Ir al contenido principal

Picuegallo V

HI5
Por circunstancias ajenas a mi proceder, abrí hace ya algunos años una cuenta en HI5, una red de amistades en la web. Y por razones personales nunca le he dado continuidad. Mi cuenta existe, pero está completamente vacía en la red. Quizá porque no soy de la generación que lo utiliza. Y además me parece un poco pretensioso. Que todo mundo se entere de mis viajes y demás trivialidades. Aunque suena bastante seductor mantener una cuenta para ser el centro de atención del mundo por un momento. Esto de la tecnología ha venido a revolucionar la forma en que percibimos el mundo. Y mucho más allá en la forma en la que lo interpretamos.
Mi abstinencia por el Hi5, es intencional. Pero debo aceptar que me ha sido de completa utilidad. Por ese medio he encontrado a viejas amistades y me he puesto al día de sus actividades. Aunque no me he puesto con contacto con ellas, sí me he sentido tranquilo por saber que se encuentran bien.
Aunque eso provoca un terrible dilema. ¿El HI5 no es una forma extraña de violación a la privacidad? O ¿simplemente exhibicionismo? Un hombre publica sus fotos en el Zaire por HI5 y otro lo ve en Guatemala. Algo maravillosamente extraño. La privacidad queda resumida al exhibicionismo. Entonces no existe. Porque ya no la deseamos. Nos parece inútil. Y subimos fotos para saber qué opinan de nosotros o por lo menos sepan en dónde andamos.
No me parece la idea de colgar las fotos para que todos me vean y atraer la atención. ¿De quién? De cualquiera. Un acceso a la privacidad que deseamos nos sea placentero. Un elemento curioso que se le agrega al mundo cibernético.

Celos de Novia.
De un tiempo para acá a ella le han agarrada algo así como celos de novia. Una situación extraña en nuestra relación, que desde un principio se basó en la confianza de uno y otro. No he podido despegarme ni un poco de ella. Se mantiene aferrada a mí.
Ciertamente por ahora y por sanidad de la relación no puedo separarme de ella. Ya son algunos años de relación y siempre por estas fechas es lo mismo. Ella me presiona y yo no sé qué hacer con ella. Sin embargo después de noviembre como que retoma la calma y me deja tranquilo.
Para este año ya me acapara todo el día. Y ya no me deja regresar a la casa. Tenemos un matrimonio casi finiquitado. Eso sí yo no puedo exigirle más allá de lo que quiere dar, porque no tengo derecho sobre ella. Y aunque en esta tormentosa relación soy el que lleva la peor parte. Me hace falta cundo no estoy con ella. Como esas relaciones novelescas enfermas que tanto le gusta ver la las muchachas sin oficio. Sin embargo he de terminarla. Con el dolor de mi alma y el pesar del corazón he de partir de ella.
Aunque me siento feliz por dejar la relación, no puedo irme completamente. Todavía, como adolescentes tendremos contacto constante. Aunque no de manera consuetudinaria, pero sí constante.
Sus celos los últimos días casi me matan. Me deja mensajes en el celular y correo electrónico, y debo contestarle inmediatamente. De lo contrario me va mal.
Pero todo acabará pronto y he de decirle que fue muy especial para mí. Ya que como otra la Universidad de San Carlos de Guatemala, nunca podrá repetirse en mi mente.

Futuro
El futuro es incierto. Siempre lo ha sido. No podemos negar que tememos a lo que desconocemos. Pero sobre esas ficciones demos sentar la base de nuestra vida. Y sobre lo poco que tenemos la vida de mucha gente más. ¿Si el futuro me preocupa? Todavía no. No he llegado a vivir lo suficiente para dimensionarlo. Aunque Camus para este caso diría, vivir para qué, para morir acaso. Un dilema que afrontan los existencialistas. Y un problema que no tengo. Pienso que se debe vivir, para eso, para vivir.
Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
Vos, a mis treinta y catorce, tampoco le entro mucho al hi5, aunque como decís, me han contactado un par de amigos, lo de las fotos, jumm, acá en la oficina hay un cuate que a cada rato descubre patojas que les gusta posar en provocativas posturas y con gran escasez de ropa.

¿O sea que ya las últimas en la USAC?, felicitaciones manín. ¿será la Chabela la que pone los mensajes?

A darle a la vida, el futuro viene solito, sólo hay que irle dando sus pinceladas de pensamiento.

Que todo salga bien.
Angel Elías dijo…
HAy de todo en ese lugar de fantasias metrosexuales. Por eso me entrego, en ese caso, al utilitarismo, antes que al esnobismo. Total aqui ya se vale de todo. hasta tener 12 novias en la red.

Si ya en las ultimas, y siento que me ahogo en la orilla.

saludos pirata

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín