Ir al contenido principal

El Espejo del Cielo

Ubicado a más de 300 km, de la ciudad capital, dentro de la reserva natural Lachúa se ubica una laguna con el mismo nombre. Dentro del departamento de Alta Verapaz en la república guatemalteca, se encuentra una de las maravillas naturales del país. En la parte baja del departamento, en colindancia con la frontera mexicana sobre la denominada Franja Transversal del Norte, se oculta, entre selva húmeda y montañas, el motivo de nuestra expedición.

La leyenda contaba que muy cerca del cielo se ubicaba una de sus puertas. Con la incógnita puesta decidimos ir a buscarla. Con unos amigos, Nery y Oliber, partimos de la ciudad capital rumbo a Cobán Alta Verapaz. Luego de la travesía debíamos partir hacia Playa Grande, en Ixcán, municipio aislado de su departamento. Desde hace años deseaba conocer el Ixcán. Dado a los múltiples comentarios suscitado alrededor de este apartado lugar.

Al llegar a Cobán y después de un almuerzo de diez quetzales, nos indican dónde ubicamos el bus que se dirige hacia allá. Además del comentario de la larga travesía. Atravesando, valles montañas, y caminos pedregosos llegamos diez horas después de nuestra partida al municipio de Playa Grande, donde pernoctamos. Playa Grande es un poco diferente a lo que me imaginé. Contiene características de pueblo grande, contiene un juego de luces tenues y almas errantes (por su calidad de lugar fronterizo) que no pensé encontrar. Ciertamente, su cercanía con la frontera mexicana ha hecho de ese lugar un pueblo que se pierde entre su propia sombra. El encuentro con playa Grande lo comentaré después.

La mañana siguiente con los primeros rayos del sol no encontrábamos dentro de la selva húmeda de la reserva Lachúa. En el recorrido se pueden apreciar aves de todo tipo. El sonido de la selva es embriagante. Su escasez de ruidos, la compactación de su uso es maravilloso. El olor de tierra cálida y humedad selvática hace de este un escenario natural por excelencia.

Para llegar a la laguna se debe hacer un recorrido de 3 kilómetros desde la transversal del norte, por sendero debidamente marcados que lo llevan a sus márgenes. Un paseo especial, si se quiere poner en contacto con la naturaleza y de paso toparse con una que otra pequeña serpiente en el camino.

Al llegar a sus orillas uno ve un espejo del cielo. Como una abertura materializada del firmamento. Desde sus márgenes se pueden apreciar la pasibilidad de la naturaleza. Su recogimiento. A lo lejos, desde el primer muelle se pueden ver a los lagartos que esporádicamente salen a la superficie. Perturbando ese espejo natural.

El atardecer en el muelle, un concierto de pájaros y animales pareciera que invaden el ambiente, tratando de demostrar cada cual, el mejor espectáculo musical. Y la selva vibra, se mantiene, toma una vitalidad que arrolla a quien se mantiene expectante. Se puede, muy cercano, diferenciar el grito del saraguate, amplio dominante de la cúpula selvática. Más adentro, los pumas y los jaguares, también hacen lo suyo.

El concierto parecerá por momentos callar, dejando a una selva completamente silenciosa, luego en un impulso propio toma de nuevo vuelo y el concierto sigue. La oscuridad invade cada esquina del mundo verde y se vuelve oscuro. Dejándonos a expensas de la maravilla natural. Con la luz de una vela, pasamos la noche, no queriendo más luz hasta el día siguiente.

La noche con su encanto logra atrapar al espectador más indolente. Luego con el amanecer el concierto se intensifica, antes de los primeros rayos de sol. Luego, es silencio de nuevo. Y un espectáculo maravilloso descansa hasta el próximo atardecer.

Nosotros regresamos, con 12 horas de viaje por delante, pero con la satisfacción de haber tocado con las manos la puerta de un cielo verde.

Ángel Elías

Comentarios

!BUENO PACIENCIA ENTONCES!
QUE PRECIOSO LUGAR !HE! QUE BELLAS FOTOGRAFIAS DEBERIAS PONER MAS! DICHOSOTE ESA ES UNA EXPERIENCIA DE VIDA INTERESANTE, BUENO COMO YA SABES LA TRAVESIA ENTONCES NOS LLEVAS UN DIA SI? BUENO SALUDITOS
BLANCA
PERDON MI INDISCRECION :-(
Pirata Cojo dijo…
Qué fotazas vos, uno de los lugares que debo visitar antes de morir, tu prosa me gustó mucho también.

Feliz nuevo año.

Te dejo mi nuevo enlace, blogger no me dejo seguir. http://piratacojo.wordpress.com/
Me alegra que sigan con sus viajes de aventureros. Las fotos están lindisimas, ojala que algún día pueda ir a visitar ese precioso lugar.
Angel Elías dijo…
epa pirata veo que te cambiaste a wordpress, te deseo lo mejor.

te aconsejo ir antes de que atraviesen la franja transversal del norte en su pleno corazon

saludos amigo
Angel Elías dijo…
Palabra, pues cual es la falta de confianza, para eso estan los amigos solo hay que aprtar cuatro dias y a ir
Angel Elías dijo…
Michigan yo digo e insisto que si se puede ir

nos vemos el sabado de club

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín