Ir al contenido principal

El último regalo de Fin de año

Los regalos son así. Un momento de sorpresa motivado por algo inesperado, pero que en el fondo se deseaba. Mi regalo de fin de año se da en menos de media hora, se entrega en menos de veinticuatro y permanece para todo el año. Una amiga regresó de su ausencia y compartimos un café. Me recuerda las noches de espera por aquel carrito o tractorcito que estaba envuelto en papel multicolor. Tiempo después fue la entrega de un libro por parte de cualquier familiar, con ganas de alimentar su curiosidad por enterarse si en realidad me gustaba la lectura.

De alguna manera, los regalos son dádivas que se entregan esperando quedar bien. En la actualidad los regalos se dan tratando de llenar un espacio dentro de un alma convulsa del consumismo. No he perdido la fe en los regalos, ni mucho menos en la intencionalidad de ellos, pero a veces creo que muchos regalos son comprometidos con la época o en el peor de los casos como una respuesta al caos interno promovido por una espora llamada culpa.

Sin embargo, a pesar de estar sumergidos en un fangoso pantano llamado interés, no se ha perdido la batalla del todo. Simplemente en este año, en sus últimos días he recibido el mejor de los regalos. Una visita inesperada y mi impulsivo intento por no perdérmela han salvado las fechas. En esas ocasiones no se espera ningún tipo de regalo envuelto en celofán verde, sino simplemente una compañía. Un café humeando y tener a la persona que uno quiere frente a frente, sin esperar nada cambio, sino que simplemente el tiempo se detenga como una forma de quedar bien con uno.

El regalo, que según ella, no viene de lejos, pero para mí, viene del cielo. Es como una ocasión para ver un comenta en cielo. Uno por ningún motivo quiere perderse ese espectáculo. Se levanta de madrugada y bajo el sereno de la noche se sienta contemplar bajo los árboles el paso espectáculo de lo que creemos el pasaje más maravilloso de la naturaleza. Eso es más o menos lo que me ocurrió este fin de año. Una sorpresa de lo más inesperada, pero que me deja un buen sabor de boca.

¿El esfuerzo vale la pena? Claro que vale la pena. ¿Qué, si necesitaba un regalo material para este fin de año? No. Necesitaba que alguien me devolviera la ilusión por esta época. Y según parece si escucharon la petición. Ahora, como de lo bueno poco, porque lo poco siempre invita a más, ella se va dejándome sonrisas mordaces en una cámara de fotos. Y deseándome el mejor de los años.


Ángel Elías

Epílogo: ¿La foto? sí existe, y debería publicarla en este post, pero hay un problema. En la foto estamos ambos y existe una especie de bipolaridad entre nosotros. Ella es demasiado famosa y yo demasiado marginal. Entonces se crearía una especie de caos en el universo que provoca inestabilidad entre lo conocido y lo que está por conocerse. Una extraña entropía, que se refleja en la foto. O tal vez sólo fue la mala mano de nuestro amigo que la hizo de improvisado fotógrafo. Pero no deseo arriesgar al universo.

Sé que leerá este texto y sólo ella puede decidir si mi humilde blog tendrá el privilegio de engalanarse con ella.

Comentarios

!HOLA! MUERO DE CURIOSIDAD ASI QUE POR FAVOR PUBLICA ESA FOTOGRAFIA PARA VERTE ESTE ROTRO DE FELICIDAD Y VER QUIEN ES LA MUSA, ELIAS POR FAVOR! QUE NOTA MAS BONITA PARA FIN DE AÑO YO TE DESEO LO MEJOR Y DEJAME DECIRTE QUE DE LOS MENSAJES QUE RECIBI VIA CEL LOS TUYOS FUERON MUY DULCES (ESO LE HE DICHO A TODOS) NO, NO ES CIERTO...
BUENO QUE ESTES INICIANDO TU AÑO BIEN... Y NOS VEREMOS PRONTO...
Angel Elías dijo…
No estoy en autorizacion de ello, Ella no ha dado señal de vida, entonces no puedo publicar la foto. Lo Siento.

Saludos

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…