Ir al contenido principal

textos.zip

Esa noche. La lluvia caía inexorablemente sobre las cabezas de los que pasaban sin voltearla a ver. Aquella mujer lloraba. Y nadie parecía darse cuenta de ello. Su zapatilla se había roto. La misma que él, el que cruza la esquina sin voltearla a ver, le había regalado en el día de su cumpleaños treinta.

Tuvieron que pasar cientos de personas para darse cuenta que la vida no se detiene. Que la lluvia no dejará de caer. Y el recuerdo, es un hombre que cambia de sombrero, según el clima.

****
Ellos se encontraron y se reconocieron. Como la vez que se encontraron en Atitlán y compartieron sueños, hace ya hace varios años. Ahora se hallaron a miles de kilómetros, en diferentes circunstancias. Él la reconoció por aquel lunar en el cuello. Y ella reconoció la cicatriz en la mano, la misma que se hizo por cortarle una rosa en San Valentín. Ambos desde su separación sabían que su encuentro era insalvable. ¿Pero, por qué ahora? ¿En estas circunstancias? El vuelo de ella se había cambiado en Barajas y él llegaba en el que entraba. Nunca se encontraron dentro el aeropuerto. Ni dentro del avión. Ambos regresaban a América.
Si tan sólo se hubieran visto antes, tal vez las cosas fueran distintas.

Ellos al reconocerse, son felices, por compartir un nuevo viaje. Eso, después de que su avión cayera al mar. Ahora en este encuentro la marea parece que los vuelve a reunir. Como ese juego de la vida donde no tenemos partida.
****
Y veo a mi hija sosteniendo su helado en una tarde de abril. Es gracioso verla sostener con habilidad gatuna las bolas de su crema de vainilla y chocolate dentro del barquillo. Sé perfectamente que su felicidad depende completamente de su pericia, y la mía depende completamente de ella.
****
Una mujer escribe una carta en La Habana, mientras otra compra un sobre en Londres. Aquella mujer en París va a la oficina postal, coquetea con el dependiente. Cierta mujer en Río de Janeiro deposita en el buzón la carta, que luego, con el tiempo llega a su destino. Otra mujer en Guatemala recibe la carta y la devuelve a su prima que vive en Managua.
****
Todos se preguntaban cómo un pastel había terminado en la rama más alta de aquel árbol el Domingo de Resurrección. Los vecinos de la casa donde ocurrió esto, dijeron que no habían visto nada extraño. Y que el Viernes Santo por la tarde, antes del la procesión del Santo Entierro no había nada. Por lo que dedujeron que aquel extraño fenómeno había sucedido el Sábado Santo. Muchas hipótesis surgieron, todas tratando de explicar cómo había sucedido. Tal era el dilema de aquel misterio, que no se percataron de una incógnita mayor, la que encerraba la aparición del un cerdo que pasible se había comido el pastel subido en la rama, desde el día anterior.
****
Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
Me recordaste a Guzmán de Alfarache, alter ego de José Calderón Salazar, excelente columnista de Prensa Libre ya fallecido, la del helado me gustó más por mis hijas, soy algo papá "gallino".
Enigma dijo…
Hola, te informamos que TU BLOG HA SIDO ACEPTADO en Blogueratura
Al actualizar, recuerda siempre introducir la url comenzando con http://
Cualquier problema con tu cuenta escribe a esta dirección (blogueratura@gmail.com).
No olvides poner un botón de blogueratura en tu blog para que tus lectores conozcan el proyecto.
Puedes también copiar la lista de los últimos actualizados dentro de tu blog.
Blogueratura cuenta con una sección llamada "el artículo quincenal" donde todos los miembros del proyecto pueden escribir, sólo manda a esta dirección un artículo –que no sea cuento ni poema- de no más de 2 cuartillas, junto con una imagen para ilustrarlo. Podrás participar las veces que quieras. Los textos se enlistan y se van publicando conforme van llegando.
También hay una sección que es el blog quincenal donde reseñas un blog que creas que es bueno. Esa reseña sí será revisada por los coordinadores del proyecto y será o no publicada de acuerdo a sus criterios.
Gracias por seguir publicando la palabra
Angel Elías dijo…
Saludos Pirata. Estamos en el pendiente, tengo curiosidad porconocer a tu famila.

Te enio un abrazo papá gallino

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …