Ir al contenido principal

El guatemalteco del Caos



Simplemente inconcebible y caótico. Este país se cae a pedazos sin que se pueda hacer gran cosa. Por un lado un estado corruto y por otro la apatía nacional. Una apatía provocada tal vez por la imposibilidad frente a la miseria. Entonces el guatemalteco se vuelve un ser indolente y casi sin alma. ¿El guatemalteco ha perdido la posibilidad de maravillarse? Claro, es evidente que el guatemalteco ante tanto desastre ya no se conmueva con nada. Todas las noches se atiborra de imágenes dantescas que regalan los noticieros. Cargados de tristeza disfrazada de noticias, y el guatemalteco degluta cada imagen extasiado al principio y ahora simplemente como una nota más.


En Guatemala, donde la miseria pulula campante por las calles, este mismo guatemalteco, trata de evadir esa realidad que lo golpea con imágenes sofisticas y artificiales de felicidad. Los que queden van de compras a los malls, y lo que no tienen más allá de sus sueños inconcluso de consumo simplemente se conforman con ver. Y en el peor de los casos comprar la felicidad a plazos.



Y entonces este guatemalteco se narcotiza con las compras y se encandila con los colores de los centros comerciales, que le dan la imaginaria sensación de seguridad. Y es que para despertar en un país tan violento como este, a veces mejor no despertar y llenar esa sensación de vacío con consumo.


El guatemalteco necesita escapar de su realidad, que lo consume lentamente, que lo asfixia. Por ello huye a lugares donde todo lo irreal puede ser real. Y donde las cosas malas no existen. Este guatemalteco está cansado de ver estadísticas que le proyectan que el próximo asaltado puede ser él.



Por ello el ciudadano común evade. Se encierra en las paredes de su casa, tras varios candados y dos garitas de seguridad. Entonces la seguridad es el servicio más preciado.



Ahora el ciudadano es temeroso por ello huye a los centros comerciales, donde la aglomeración le hace sentirse seguro y donde la iluminación le da la oportunidad de caminar con tranquilidad. Por ello busca los lugares iluminados y de mucha gente. El guatemalteco tiene una animadversión a la oscuridad. Y es lógico, la asociación de ella a la maldad es evidente. En lo oscuro se esconde cualquiera. Y eso lo sabe por eso le huye.



El ciudadano está enfermo. En una sociedad aún más enferma. Donde los medios de comunicación hacen de la televisión una carnicería, de la radio un canal de lamentos y de la prensa escrita un circo romano, no hay muchas opciones a pensar lo contrario.
Entonces mientras esta sociedad se descalabra, nadie quiere salvarla, total la ley de que se sálvese quien pueda parece ser el lema de batalla.



Ángel Elías

Comentarios

kike dijo…
la psicosis comienza esa psicosis que mas parece la misma tradición que la navidad
Angel Elías dijo…
Es cierto, para estas fechas siempre se mantiene la psicosis, y hasta se puede comprar en los malls.

Saludos Kike.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …