Ir al contenido principal

Peor que el Desfile…



el ensayo. Nos encontramos a las puertas de la sonada o en este caso asonante, celebración de independencia en Guatemala. Lo peor que se tiene antes de esta celebración del 15 de septiembre es el ensayo de sus desfiles.


Realmente nunca estuve de acuerdo con ese tipo de celebraciones, comenzando por la absurda idea de hacer caminar a estudiantes de todas las edades, bajo el abrazante sol de septiembre, solo para que los adultos los vean. ¿Se ha visto acaso entretenimiento más absurdo? Por otro lado el sonido de los redoblantes y bombos es simplemente fastidioso. Y su ensayo en los colegios e institutos es peor. Cerca de la casa, los chicos se han tomado la molestia de ensayar tarde con tarde. Alterando los nervios y la tranquilidad del bosquecillo cercano. A la casa estos días ya no llegan aves al patio. Actitud que yo también tomaría si pudiera alejarme de tanta contaminación auditiva.


Desafortunadamente el guatemalteco no puede dejar de relacionar las fiestas patrias con los militares y tiene, a fuerza de empujones, que sentir el redoblante en los oídos para sentirse patriota. Como que la milicia y este caso los sonidos de tambores militares tuvieran algo que ver con la nacionalidad. ¿Todavía tenemos ese pensamiento de ver a los militares como los salvadores de la patria?


Ciertamente, pareciera que los desfiles fueran más representativos que la Marimba o la Monja Blanca. En el primero los algunos jóvenes se sienten más identificados con los desfiles que con la marimba. En el segundo los niños han visto y asistido a más desfiles que visto una Monja Blanca.
Entonces, ¿Qué hacemos de nuestra sociedad? Un montón de clones de falsa nacionalidad. Empezando por ese circo al que llaman desfile, que para estos años ha bajado de intensidad militar.


En mi primaria, el desfile era obligatorio. Marchar y mantener el paso. Eso al ritmo de los bombos y redoblantes. Todo por las calles maltrechas y llenas de charcos por la lluvia de la noche anterior. ¿Si eso me hizo más patriota? Pues lo dudo.


La educación en Guatemala adolece de muchas cosas. Y las principales en la formación ciudadana que no se da con un vacío desfile. Ni mucho menos con el sonar de tambores en la calle. ¿Dónde hemos dejado nuestro sentido común? ¿Es que en todos estos años no pudimos darnos cuenta que llevamos el rumbo equivocado? ¿Qué, acaso no nos damos cuenta que vamos directamente a un callejón sin salida y creamos niños sin identidad? Una identidad que, en Guatemala, no llega más allá de cantar el himno nacional en la plaza municipal, frente a su escuálida figura ondeando en lo alto. ¿Debemos exponer así nuestras debilidades, y no darnos cuenta de ello?


En Guatemala se premia la mediocridad, se premia lo inaudito. Se celebra una independencia indefinida. ¿Pero quién se recuerda de la fecha de la fundación de Guatemala como República? O ¿Cómo celebran la Revolución de 44?


Ciertamente estamos de cabeza. Y la educación no da marcha atrás. Y las actividades arcaicas que no han dado resultado las seguimos replicando. ¿Esperamos una Guatemala diferente con más bombos y redoblantes cada año en las calles?



Ángel Elías

Comentarios

Walter Gonzalez dijo…
Que tan Angel, te comento que estoy totalmente de acuerdo con vos, pero así es nuestra Guatelinda, por alguna razón que no entiendo el país parece disfrutar esos terribles retrocesos de vez en cuando, que mala memoria tenemos ¿no?
cuando era chica me gustaban por ver a los chicos tocar los instrumentos de la banda, claro esta.... !saludos! !mucha tolerancia con eso!!!!
Angel Elías dijo…
Walter: Desfortunadamente asi es, este pais de contrariedades lo hace todo con los pies, hasta marchar...

Mich: Es paradojico, el uniforme tien cierto atractivo, pero eso por cierta cuota de poder que se aparenta... Tolerancia, diganselo a aquellos que hace que mis paredes tiemblen al compás de bombos.
Pirata Cojo dijo…
¡Ay! el desfile, yo con todo mi antimilitarismo marché en mis dos años previos a la graduación, comparto totalmente lo que decís, a estas alturas de la vida lo veo como un ejercicio tan falso como una moneda de Q.0.75, en fin, las bandas marciales si me gustan.

Te envié el correo, si no escribime a mfvargasb@gmail.com
Angel Elías dijo…
pirata!! gracias por darte la vuelta por aca.

voy a tenrme que aguamtar las marchas y los bombos todo este mes, sera largo, pero Necesario?

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín