Mi vidita te ando

La lejanía, el autoexilio, y la esperanza son formas de concebir la vida desde una perspectiva de sensibilidad absoluta. No hay nada como aceptar que se llora o se ríe después de un ensayo. Un juego de palabras para decir todo, cuando no se quiere decir nada.

No hay peor tortura, que exiliarse uno mismo. Dentro del cuerpo. Pero, eso no significa que se deje de sentir. Es todo lo contrario. Deja un hálito de sensibilidad que da hermosos textos poéticos, que de la mano de Alejandra Solórzano, nos sumergirá por los resquicios del pasado, para explicar el presente y entender el futuro.

La prosa poética, como una de las formas poco comprendidas de la literatura, pero no por eso, altamente poderosa, es la forma en la que esta escribiente narra con cotidianidad el mundo y sus formas.

Así le damos la bienvenida al mundo de Alejandra Solórzano, nueva columnista de la Antología del Desengaño, que esta nueva edición nos presenta sus credenciales. Dejemos que sus letras la presenten.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas populares