Ir al contenido principal

Y luego, la Resaca…



Seguimos en el aniversario. Y la resaca está presente. Pero es una resaca inofensiva, de aquellas que llegan después de un exceso de alivio. Le toma una especie de taquicardia y luego estalla una energía que invade el lugar donde uno se encuentra. En este caso el blog.


El aniversario continúa, y las propuestas para publicación ya se encuentran por salir. Blogueros, y no tan blogueros escribieron historias relacionadas con el tema “tres años en tres minutos”. Lo cual me llena de orgullo presentarlos aquí, son personajes que en esa cabalgadura se empeñan en hacer de la literatura su modo de vida. Son en su esencia la mejor cara de nuestro lacerado país. Sonriamos la literatura puede salvarnos la vida, y uno que otro recuerdo



****
Las publicaciones denominadas como “Tres años en tres minutos” aparecerán a partir de esta semana. Y serán todos los miércoles. Mientras duren existencias.


****
Este momento del aniversario es importante. Es ese diluir de nuevas ideas formadas solo por el ingenio de nuevas mentes, de esas nuevas voces que de alguna manera viene a enriquecer el blog y esa es la intensión, crear un espacio lo suficientemente grande como para que quepan todas nuestras ideas.


****
El pino está revuelto, la marimba de descanso, los patojos dormidos en las bancas del fondo. Una radio suena al fondo con música norteña. Hay platos y hojas de tamal por todo el lugar, tres compadres brindando y uno más con la cara entre el pino amontonado frente a la puerta de salida. Entre los adornos se encuentran coronas de hojas de pino hechas por un desocupado, mientras todos bailaban y reían después de tres tragos y cinco boquitas.


La noche está avanzada, uno de los padrinos le ha pagado a la marimba otra hora para el pachagón siga. Otro de los invitados ha entrado con un par de botellas, chicharrones que ha conseguido en una casa con una bombilla roja en la puerta. Total es sábado.


Más al fondo una pareja de jóvenes se toman tímidamente de las manos. Se la pasaron bailando esa noche. Él logró llevársela cerca de donde se mantienen las sillas apiladas, para que luego terminen platicando en la calle, bajo la luz del poste, sentados en la acera.


Uno de los tíos ya sacaron un par de colados con unas cuantas miradas y el amague del arma en la cintura. No sin antes los intrusos hubieran bailado con unas invitadas y convidado de tamales con café caliente.


A esa hora todavía hay invitados sin comer, los organizadores se apresuran a sacar los tamales. Frente al fogón cada tamal sale con todo y humo de pino seco. Rápidamente aquel tamal sale y cae a un plato, luego con un cuchillo es intervenido, con habilidad cirujana, dejado al aire su masa blanca y roja con un corazón de carne de pollo, cerdo o res, según la suerte del comensal.


En la pista de baile, los únicos que bailan son dos focos que ayudaron a que ese patio no fuese tan oscuro. Alrededor hay sillas tiradas, platos escondidos tras macetas, tazas volteadas, retazos de adorno de papel crepé tirados entre los rosales.


La música del estéreo cesa y la gente parece despertar de un letargo. Aquella marimba que pareciera dormida poco a poco vuelve a la vida. Y suenan sus costillitas maderosas como queriendo saber si todavía puede hablar, si su disfonía era solo momentánea. Pic, pac, pic, pic, pic, pac, pec. Instantáneamente, como que esperara salir desde hace tiempo, suena Lágrimas de Thelma. Y la fiesta vuelve a tomar forma.


¡Salud!!


Ángel Elías

Comentarios

Walter Gonzalez dijo…
Ala vos ingrato, me hiciste viajar a mi Totonicapán en un ratito, supongo que todos los pueblos del altiplano son casi iguales, pero el pino de mi Toto huele diferente...
Angel Elías dijo…
Claro huele a pinabete, que rico!!!
pues casi todos los pueblos tienen ese carisma de sabor, de ruralidad que tanto gusta.

un abrazo walter.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín