Ir al contenido principal

Vida Apasionante III

Nuestra Gente, Nuestro País


Llevo varios días observando detenidamente a nuestra gente y el sistema de vida de nuestro país. Si bien es cierto todos hablan del gobierno, la inflación, el mal sistema de salud y educación, no se han percatado en cuan privilegiados somos al contar con un clima perfecto; rodeados de montañas y volcanes majestuosos.


Nuestra ciudad va evolucionando cada día con cientos de personas velando por el buen funcionamiento del transmetro, nuevos pasos a desnivel, mejoramiento de rutas y aunque muy odiados por algunos, trabajan bajo el sol y la lluvia están los agentes de EMETRA, ellos para el beneficio de todos.


Y que hay de nuestros hogares: tortillas calientes o buen pirujito, frijoles, chirmol y la familia sentada a la mesa compartiendo las actividades del día. Otros tipo cine frente al televisor viendo el programa favorito o aquellos que comen fuera con un grupo de amigos. Cada uno a su manera, pero al fin afortunados.


No hay razón alguna para envidiar el estilo de vida europeo donde comparten no solo habitación sino cocina y cuarto de baño con desconocidos, donde no existe la calidez de cruzar miradas e intercambiar sonrisas en las calles; no digamos de compartir la sombrilla en un dìa lluvioso.


Definitivamente no hay como nuestra gente arrecha, sonriente, platicadora, servicial, diligente y esforzada capaz de levantarse de lunes a domingo a las cuatro de la mañana y estar listos para montar su puesto y ofrecernos el mejor servicio: ¨Mire sin compromiso mi reina¨. ¨pruébeselo si gusta por acá tengo un espejo¨. No cambio a mi Guatemala por nada , un país pequeño, pero lleno de gente GRANDE como tú.


Aminta Paiz

Comentarios

VÍC § dijo…
La grandeza de un país no se mide por su extensión, si no por la gente que lo conforma como tú bien lo señalas, la calidez que existe entre sus habitantes es algo que se debe valorar mucho, un amigo mío tuvo la fortuna de ir el año pasado de visita a Suecia, y me comentó que allá la gente aunque sean conocidos casi no platican, no se hacen chistes, muy poca gente sonríe y sólo 3 personas de las casi 25 a las que les preguntó lo auxiliaron con los problemas típicos de un turista; el piensa (y estoy de acuerdo) que la sonrisa en la cara en Suecia es una particularidad
Walter Gonzalez dijo…
Decía mi abuelo que hay quien de tanto estar bien sentado se cansa y va a buscar una piedra, por lo que dices creo que mi abuelo tenía razón, definitivamente no sabemos lo que tenemos hasta que lo vemos perdido...
... dijo…
Totalmente de acuerdo con ambos! A veces olvidamos lo dichosos que somos al ser guatemaltecos!
CIUDADANO CERO dijo…
Es facil decirlo, pero...
qué triste ver que las leyes no se cumplen,
es triste ver la pobreza y violencia que aterra nuestro país, es triste ver que somos destripados por autobuseros, que no hay hospitales, centros de salud suficientes, para cuando cae la sagrada lluvia albergar a humanos, que cada día hay centros comerciales, hermosos aquitectónicamente, pero... ¿hospitales de buen nivel?, hay agua pero nos ahoga, hay luz, pero muchos ciegos por la falta de un foco para estudiar, leer. Ah lo que los sistemas han sido manejados para crear una especie de colador.
Piensa en esto: Si bien es cierto el transmetro, ha creado trabajo, ha creado cierto orden, pero a costas de quien o quienes. Es facil vestir a nuestro país de corte típico, pero a caso este no era un distintivo de esclavitud, de identidad pero de los terratenientes a los cuales tuvo que adornarse de flores y hermosos pájaros. Triste pero cierto, tenemos que adornarnos, estamos en una islita llamada Guatemala, con un inconsciente colectivo, creado para y beneficio de quienes así lo han decidido, nada viene por nada, si tu te dieras cuenta de las estrategias para manejarnos... querida, talvez cambiarías de opinión, ya no deberiamos dar loas a algo que desde hace mucho tiempo tenía que haber sido. Se habla que los europeos tienen la vida programada, y que son fríos, de acuerdo, y que tienen altas tasa de suicidio (pero tienen su propio órden y su propio pathos), no quiero desanimarte, me ha gustado lo que escribes, pero, querida (creo eres mujer por quien firma), es bonito lo que dices y tratas de ver la cara positiva, pero son adornos en un güipil en blanco, la verdad tras de cada corte, tras de cada canasto, tras de cada venta de chuchitos, habría un ingeniera civil, un doctor, un chef, ¡qué ricos nuestros chuchitos!, tras nuestros abuelos, indios, hombres, azules y rojos, hay un hombre que murió y transcendió pero... talvez fuéramos mejores si no nos hubieramos conformado, si no hubieramos dicho sí a todo, pero míranos, ¿seríamos mejores?... talvez sí, talvez... no, tanto intelectual asesinado ayer, hoy... A pesar que soy de la idea que la cosa és y punto, y que todo va de mano de los cristales con los que miramos, mirar, ¿qué es mirar?, vernos con nuestras perpectivas, con eso que queremos mirarnos para no llorar. Un abrazo, y sin ninguna mala voluntad, lo que escribes es bueno, son tus cristales, los míos, están opacos... talvez. Patético talvez. Desencantado... a lo mejor.
CIUDADANO CERO dijo…
Perdón señorita Aminta Paíz, por no haber caido en cuenta de que usted formaba parte del grupo de Elías, (mi gran problema... el despiste), espero no le haya molestado mi perspectiva, tan personal de ver Guatemala, usted trata de levantarnos el ánimo, se lo agradecemos, talvez eso nos hace falta y no tanto desencanto y pesadumbre. Le felicito por su texto, usted mejor que nadie me comprenderá de esta situación caótica de nuestro país, en un momento pensé y disculpe, que usted se había alejado de nuestra realidad, pero son sus perspectivas personales y muy alentadoras.

Un saludo con cordialidad y respeto hacia su persona, y muchas gracias por leer mis comentarios tan extensos. Así soy siempre que leo a conciencia a alguien, tambien reparo, no escondo la mano.

Gracias.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín