Ir al contenido principal

¡Con la Sele!… ¿Perdemos?


Ciertamente la Selección de Futbol de Guatemala ha decepcionado a muchos. La pasión de once temores corriendo tras un balón es una de las grandes pasiones de nuestro país. Y claro, cuando en lo único en lo que depositan la confianza les falla, entonces despotrican.


Es que desde los años romanos existieron circos para entretenimiento del pueblo. En ese entonces se arrojaban cristianos a los leones. Hoy, esta actividad ya no es permitida, por ello ahora la diversión del pueblo son otros cristianos frente a un balón. Aunque a veces pareciera que tiene los mismos resultados. Exponer nuestras miserias y carencias frente a un tumulto de gente a medio emborrachar y sentirnos felices por ello.


La integración social es uno de los elementos de cohesión entre el ser humano. Y uno de los elementos fuertes de nuestra sociedad es el futbol, y sobre todo la Selección Nacional. Envueltos en un ritual característico, apoyan al seleccionado. Unos de forma pasiva (observando el partido por Tv) otros de forma explícita (Pintas en el rostro, Porras, apoyo en el estadio) de ambos bandos el deseo de integración y de identidad social es evidente. Aunque lo peligroso de esta unión es lo frágil de la misma. En el momento de lograr un resulto adverso esta unión se vuelve una catapulta desintegradora de esa misma sociedad.


La identidad nacional queda resumida a estados resultadistas de futbol. Donde el total de goles a favor o en contra de una selección mancillada y a leguas no representativa, (más allá de un puñado de marcas comerciales) afecta directamente al guatemalteco.


Una selección que no representa al deporte mucho menos al guatemalteco, es la marca por “excelencia” de la identidad y de la unión social en Guatemala.


Pero, siempre será lo mismo. Millones de quetzales invertidos en 18 jugadores y su cuerpo técnico. Todo en lujos superfluos, en jacuzzis, saunas, masajistas, médicos especialistas, fisioterapeutas, psicólogos (por aquello de que mantengan la actitud derrotistas arrastrada por cientos de años) y demás enceres. Y que a la larga, todo ese dinero se vaya por el caño en 90 minutos de atontamiento masivo.


Monteforte Toledo lo decía, -en un país donde los niños no comen tres veces al día, cómo podemos esperar que metan goles –en todo caso la inversión está completamente desorientada. Enfocada al resultadismo, que a la larga tampoco obtiene los resultados deseados. En un país donde los niños juegan entre lodazales y balaceras, es insultante que un grupo de jugadores de dudosos privilegios despilfarren las ilusiones de las personas que ingenuamente creen que llegarán a un mundial. Aunque ciertamente eso tampoco es la gran gloria. Más allá de vanagloriar el ego (que está lo suficientemente inflado) de unos jugadores que se creen la divina garza.
En este país de contrariedades el apoyo a su selección es evidente y no podemos evitar, ni tampoco lo deseo, pero si podemos replantearnos nuestras prioridades. Y si el deseo es tan grande para llegar a una justa mundial. Pues estamos empezando mal. Y queremos comernos el pollo comenzando por el huevo.


La Selección Nacional de Futbol de Guatemala, no llegará al mundial. Y si llega no será un gran papel que haga.


Y ese apoyo de millones de quetzales a la Sele podría servir para escuelas, centros culturales, ediciones de libros para escolares, promoción de la lectura, introducción de arte dramático, pictórico, plástico, o literario con los niños de las aéreas rurales. O en otro de los casos introducción de nuevos deportes en las escuelas. Pero, claro, eso no conviene, total al pueblo, narcotizado con futbol.


Pero el tiempo habla, y deja al descubierto, que lo efímero de la ilusión futbolera no llega más allá del momento. Y los mismos darán la cara por Guatemala a pesar de los pesares.
¿Quién se mantendrá vivo en el tiempo: Guillermo “El Pando” Ramírez o un verso de Cardoza y Aragón?


Ángel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
De plano que sí, el pan y circo, ese gran invento de los romanos, o creo que fue de los griegos y copiado, nos mantiene bobalizados a todos.

Llamame, hay reunión de cuates hoy por la noche
Angel Elías dijo…
El pan y el circo de cada dia, asi es manin, que le vamos a hacer.

Epa!!! gracias por la invitacion hay te llamo!!1
zcgt21 dijo…
Desde cuando ganamos con la selección, sueños caen los hombros de estos "profesionales" nunca cumplen y quedan rezagados, la mediocridad cumple su cometido, entretengan a las masas que no vean la realidad.
Angel Elías dijo…
Zcgt:

A Las masas lo que piden y si circo quieren demosle canciones y cerveza...

Jaja me salio puro texto goliardo!!!

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín