Ir al contenido principal

Sensualidad ¿Pecaminosa?

Hace algunos días, anduve con mi amigo Raúl. En esa conversaciones que entablamos, donde hablamos de todo y de nada a la vez. Sucede que en esos días él había salido de una terapia clínica complicada que le dificultaba algunas cosas que acostumbraba hacer. Esa tarde salimos a tomar un café que se volvió té, eso por lo de su dieta y su terapia.

Desafortunadamente escogimos un lugar demasiado frecuentado por comensales. Que en pláticas anteriores, no nos percatamos de algunos detalles. Ya comenzada la plática y con el té humeando en nuestra mesa, él al igual que yo, vimos un espectáculo único. De belleza inigualable, comparado a pasarelas de París o Londres. Es cierto coincidimos, no había espectáculo más bello y sensual ante nuestros impotentes ojos.

Un sinfín de exuberantes comidas desafilaban ante nosotros. Por un lado, mi amigo, con una dieta y por otro yo que le hacía compañía en su martirio. Entonces lo vi. Raúl embelesado con pastas, pasteles, postres, helados, comidas fuertes, carnes, hamburguesas, y más pastas.

Mi amigo se me figuraba como aquellos adolescentes que se distraen con la sensualidad prohibida de las colegialas. Pero en realidad, me percaté que de alguna manera la comida tiene algún tipo de sensualidad, de atractivo. Que hace de ella algo apetecible.

Su olor, su textura, su sabor y por supuesto su presentación, la hacen objeto del deseo. Tal vez no de un deseo plenamente sexual, pero sí de un deseo primario, tan primario como la reproducción, la satisfacción del hambre e instinto de supervivencia. Una forma de buscar placer a través de la carne, y este caso especifico de las pastas.

La comida, tiene su encanto. Tiene la habilidad de convertir al Ser Humano, de un ser indómito a un bulto de complacencias. Razón por la cual toda celebración es acompañada de comida. Todo tipo de celebración lleva comida. Por su compañía y su sensualidad, por supuesto.

El deseo prohibido, que por cierto en el Edén fue un fruto. Aunque no especifique que tipo de fruto fue, debió ser apetecible y altamente deseable. Entonces, ¿Siempre hemos tenido la tentación en la boca? O en todo caso ¿Pecamos tres veces al día?

No lo creo. El deseo no tiene del todo que ver con el pecado. Raúl y yo deseamos la comida pero no por ello pecamos. Ni siquiera si lo hubiéramos probado.

Raúl para todo esto, tenía los ojos vidriosos de deseo. Y no era para menos. Después de una semana sin probar más allá de gelatinas y tés, ese debió ser lo más cercano al paraíso. Comer, o el buen comer es indiscutiblemente uno de las placeres que busca el Ser Humano. Se puede estar semanas sin sexo, pero ¿sin comer?

Esa tarde salimos de aquel lugar con una especie de insatisfacción oculta. El poder, pero no deber. O en el peor de los casos, querer pero no poder.

Aunque eso sí, prometimos volver. Para dejarnos llevar por el encanto, belleza y sensualidad de una que otra pasta italiana, una paella española o una que otra comida guatemalteca, que nos acompañe en nuestra soltería

Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
¡Ay vos!, yo ando a dieta desde enero por colesterol y triglicéridos altos, logré bajar ya 15 libras, pero en serio, qué tentaciones las que se nos presentan, hoy pecamos sin pecar con mi señora y fuimos a desayunar a "El Anfora" en la zona 1, muy recomendable por cierto.
Angel Elías dijo…
asi es la vida amigo pirata, las tentaciones, se ven bien, huelen bien, y lo peor de todo es que dan ganas de probarlas

boooo, boooo!

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…