones enteras, si lo mismo ofrece a los delincuentes. El capitalino tiene una visión retorcida de la historia y se deja encandilar por el absurdo ofrecimiento de mano dura. Como que algo así fuera de soplar y hacer botellas. El Capitán América defiende los intereses del pueblo aún a costa de sus vidas.

Esta última ronda se pondrá interesante por la polarización de los sectores. Todos llevados por las cancioncitas y los ofrecimientos absurdos.

El ciudadano común está cansado de la violencia imperante. La inseguridad es una prioridad. Aunque no se dé cuenta que ésta es consecuencia de una economía decadente y de políticas neoliberales aplicadas a un pueblo que no logró superar muy bien la guerra fría. Entonces pretendemos que venga el Capitán América a sacarnos de la miseria cuándo él mismo nos sumergió en ella.

Porque no se recuerda que la violencia que vivimos es una constante. Y que son residuos de una guerra donde quedamos en medio. Sin poder opinar. Pero ya la historia nos da cuenta de que somos un país que gusta de soluciones rápidas y radicales.

-Hay que matar a los mareros. Aplicarles el rigor de la ley. -Son frases que se le escapan al guatemalteco que no entendió muy bien qué eso nunca fue una solución. Y que esas medidas cortoplacistas son contraproducentes.

Con el pasar de la campaña veo reuniones de ambos partidos políticos. Y veo que siempre llegan tarde al encuentro con sus seguidores. Y no les importa. Aunque esos seguidores hayan recorrido barrancos y caminos rurales para ver a su candidato. Y llega este patético representante del pueblo, sudando y subiendo a la tarima sólo para tirarle pestes a su contrincante. Luego se va y no lo vuelven a ver nunca. Entonces, quién vela por el interés del ciudadano común. El sistema político en el país se mueve por intereses y apesta. Entonces, pareciera que votar no vale la pena. Aunque por alguna extraña razón muchos aún soñamos que con nuestro voto termine esta payasada a la que llamamos democracia.

El guatemalteco tiene un compromiso serio. Por un lado y un candidato comprometido hasta las botas y otro con un pasado cuestionable. La elección será la de siempre; el que no sea tan malo. Aunque a estas alturas eso, es jugar a la ruleta rusa.

Ángel Elías

Comentarios

BLANQUITA dijo…
HAY ANGEL QUE DIFICIL DECISION ES ESTA DE VOTAR POR ALGUIEN COMO TU DICES NOS DAN ESCALOFRIOS SOLO DE IMAGINAR QUIEN PUEDA QUEDAR, Y AHORA NO SE PUEDE VOTAR NULO POR QUE AL FINAL ENTONCES ALGUIEN DECIDE POR UNO...
SALUDITOS :-) !Y ALEGRATE ES UN GRAN RECORRIDO EL QUE HAS DADO AL SALIR DE LA U! !EN HORA BUENA!
Angel Elías dijo…
Gracias Blanquita. Espero pdamso vernos en la U otro dia.

Total las cosas en Guate no puedenv ariar mucho en 4 años no pidamos milagros.
Angel, tu blog es muy bueno

Te invito a leer el mio

http://cuentospajeros.blogspot.com/
Rorrohllens dijo…
Felicidades desde España, por tu blog.

Me gustaría dar mi modesta opinión al respecto de las elecciones próximas en Guatemala, creo como tú bien dices, que la inseguridad no se resuelve con mano dura, y que es un problema generado por las políticas económicas. Considero que un presidente militar dificilmente va a solucionar los problemas de ningún país, a no ser, que se quite el traje verde, y se dedique a preguntar a los ciudadanos cuales son sus verdaderos problemas.

Suerte con la elección final...
angel elias dijo…
la suerte esta tirada. espero que los dados seran benevolos con el pais.
de todos modos esperamos que el guatemalteco no guste de la bota militar sobre nuestras cabezas.
"Hay que matar a los mareros". ¡Wow! Eso suena casi tan horroro y sencillo como decir que hay que matar a todos los perros callejeros. Con la única excepción que al perro con una patada lo quitas de tu camino.

Entiendo que miremos en los mareros la causa de muchos de los males que aquejan a quienes viven en barriadas; mientras que sirven de entretención para quienes disfrutan de la pérfida emoción de ver cuantos hombres murieron esa tarde según el reporte del noticiero.

Pero, ¿en serio hay que matarlos? Que fácil es decirlo. En Brasil y muchas otras ciudades del mundo decidieron hacer esto. Con autorización legal se organizaban y continúan organizando escuadrones de muerte que atacan las grandes concentraciones de mareros. Peor aún, se premia a los policías que heróicamente lograron matar a la mayor cantidad de seres humanos y a la vez gastaron menos balas en su acto.

Si consideramos que es necesario matarlos, tan sólo nos falta pedir que se legalice y premie el asesinato de mareros en Guatemala. Total, al menos ya no tendremos que ver los ridículos premios del Banco Industrial a grandes empresarios...

Total, son mareros... no son hombres ni mujeres con familia que viven en la desesperanza y la frustración.

Mientras sufrimos, ahora seguramente esta muriendo un marero y una familia llora en la miseria de un hogar en Guatemala.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín