Ir al contenido principal

textos.zip

Esa noche. La lluvia caía inexorablemente sobre las cabezas de los que pasaban sin voltearla a ver. Aquella mujer lloraba. Y nadie parecía darse cuenta de ello. Su zapatilla se había roto. La misma que él, el que cruza la esquina sin voltearla a ver, le había regalado en el día de su cumpleaños treinta.

Tuvieron que pasar cientos de personas para darse cuenta que la vida no se detiene. Que la lluvia no dejará de caer. Y el recuerdo, es un hombre que cambia de sombrero, según el clima.

****
Ellos se encontraron y se reconocieron. Como la vez que se encontraron en Atitlán y compartieron sueños, hace ya hace varios años. Ahora se hallaron a miles de kilómetros, en diferentes circunstancias. Él la reconoció por aquel lunar en el cuello. Y ella reconoció la cicatriz en la mano, la misma que se hizo por cortarle una rosa en San Valentín. Ambos desde su separación sabían que su encuentro era insalvable. ¿Pero, por qué ahora? ¿En estas circunstancias? El vuelo de ella se había cambiado en Barajas y él llegaba en el que entraba. Nunca se encontraron dentro el aeropuerto. Ni dentro del avión. Ambos regresaban a América.
Si tan sólo se hubieran visto antes, tal vez las cosas fueran distintas.

Ellos al reconocerse, son felices, por compartir un nuevo viaje. Eso, después de que su avión cayera al mar. Ahora en este encuentro la marea parece que los vuelve a reunir. Como ese juego de la vida donde no tenemos partida.
****
Y veo a mi hija sosteniendo su helado en una tarde de abril. Es gracioso verla sostener con habilidad gatuna las bolas de su crema de vainilla y chocolate dentro del barquillo. Sé perfectamente que su felicidad depende completamente de su pericia, y la mía depende completamente de ella.
****
Una mujer escribe una carta en La Habana, mientras otra compra un sobre en Londres. Aquella mujer en París va a la oficina postal, coquetea con el dependiente. Cierta mujer en Río de Janeiro deposita en el buzón la carta, que luego, con el tiempo llega a su destino. Otra mujer en Guatemala recibe la carta y la devuelve a su prima que vive en Managua.
****
Todos se preguntaban cómo un pastel había terminado en la rama más alta de aquel árbol el Domingo de Resurrección. Los vecinos de la casa donde ocurrió esto, dijeron que no habían visto nada extraño. Y que el Viernes Santo por la tarde, antes del la procesión del Santo Entierro no había nada. Por lo que dedujeron que aquel extraño fenómeno había sucedido el Sábado Santo. Muchas hipótesis surgieron, todas tratando de explicar cómo había sucedido. Tal era el dilema de aquel misterio, que no se percataron de una incógnita mayor, la que encerraba la aparición del un cerdo que pasible se había comido el pastel subido en la rama, desde el día anterior.
****
Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
Me recordaste a Guzmán de Alfarache, alter ego de José Calderón Salazar, excelente columnista de Prensa Libre ya fallecido, la del helado me gustó más por mis hijas, soy algo papá "gallino".
Enigma dijo…
Hola, te informamos que TU BLOG HA SIDO ACEPTADO en Blogueratura
Al actualizar, recuerda siempre introducir la url comenzando con http://
Cualquier problema con tu cuenta escribe a esta dirección (blogueratura@gmail.com).
No olvides poner un botón de blogueratura en tu blog para que tus lectores conozcan el proyecto.
Puedes también copiar la lista de los últimos actualizados dentro de tu blog.
Blogueratura cuenta con una sección llamada "el artículo quincenal" donde todos los miembros del proyecto pueden escribir, sólo manda a esta dirección un artículo –que no sea cuento ni poema- de no más de 2 cuartillas, junto con una imagen para ilustrarlo. Podrás participar las veces que quieras. Los textos se enlistan y se van publicando conforme van llegando.
También hay una sección que es el blog quincenal donde reseñas un blog que creas que es bueno. Esa reseña sí será revisada por los coordinadores del proyecto y será o no publicada de acuerdo a sus criterios.
Gracias por seguir publicando la palabra
Angel Elías dijo…
Saludos Pirata. Estamos en el pendiente, tengo curiosidad porconocer a tu famila.

Te enio un abrazo papá gallino

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín