Ir al contenido principal

A25


Luego ves pasar rápidamente los años, con todo y sus ojeras. Y ves a tus amigos, los del barrio, los de la escuela, los únicos los inseparables con los que marcabas los mejores goles, ya con corbata y durmiendo dentro del bus rumbo al trabajo. Y los saludas y te despides, como quien se despide un recuerdo. Con una sensación de lejanía. Y se habla de lo mismo, de todo lo que fue y luego de la nada. Esa conversación se acaba. Y es normal. Alguna vez dejaremos de ser soñadores, y nos volveremos sus cazadores. En la búsqueda de la niñez perdida.


A los años, con algunas arrugas volteamos y vemos ese tramo recorrido. A los hijos de nuestros amigos, a las esposas de ellos y a sus exesposas también. Uno que otro café con antiguo amor de colegio; ahora con problemas de colesterol, y con unos hijos, según ella, latosos. A los años es inevitable hablar del pasado. De recordar y reír un tanto más de las tonteras que fuimos. A los años somos un poco más viejos. Somos menos soñadores, más expectantes. En esos años vemos como nos corren nuestros errores, y hemos aprendido a vivir con ellos. También nos persiguen nuestros aciertos.


Y los amigos nos cuentan sus historias. Y los amigos se encuentran en la calle y se saludan con un abrazo. También están los que nunca se vuelven a ver. Los que pasaron a formar parte de la historia y que se tienen referencia por un viejo conocido. Siempre es así. Somos seres llenos de recuerdos, llenos de nostalgias, llenos de vistas para atrás.


Ahora, al regresar al trabajo. Al escribir estas letras. Al sentarme en el escritorio que me ha visto los últimos años, me susurro un feliz cumpleaños. Y con el paso del día aparecen algunos amigos, unos cercamos, otros circunstanciales. Y todos los años rostros nuevos me dan ese abrazo de cumpleaños. Y otros ya no se acuerdan. Es la constante. He de confesar que yo he olvidado cumpleaños. Y un pastelito no faltará por lo menos este año.


Pero sé, que no siempre será así. Que uno de estos años será un día más, para todos. Que se perderá en la historia. Que los únicos platillos que sonarán serán los que yo mismo me toque.
Y cada fecha de ellas siempre será diferente, con rostros distintos y con nuevas ausencias. Porque siempre se pierde a alguien ese día. Y aunque quisiéramos que apareciera sabemos que nos será así. Que no todos estarán. Que serán los que tienen que ser y nadie más.


En este cumpleaños, al voltear a ver. De ver el pasado con sus figuras inamovibles, pareciera que el futuro no es más que un juego engañoso. ¿Cuántos de nosotros no se entusiasma con el futuro? Labor noble, pero inestable. El futuro es el elemento más movible y cambiante. El que no depende de nosotros, el que no podemos explicar.


Hoy en este cumpleaños, a un año más lejano de aquel recinto intrauterino, me siento aún más intra, aunque menos uterino.


En este cumpleaños los rostros son diferentes. Simplemente son otros…


Ángel Elías

Comentarios

Patricia Cortez dijo…
Felicidades, felicidades, que bien los cumplas...
bueno, a los 25 uno cumple y bien, y el mejor periodista cultural de Guatemala, pues también.
un abrazo.
Fernando Ramos dijo…
Feliz cuarto de siglo Ángel.

Sos un completo patojo.

Un abrazo
ruth dijo…
feliz centenario, maistro del caite!!!
y que cumplas 20000000 mas, pero que no nos enteremos
Angel Elías dijo…
Patricia: los 25 se cumplen también que a veces parece que uno los cumple cada año... lo del periodista cultural, van a creer que ya no hay mas jajajaja

Fer: gracias por lo del cuarto patojo y completo siglo. Solo te falto patojo malcriado

Ruth: me siento el hombre bicentenario. caites, solo los usaba cuando me llevaban con la virgen de guadalupe.
Esos son tantos años que no se cuantos son...
Anónimo dijo…
Me alegra saber que estas bien y que tengas un nuevo año para celebrar y realizar todos tus proyectos. FELIZ CUMPLE Angelito, Geldi
Angel Elías dijo…
Geldi como siempre he sabido, una amiga siempre esta en estos buenos momentos... gracias por estar alli

un abrazote
Ángel Cometa siempre poeta, nuevo ex-patojo. Ni modo mano: el primer cuarto es el aviso de que en algún momento se tendrá que dejar el traje de "poesía joven". Mientras llega, podemos pedir otro, pero no de XL, tu edad amerita algo mejor.
Angel Elías dijo…
tuve alguna vez lo de poesia joven?
realmente las cosas son como son... jeje
el xl lo dejamos para despues, la edad se pone cada vez mejor... o peor

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín