Ir al contenido principal

Picuegallo XVII


Refugio.

Ese silencio es necesario. Muy necesario. Pero en realidad es una ausencia de sonidos un tanto rara. Obligada. Al estar en pausa esta semana, pude retomar algunos libros, mientras muchos se zambullían en una piscina, yo como todo buen ermitaño, me refugié en un par de lecturas.

La primera parte de la semana, la lectura me llevo por uno de los mejores poetas de Guatemala, Anclado en esta tierra, es el título del libro de Manuel José Arce, que tuve entre mis manos. Una antología con una poca de su poesía, su diario de escribiente (Prosa) y el gato que murió de histeria (teatro). Hace a pincelazos de la gran obra de este prolífico autor. Recomendable para corazones heridos, por cualquier motivo. Y por supuesto, después de cortarse las venas con la poesía, a reírse de la vida con el diario del escribiente y para verle la cara a la injusticia del mundo con El gato murió de histeria. (Los poetas también podemos ganar)


El segundo Libro: Fechas Inciertas de Luis Eduardo Rivera, acercarse a la prosa de Rivera nos recuerda que cada evocación puede volverse un pasaje para escudriñar lo que somos. Relatos breves a modos de ensayos o ¿Ensayos a modo de relatos breves? No estoy muy seguro, pero de lo que sí estoy seguro es que es una lectura amena y muy gratificante. Este tipo de lecturas se leen de un solo tiro, y se repasan lentamente. Ciertamente Rivera es uno de los escritores representativos de la época, y que de alguna manera con sus letras vienen y refrescan con su intimidad a una literatura local actual, que es demasiado exhibicionista.

¿Cuál es el miedo de nuestros miedos? Luis Eduardo Rivera, con Fechas Inciertas hace que la vida y su existencia ya no sean tan inciertas. Y en definitiva un libro para no perderse.

****
Tercer Libro: El Libro de los Amores Ridículos, un libro que hace enfrascarse en el mundo de Kundera. Milan Kundera, escritor checo radicado en Francia, hace a través de este libro liberar hipótesis sobre las relaciones sentimentales que a todos nos atormentan. Con sus relatos, refleja seres humanos imperfectos pero que buscan de alguna manera la forma de pasar la vida. La lectura de este libro nos contiene un humor negro y una acidez en la forma de narrarlo que hace que los lectores se maten de la risa al verse reflejados allí. Aunque en realidad este libro no es la casa de la risa. Es un llamado a filosófico de cómo nos navegamos en nuestra vida sentimental, y relaciones de pareja. En lo personal, La manzana dorada del eterno deseo, es uno de mis cuentos favoritos. La facilidad y la hilaridad de los relatos hacen de ésta, una lectura recomendable, mucho más cuando las explicaciones más cuerdas en lo que hacemos fracasan.

****
A todo ello la lectura, es el pasaje para la interioridad del autor, para colocarse los lentes de su vida. ¿Comprar un libro es una pérdida de dinero? Si no lo lee, sí.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…