Ir al contenido principal

Pensando bajo la lluvia

Desde que era pequeño, admiré a la lluvia. Su mística, su primigenio elemento. Veía caer la lluvia desde los corredores de la casa de los tíos. Caía lentamente por el techo hasta la canaleta y luego en un enorme chorro al final del corredor. Corría lentamente hasta el sitio posterior de la casa. Allí se unían todos los chorros que caían en una gran cascada de sesenta centímetros que me divertía ver.

¿Cómo un niño de ocho años veía el paso del agua y su fin? Sencillo, perseguía la corriente. Con una capa improvisada de nylon y unas botas que me regaló una tía me colocaba bajo el chorro de la canaleta, luego perseguía la corriente y me entretenía por un rato con la caída del agua. Para ese entonces era un espectáculo ver llover. Además de los respectivos regaños por hacer algo que aparentemente era ilógico. Mojarse sin razón alguna. Eso nunca me importó y aunque algunas veces me resfrié lo seguía haciendo con el mismo entusiasmo de siempre.

Con el pasar de los años, hacíamos con las primas barquitos de papel. Ellas tienen una tienda, donde, con papel periódico, hacíamos aquellos grandes buques. Durante el torrencial hacíamos los barquitos, impacientes para empezar nuestro juego. Las calles, que eran empedradas, formaban un pequeño río en el centro. Éste corría hacia el tragante. Entonces soltábamos los barquitos. En una competencia que duraba más de media manzana. Al finalizar volvíamos a poner los barquitos hasta que se deshacían, y colocábamos otros.

Esa fascinación por la lluvia ha estado conmigo siempre. Su forma, su olor, su color y su sonido. El tamboreo de la lluvia en el techo como uno de los mejores somníferos. O el frescor de ella en la piel, algo que revitaliza.


Con el tiempo, mis padres hicieron su propia casa. Y pedí unos ventanales en el segundo piso de esa casa. Creo que pesó más la lógica que mi petición. Total se necesitaban para que entrara la luz a la casa. ¿La luz? ¿Quién había pensado en la luz? Mi petición aun me complace en los días de lluvia. Allí colocaron unos ventanales trasparentes. Donde veía la lluvia estrellarse en el vidrio. Para quedarme bobo viendo el concierto de salpicaduras, gotas y lluvia en los techos vecinos y por supuesto en los ventanales.


La lluvia siempre me ha cautivado. La creo romántica. Simple. La chica que con gusto se moje con uno, es especial. Que crea que la simpleza de la lluvia, llena, habla de poesía. Tengo muy pocos textos de la lluvia. Es como hablar de la novia que uno no puede describir, pero quiere que todos vean.


Ahora todos corren de la lluvia. Como si mordiera, o fuera una de las peores plagas. Se refugian y ponen cara de desconcierto. Mientras yo camino por las calles, viéndolos. Recuerdo la vez que me tomé unas fotos bajo la lluvia. Me encontraba a media calle y todos me veían raro. Como si nunca se hubieran tomado una foto. El agua me corría por las sienes y tenía una sonrisa que no se me borraba.


La lluvia ha sido para mí. Un homenaje, un comienzo nuevo. Mi año comienza cada invierno. Ahora, es invierno en este lado del trópico. Y la lluvia una constante. Salga, mójese por placer (no se empape) sienta por unos minutos ese correr de lluvia por su cuerpo, en su cabeza, sus brazos, rejuvenézcase. Que todos se den cuenta que adora la lluvia y que no le importa, sentirse por unos momentos vivo.


Ángel Elías

Comentarios

Walter Gonzalez dijo…
Creo que me voy a comprar unas botas de hule.
Me hiciste pensar en la gente que corre bajo la lluvia para no mojarse, ja, ja, que desatino ¿no?, nadie le puede ganar a los chorros celestiales...
DE ACUERDO... ES UNA FASCINACION QUE PARA ALGUNOS ES MUY NORMAL... (EL VER LLOVER) CLARO ES INVIERNO... Q TIENE DE EXTRAORDINARIO... ME HE DADO UNA ENFERMADA BARBARA...(POR LA LLUVIA)
YA ME TOCABA... !!!JEJEJE!!! YO AMO LA LLUVIA CLARO, QUE SI LO VEMOS DEL LADO ROMANTICO... TE HACE PENSAR Q NADA MALO PASA EN EL MUNDO...
Angel Elías dijo…
Chorros celestiales que de alguna maenra le hacen sentir la viatalidad de la lluvia o simplemente chapotear.

Mich: No tiene nada de extraordinario? ja. Enfermarse? Me opongo a matar la pasion de la lluvia.
Walter Gonzalez dijo…
Fijate qué contraste, aunque ambas son partes de una misma figura, abajo están los que corren, los que se enferman, los que reniegan de la lluvia buscándose botas de hule, abrigo y paraguas, arriba en cambio, la sensación de vitalidad y la veta romántica de los chorros celestes, con qué razón decía Jesucristo "Poned la mirada en las cosas de arriba..."
Tiene tantas aplicaciones eso...
Es interesante pensar en esas dicotomías, esos dobleces de la vida ¿no?...
Angel Elías dijo…
Es cierto de alguna manera hemos de ser una serie de contrariedades para crear un ironico equilibrio.

Jajaja yo adoro la lluvia, y otros la odian. otros dias yo la odio y otros van en su auto cuando yo estoy en la parada del bus.
Escondida dijo…
La lluvia?...
Uno de mis mayores encantos...
Como me ha gustado esto q escribes!!
Angel Elías dijo…
Escondida: Gracias por la visita, la lluvia es ese elemento que te devuelve la viatalidad, espero que mis palabras te ahayan dado un pocoquito de la mia

un abrazo

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín