Ir al contenido principal

Textos.zip III


Sobre Lolita…


Vladimir Nobokov, es un excelente escritor. Delinea cada semblanza de su querida Do, con una magnífica y exquisita fascinación. ¿Cuántos de nosotros no sufrimos con el autor de Lolita en cada página del texto? ¿Cuántos de nosotros no nos pusimos en los pantalones de H. H.?


Pero en la novela nuestra Do tiene un gran problema irresoluto. El problema de Lolita, no fue el dejar a Humbert, ni que Humbert le tuviera una amor pedófilo, ni siquiera que para alcanzar el poco amor que tuvieron, hubiese una muerte de por medio. El problema de ese amor, que a veces se duda que haya existido, radicó en que Lolita nunca debió crecer.



******
¿Si me gusta la música? ¡Claro que me gusta! No hay mejor cosa que escuchar el sonoro acorde de una sinfónica. O el excéntrico y eléctrico ritmo de un buen jazz con vino.
Los sabores tropicales son deliciosos, aún más cuando saben a mango o piña en una zapatilla de flamenco.



****
Dizquediario /4-3-5
Mi oráculo dice: buen día para el amor... síntomas de depresión.
Es que se puede ser más contradictoriamente certero


****
A los dieciséis años me enamoré hasta el demérito. No he podido olvidar ese amor adolescente. Me enseñó con su ausencia. Nunca se olvida al primer amor, tal vez la mujer a quien perteneció sí, pero el sentimiento es imposible relegarlo. A los dieciséis años, un joven se enamora del amor y de la mujer que lo representa. Con el transcurso de los años sólo queda un cariño profundo en el recuerdo, el cual se mantiene intacto en la caja de Paudora.


*********
La Belleza nace de tus ojos cada vez que sonríes e inunda la habitación en la que conversamos sobre el extraño origen de tu beldad.


********
En estos nocturnos momentos, me toma por sorpresa la congoja, de qué pasará en el exterior. Son horas al filo externo de la fecha, cuando todos duermen o sueñan, ajemos a mi preguntario. Es cierto, esta tortura es pasajera o permanente según sea mi insomnio, muy foránea, pero intensa. Entonces ya no soporto y Ella continúa durmiendo lejos de mi fantasía.



*******
Ella no sabe que le observo, que ese universo que lleva como cabello, es el inicio de cada una de mis expediciones, de esas que tratan de descifrar el misterio que lleva oculto tras los ojos. Ella es bella, pero tiene un sin fin de imperfecciones que la hacen perfecta, que la hacen cautivante. Es un equilibrio que no logro comprender. Un eje que no tambalea. La armonía del universo, de su complejidad, de su aparente simpleza, esta que recae en su estructura, en su enigma. Su beldad es desnuda, cautivante y hasta atroz.
Es claro que ella desconoce que lleva sobre sus hombros tan delicado eje, lo tiene que desconocer, nadie merece tal responsabilidad.



*******
¿Un consejo para los literatos? Escribe con el alma, mejor si está hecha pedazos. Las letras ayudan a curar las heridas, no ayudan a borrarlas, pero qué mejor que una cicatriz que te recuerde que los cohetillos no se meten en el pantalón.
No olvides el ritmo, no querrás pisarle los pies a tu damisela escarlata.

Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
¡Saludos maestro!, tiene que ser un gran día como dijo el catalán, al empezarlo leyendo tus agradables líneas.
!!!estan buenos!!!!!!!buenos!!!
espero Q algun dia publiques algo...
para no leerlos de a poquitos
!ha el primer amor! de acuerdo... muy sano de quien no importa... es ese recuerdo el que perdura y se disfruta...
saluditos pueeeeeeeesssss
Toner dijo…
Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Toner, I hope you enjoy. The address is http://toner-brasil.blogspot.com. A hug.
Angel Elías dijo…
Gracias maestro pirata por la visita. Un abrazo a tu familia

Mich: No creo publicar, por ahora esta bien el blog

Toner. Thanks for the visit.
Goathemala dijo…
Lo de zip me hace entender que fueron escritos dispersos que estaban guardados de hace tiempo. Nunca llevé un diario ni siquiera someros apuntes de lo que pensaba en algún momento del pasado. Y me da tristeza, me gustaría haberlos tenido.

Me gustaron mucho.

Abrazos.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín