Ir al contenido principal

Textos.zip II

Roberto se sumergía lentamente en la lectura del periódico de la mañana. Entre titulares, donas y café se entretenía leyendo trabajos de la competencia. Con un marcador rojo señalaba cada trabajo en el que ya había estado. Restaurantes, gasolineras, colegios, universidades, iglesias evangélicas, fiestas de niños ricos, buses urbanos.
Todo ya le parecía trivial y repetitivo. La competencia estaba fuerte, pero tenía clientes frecuentes, aquellos que no confiaban en los jóvenes. Roberto estaba cansado del trabajo. Y que con cada uno de ellos ya no hicieran tanta alharaca como antes. Como que la gente se acostumbra.
La muerte en estos tiempos, -decía -es un mal negocio.

****
Cuando Vanessa y Luís platicaban en el jardín de su casa recordaban a su amigo Fernando. Desde hace algunos meses todo le salía mal. No tenía trabajo y las deudas lo tenían al borde de la locura. Su esposa lo había dejado llevándose a los niños.

En algún momento Fernando había perdido el rumbo –se decía ambos. ¿Y no te ha llamado? –increpó Vanessa. No, tengo días de saber de él –respondió Luís. ¿Y no vas a buscarlo para saber si necesita algo Fernando?- preguntaba Vanessa.

Tal vez la próxima semana -respondió Luís mientras veía a Josué, su hijo, jugando en la bañera amarilla que le tenían en el jardín.

****
Saúl a lo lejos se escuchó el timbre de la casa. Corrió a ver quién era. Pero se dio cuenta que no era el timbre sino el teléfono. Tenía algunos días de estar en esa casa nueva y el timbre de la puerta tenía sonido de celular. Era la segunda vez que le pasaba y decía que iba a cambiar el estúpido sonido del timbre. Cuando tal vez era más fácil cambiar el sonido del celular.

****
Mirna estaba en una reunión. No podía creer que las ventas hubieran bajado en un 16.54 por ciento. Era viernes, y el lunes por ser fin de mes debía entregar cuentas a los ejecutivos de la empresa de cosméticos que ella dirigía. A su secretaría le giró la orden estricta de no molestarla con nimiedades. Ni llamadas, ni correos, ni correspondencia.

Se reunió con sus asesores de ventas y les dijo que si las cosas no mejoraban para el lunes, haría un recorte de personal. A sabiendas que podía ser lo último que podría hacer.

****
Raquel había pasado llevándose a los niños de la guardería. A ellos los dejaba a las siete de la mañana. Porque a las siete treinta ella tenía que estar en su trabajo en una oficina de abogados. En su pequeño Subaru modelo 78 peleaba con taxistas que se estacionaban en doble fila, buses urbanos quienes tenían paradas cada diez metros y a media calzada.

Esa tarde en medio del tráfico la llamó al celular su esposo. No quiso contestarle, porque frente a ella un policía de tránsito le ordenaba que se detuviera. Ella se estacionó metros adelante. El policía le puso una multa por no cargar cinturón de seguridad. Fueron quinientos quetzales, que fueron a parar a las arcas del estado, y no pudo comprarse aquel disco que tango que tanto deseaba. Y lo peor de todo es que ese mismo día, en la tarde, era su clase, la cual le encantaba tomar para despejarse de sus problemas cotidianos.

****
Como todos los días Federico, pensaba si su trabajo tenía sentido. Llamar a un sinnúmero de desconocidos para cobrarles. Desde la mañana había llamado a un número donde no respondían. Y eso le colmaba la paciencia. Debía cumplir con cierto número de llamadas efectivas. Y todos los meses era lo mismo. Y decidió después del último intento cambiar de trabajo.

Pero, cuáles son sus verdaderos intereses. Regresar a los centros de llamadas probablemente no. Lo que había comenzado como una opción ahora ya se volvió su única forma de vivir. Sus padres ya no le ayudaban económicamente. Ese mismo día renunció a su trabajo. Después de ello no tendría que volver a escuchar los insultos de quienes, le debían a la empresa para la que trabajaba.

****
El domingo, las notas en el periódico. Decían más de lo mismo. “Un hombre se suicida en su habitación. El peritaje oficial dice que fue con una dosis alta de pastillas. Su esposa aduce que fue por los problemas económicos que enfrentaba. Junto a su cuerpo encontraron un listado de números telefónicos. El hombre identificado como Fernando Ordoñizque, deja en la orfandad a dos niños. Su esposa, Raquel Zelafi, dijo que estaban en su proceso de divorcio y que desde hace algunos meses estaba desempleado. Momentos antes de su muerte el occiso trató de comunicarse con ella”
Ángel Elías


Comentarios

Prado dijo…
el microrelato debe ser por mucho uno de los géneros más exigentes. has de sangrar incluso por escribir uno. los tuyos parecen haber valido la pena.

saludos.

p.
Angel Elías dijo…
Gracias por las observaciones. Un micro relato ha de resumir lo que una novela se desencadena diciendo
!HOLA! ESCRIBI NO SE QUE COSAS
BUENO PERO IGUAL ESTA BIEN...
LO Q ESCRIBES...! !ADELANTE!!!!
ESTO TENIEDO LAPSUS DE NO SE QUE...
Angel Elías dijo…
Gracias por tus comentarios simpre me gusta leerlos.

}Un abrazo
Anónimo dijo…
Esto era lo que querias que viera... bueno yo creo que ya estas mas que satisfecho, ahora ya no te debo nada, asi como dicen tus amigos bien por ti y seguile echando ganas
Pirata Cojo dijo…
Estos minirelatos de la jungla de asfalto son muy reales, a cada cual más dramático.

Bien Angel, seguí echando punta.
Angel Elías dijo…
Anonimo, que no es tan anonimo. En tes caso anonima, te envio abrazotes y gracias por estar alli

Maestro pirata, gracias por la visita. un abrazo. desafortunadamente las escenas son recurrentes.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín