Ir al contenido principal

El irreverente del espejo


Los guatemaltecos somos y hemos sido ceremoniosos, perniciosos, incultos, ingenuos rayando en lo atarantados, silenciosos, apagados, chismosos, un país de bolas, muy dados a la imitación, con poca capacidad para el diálogo, malinchistas, clasistas, entre otra serie de monerías, en pocas palabras de gente “a la Tortrix” (lapsus para el comercial). Somos tan únicos que a veces se agradece que no seamos más.

El espejo irreverente, libro de Raúl de la Horra, nos devela tal y como somos. Con todo y nuestros zapatos sucios. Durante el transcurrir de las páginas nos reflejamos y con una sonrisa de complicidad nos reímos de nosotros. Algo que muy pocos veces hacemos. Pero no es que sea un manual de chistes sino porque es un manual de cómo ser guatemalteco y no enloquecer en el intento. Este libro es una antología de sus columnas periodísticas publicadas en elPeriódico de Guatemala.

Ciertamente de la Horra con su particular forma de ver la vida nos devela, nos da soplidos, sopapos y mazazos en la cabeza para que enderecemos el barco al que llamamos Guatemala. Dentro del libro, que es la reunión de muchos analistas escondidos en cada esquina de la ciudad de Guatemala. Con ironía un tanto de sarcasmo, nos vemos envueltos en realidades que al terminar de reírnos nos preguntamos, ¿Por qué? Y simplemente nos echamos a llorar.

El espejo irreverente con un humor ácido nos sumerge entre lo que somos, la consecuencia de una reprimida y altamente tóxica sociedad. Y quienes hemos vivido aquí durante toda la vida nos hemos hechos inmunes. Con historias y narraciones El Espejo Irreverente sopla lentamente y nos saca de esa caverna en la que únicamente vemos sombras.

Entre las líneas encontramos al psicólogo, sociólogo, padre adoptivo, amante inconcluso, entre otros entes que escribe constantemente sobre nuestro país. Eso sí, sin falsas posturas, sin nacionalismos absurdos, campañas inútiles para sentirnos patriotas. Sin toda esa basura mediática, que ha lecho de nosotros un pueblo de iletrados. Y a ello un país frustrado y con malos resultados a todo nivel. “Si la iglesia católica nos habituó con sus moralinas a sentirnos niños de teta, las diversas iglesias neopentescostales, por su parte, tratan abiertamente a sus siervos como retrasados mentales” Ciertamente las cosas son como son y no se puede seguir dando al hijo leche con biberón.

Raúl de la Horra, no tiene reparos para contarnos cuál es el pie más largo que el otro. Y por supuesto acierta. Esto en los aspectos que toca en su libro. La columna periodística, género periodístico manoseado, es uno de los peor cultivados en este país. Por otro lado, columnistas que en realidad valgan la pena leer, en cualquier temática es muy difícil de encontrar. Aunque en este país, es un tanto más difícil encontrar una mente lúcida y que se pueda expresar.

Raúl de alguna manera lo logra. Sacar la cabeza de la cubera llena de cangrejos guatemaltecos para respirar un poco y regresar a contar que allá, afuera, hay mucha más agua donde jugar.
El Espejo Irreverente, libro de Raúl de la Horra, editado por Editorial Cultura lo pueden conseguir en cualquier librería del país. La cordura se vende por separado.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…