Ir al contenido principal

Noj XIII

YDÍGORAS

Por. Guillermo Paz Cárcamo

Cuando cayó Ubico, Miguel Ydígoras Fuentes ya era general e ingeniero topógrafo; había sido jefe político en San Marcos donde actuó con ferocidad ubiquista y fue embajador en Colombia e Inglaterra y agregado militar en Washington. Abanderado del cachurequismo fue contrincante de Arbenz por la presidencia; derrotado, se unió a la invasión mercenaria de la CIA-Castillo Armas donde pretendió ser el jefe expedicionario.

“El Caudillo” se apoderó de la presidencia e Ydígoras quedó en la sombra, pero cuando los compinches de Castillo Armas lo asesinaron, la incertidumbre cundió y se terminó llamando a unas elecciones donde Ydígoras volvió a ser candidato. Para quedarse los liberacionistas hicieron fraude y entonces Ydígoras protestó plantándose las tardes frente al Palacio mientras una multitud, de gentes y ciclistas insurreccionados, daban vueltas y vueltas al parque, respaldándolo. Con ese desborde, los fraudulentos tuvieron que hacer nuevas elecciones.

En esta ronda el General ofreció: aplicar la ley con mano de acero inoxidable, una gallina en el puchero de cada chapín, política de borrón y cuenta nueva, industrialización, rescatar Belice y otras minucias. Saltó cuerda en la TV para demostrar que con 63 años no estaba tan viejo como decían y que haría lo que decía. Ganó las elecciones y tomó posesión el 2 de marzo de 1958.

Al rato la gente empezó a ver que tenía manos picaras y no de acero inoxidable, porque el General pinchaba cuanto negocio había y si no había, lo inventaba. Inventó ponerle al guaro y bebidas tapas que se rompían al abrir el envase en lugar de las tapas con sello de papel del Estado; un negocio multimillonario que dio a su yerno, un inglés flemático más pícaro que el suegro. Truqueo las Fincas del Estado por propiedades de inferior valor o deudas inventadas con sus amigos íntimos -ej. Juan Mini- . Esta rapacería Ydigoriana del patrimonio estatal, con el tiempo se sofisticó como lo apreciamos ahora.

La gallina no llegó a todos lo pucheros, pero con Moreira, un cubano gusano, montó un enorme negocio de crianza, destace, mercadeo y restaurantes de pollos y huevos. Así empezó el Mercomún que posesionó una industria de ensamblaje-desgravada de sello norteamericano para Centroamérica. Esto fue un negociaso para pocos y explotación de cientos de miles. Es la base del remedo de industria que tenemos hoy

Belice lo platicó con EU y estos le ofrecieron mediar para su devolución a cambio de implantar, en el país, una base clandestina para invadir Cuba. Aceptó la mentira y en la finca de su amigo Roberto Alejos construyeron pista para bombardeos y cazas, bodegas y cuadras para 2 mil mercenarios. Feliz, obvió a oficiales dignos que se levantaron en armas el 13 de nov del 60 reclamando honestidad y expulsión de los mercenarios. Ydígoras montó la “operación látigo” y con los mercenarios cubanos bombardeo las fuerzas nacionales que fueron descoyuntadas luego de dos días combate. Aquí se inicia la guerrilla y la independencia de Belice.

Al borrar y contar de nuevo, proliferaron partiditos con dueño, pero impuso una ley electoral donde si su partido ganaba, ganaba y si perdía también ganaba. Con esta ley efectuó un grosero fraude electoral que tuvo la virtud de unir todo el pelaje político desembocando en las insurrecciones de Marzo-Abril del 62. Para sofocar este movimiento asesinaron a civiles indefensos e hirieron a decenas; centenares pararon en la cárcel; exilió a líderes políticos y por último nombró un gabinete chafarote, antecedente del militarismo estatal posterior.

Además de saltar cuerda, iba con él un enano jorobado que le daba suerte, misteriosos consejos y le adivinaba los sueños. Así, en un enánico desatino puso a su prima como ministro de educación: la Maciste le decían; marimacho famosa, de pelo corto, patillas, traje entero con corbata que apenas disimulaban sus tetotas e ignorancia; rodeada de hermosas mujeres tomó posesión del cargo, al tiempo que estallaban huelgas magisteriales y estudiantiles. Así se confirmó que la educación no desvela ni al Estado, ni a los poderes fácticos.

Tal era el relajo político-social y la “corrompición” que un 31 de marzo de 1963 un tanque derribó la puerta de la Casa Crema apresaron a Ydígoras y su mujer y en pijama los metieron en un avión para el exilio.

Esto y más, sucedió hace 50 años. Y uno siente que en algo seguimos igual, en la mayoría peor y en casi nada mejor. Como sino hubiera pasado agua bajo los puentes.

Comentarios

Angel Elías dijo…
Increible, digno de una novela de ficcion, es cierto somos gobernados por seres salidos de la imaginacion mas lugubre de la literatura.

Es terrible, y con todo ello se dice que somos felices, pero en nuestra infelicidad.

gracias por las colaboraciones Guille...
Anónimo dijo…
Así es esta historia. Si uno cuenta esto en otro país, no te lo creen, o creen que tenes una imaginación ilimitada.

un saludo

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín