Ir al contenido principal

Picuegallo XI

Todas las mañanas cuando me levanto y voy hacia el trabajo, quedo sorprendido por la cantidad naturaleza que me rodea. Por trabajar en provincia, tengo el beneficio de salir por las mañanas y ver salir el sol detrás de las montañas.

Entonces el camino que toma el bus en el que viajo se vuelve un viaje constante. La media hora que me toma llegar a mi destino, lo utilizo para jugar con la imaginación. Unas mañanas recreo la vida de mi viajero acompañante de turno. Otras veces me entretengo en la nada o en el cielo. Medito, imagino un par de poemas que nunca llego a escribir y luego dormito.

Con el tiempo he llegado a comprender sobre la riqueza de literatura en mis viajes. Por un lado la vida de sus viajeros, otras las conclusiones sobre el llanto de la mujer que viaja al frente.
De alguna manera durante estos últimos cinco años de rutina, que ya me hubiera cansado me evoca repetirla. En este inacabable papel al que llamamos vida, todavía tenemos mucho que escribir.

*****
Todas las mañanas cuando me levanto y voy hacia el trabajo, quedo sorprendido por la cantidad naturaleza que me rodea. Por trabajar en provincia, tengo el beneficio de salir por las mañanas y ver salir el sol detrás de las montañas.

Paso por tres ríos y un par de volcanes en el paisaje que dejo a espaldas. Sería interesante recrear esa imagen. Un busito rojo, recorriendo una vereda verde y zigzagueada. De fondo un el volcán de Agua y de Acatenango. Aquel busito saltando al compás de las piedras las gritas en el camino. Pero este busito corre libre, sin embotellamientos sobre una gran alfombra verde, perdiéndose en las curvilíneas figuras de la tierra.

Dentro de él, un día más. Un viaje más. En ese recorrido por la vida. La vida es ese recorrido que no comprendemos, solo corremos de un lado a otro sin voltear a ver el intermedio.

*****
Todas las mañanas cuando me levanto y voy hacia el trabajo, quedo sorprendido por la cantidad naturaleza que me rodea. Por trabajar en provincia, tengo el beneficio de salir por las mañanas y ver salir el sol detrás de las montañas.

De detenerme por un momento y reconocer tu rostro dibujado en los vidrios de mis pensamientos. Te veo en todos lados, en el viaje, en el descanso, en la parada. Y te imagino sonriendo, cantado, saltando y soñando por la vida.

Ahora, cuando todo se inicia en la vida, cuando amanecemos con las noticias de diario, tú almuerzas. Ese giratorio universo al que llamamos realidad. Entonces y sólo cuando te recuerdo, mi día comienza bien.

*****
Todas las mañanas cuando me levanto y voy hacia el trabajo, quedo sorprendido por la cantidad naturaleza que me rodea. Por trabajar en provincia, tengo el beneficio de salir por las mañanas y ver salir el sol detrás de las montañas.

Una naturaleza que me devuelve el oxígeno me hace escribir algunos versos en la mente, un cuento, un pensamiento, que no concluyen. Escucharla. El murmullo de la naturaleza, tan llena de todo. Y sin la falta de nada.

Al siguiente día, cuando llueve, cuando hace sol, cuando está nublado, es suficiente para hacer feliz a cualquiera.

Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
Como te "envideyo" maestro, esa ruta es preciosa, privilegiados somos de tener tantos volcanes en nuestra geografía y nuevamente, tus letras inspiran.
omarvelz dijo…
Entre aqui, porque lei en la prensa de hoy (prensa libre) tu escrito publicado y queria ver tu blog y el "publicado" completo, pero no hubo manera de encontrarlo, igual lei este que me gusto. Hay mucho detras de el, muy buena la forma de transportarnos al paiseje descrito y al sentiemiento de contemplarlo.

Saludos
Allek dijo…
hola...
saludos..
Angel Elías dijo…
Pirata: creeeme que soy feliz este lado del mundo, y ademas de ser feliz no quiero sali de aqui.

Omar: Gracias por la visita vere cual es el post publicado que no sabia nada, me encargo de enviartelo.

Allek: saludos y espero que no sea la ultima
Walter Gonzalez dijo…
Hermosa rutina, yo en la camioneta me duermo, y por lo que leí me doy cuenta de que vos no solo dormís, sino que también soñas...

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …