Apofonía II


Palabras: Las palabras siempre han sido refugio de los soñadores. Desde tiempos inmemoriales el hombre ha sentido esa fascinación por ellas. Se dedica a buscarlas, explorarlas y con el tiempo tatar de ponerlas a su servicio. Aunque en esa tarea, poco democrática, siempre las palabras terminan revelándose a toda costa.


Noviembre: Por alguna extraña razón, este mes me parece espectacular. Sus cielos amplios y despejados, sus vientos que soplan levemente en la cara, cargados por el anuncio, solo el anuncio, de épocas invernales.


Noviembre ha sido por excelencia mi mes favorito, y con el ansia que solo la espera que un año me puede dar la recibo con benevolencia, ya en la ventana, desde donde escribo estas palabras, en este domingo de 2008, en este momento, veo rodar lentamente el tiempo sobre los tejados y los recuerdos juegan a escapar por las ventanas de las casas vecinas.


Nubes: Gatos con patitas de algodón que se enredan en el juego de perseguirse unos a otros.

Sueños: ¿Qué son los sueños? Aspiraciones proféticas. Un sueño es saber que se tiene la razón en algo y nadie pueda decir lo contrario.


Poesía: A estas alturas la poesía puede salvarte la vida. O puede ser el arma más poderosa contra la desesperación. Es ese conjunto de palabas conexas que no lo parecen y que en algún lugar del mundo, en algún refugio, alguien más las comparte.


Poesía II: Es tu mirada penetrante, pidiéndome compartir los sueños.



Libro: Es ese elemento, al que le huyen ahora los estudiantes, pero que se puede volver un gran aliado, en esas noches de desesperación e insomnio.


Política: En la política existen dos personajes. Que con el tiempo y las vicisitudes se encuentran, unos que descubren que son engañados y otros que descubren nuevas formas para engañar, a los anteriores.


Música: una cadenciosa secuencia de sonidos aptos para recordarte que la poesía no son solo palabras, sino un sinfín de a acordes que te transportan a algo mucho más allá del pensamiento.



Palabras II: Muchas veces el lío con las palabras va más allá de no encontrar las correctas. El lío uno lo encuentra cuando encuentra las correctas y se las dice a la personas indicada.


Felicidad: en la felicidad siempre hay alguien que la provoca y no lo sabe. Por otro lado, hay muchos que la gozan y tampoco saben que son felices. Yo me encuentro entre quienes la buscan.



Poemas Parami: son esos textos que atropellándose salieron con la espontaneidad de la llovizna. Para recordarme que no todo estaba perdido. Y que mi escritura solo necesitaba, otro impulso.


Ángel Elías

Comentarios

Entradas populares