Ir al contenido principal

Oremos por Guatemala.


Dentro de la psiquis de Guatemala, lo único que queda es orar. Porque se siente desahuciado. Cuando las esperanzas se pierden simplemente queda esperar el milagro a través de la oración. Creemos que este país ya no tenemos remedio posible, que la solución de nuestros problemas más profundos caerá del cielo, envuelto en un halo de divinidad. Lo cual es completamente falso, pero reconfortante para pensarlo.

En una reciente entrevista, el Ministro de Gobernación, Salvador Gándara, (que de salvador no tiene nada) menciona que pedirle a Dios que el Cachetes (integrante de una peligrosa banda de sicarios y narcos, apresado recientemente) que no se escape. Simplemente unas declaraciones irresponsables y fuera de toda credibilidad. ¿Es posible que le pida a una divinidad una tarea que a leguas se sabe es responsabilidad de este Ministro? ¿Si se escapa “El Cachetes” es porque Dios así lo quiso? De ese calibre son nuestros administradores públicos. Entonces el mensaje que se le envía a la población es de que “nos agarren confesados”, declarándose incompetentes en temas evidentemente mortales y terrenales. Y para los cuales se derrochan millones de quetzales.

Pero viéndolo bien elegimos a nuestros reflejos. Por un lado un pueblo tan oprimido como el nuestro, ve la salvación como algo divino, y el sufrimiento terrenal compensado por la ilusión de más allá confortable. Aquí compramos el cielo a plazos y con llanto.

Por otro lado, a una jornada de oración hecha recientemente presentado por Palau, llega ni más ni menos que el Presidente de la República guatemalteca. Sube al estrado y pide que oremos todos por Guatemala, que lo necesita. ¿Oramos para que él encuentre el rumbo? ¿Para que simplemente renuncie o se declare incompetente? ¿Oramos para que pronto acabe su mandato? Los mensajes que envía el gobierno son de desesperanza, a pesar de que ellos se declararon alguna vez el gobierno de la esperanza.

Cuando una sociedad llega a la conclusión que la oración es lo que nos queda, estamos perdidos, hemos extraviado nuestra confianza. Ya no podemos ocultar nuestra impotencia y elevamos la vista al cielo, para que nos lleguen las respuestas. O para que simplemente nos lleven los extraterrestres a un mundo mejor.

Dentro del comportamiento social, el sentimiento de impotencia se refleja en actos que aparentemente no ayudan, pero que hacen que el individuo se desahogue o confié en algo o alguien que no les pueda fallar. O en todo caso en alguien que confiemos con fe ciega y que no cuestionemos sus decisiones. En este caso el hombre es demasiado imperfecto y corrupto para aceptar esa responsabilidad.

El mensaje general de este gobierno, oremos porque ya no podemos hacer nada. Y que Dios se apiade de nosotros. Recordemos que un slogan propagandístico en la campaña pasada llevada por Giamattei rezaba: “Dios bendiga Guatemala” ¿Acaso no la bendice lo suficiente? ¿Acaso todo lo que pasamos es porque él se olvido de nosotros? No lo creo, nosotros somos la consecuencia de nuestros actos. Y sólo nosotros, tenemos la potestad de cambiar nuestro destino. ¿Cómo? Tomando buenas decisiones y asumiendo nuestras propias disposiciones, participando como país. Algo un tanto difícil cuando pretendemos que el vecino se preocupe por nuestra basura.

De lo contrario, ni Dios se apiadará de nosotros.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…