Ir al contenido principal

A25


Luego ves pasar rápidamente los años, con todo y sus ojeras. Y ves a tus amigos, los del barrio, los de la escuela, los únicos los inseparables con los que marcabas los mejores goles, ya con corbata y durmiendo dentro del bus rumbo al trabajo. Y los saludas y te despides, como quien se despide un recuerdo. Con una sensación de lejanía. Y se habla de lo mismo, de todo lo que fue y luego de la nada. Esa conversación se acaba. Y es normal. Alguna vez dejaremos de ser soñadores, y nos volveremos sus cazadores. En la búsqueda de la niñez perdida.


A los años, con algunas arrugas volteamos y vemos ese tramo recorrido. A los hijos de nuestros amigos, a las esposas de ellos y a sus exesposas también. Uno que otro café con antiguo amor de colegio; ahora con problemas de colesterol, y con unos hijos, según ella, latosos. A los años es inevitable hablar del pasado. De recordar y reír un tanto más de las tonteras que fuimos. A los años somos un poco más viejos. Somos menos soñadores, más expectantes. En esos años vemos como nos corren nuestros errores, y hemos aprendido a vivir con ellos. También nos persiguen nuestros aciertos.


Y los amigos nos cuentan sus historias. Y los amigos se encuentran en la calle y se saludan con un abrazo. También están los que nunca se vuelven a ver. Los que pasaron a formar parte de la historia y que se tienen referencia por un viejo conocido. Siempre es así. Somos seres llenos de recuerdos, llenos de nostalgias, llenos de vistas para atrás.


Ahora, al regresar al trabajo. Al escribir estas letras. Al sentarme en el escritorio que me ha visto los últimos años, me susurro un feliz cumpleaños. Y con el paso del día aparecen algunos amigos, unos cercamos, otros circunstanciales. Y todos los años rostros nuevos me dan ese abrazo de cumpleaños. Y otros ya no se acuerdan. Es la constante. He de confesar que yo he olvidado cumpleaños. Y un pastelito no faltará por lo menos este año.


Pero sé, que no siempre será así. Que uno de estos años será un día más, para todos. Que se perderá en la historia. Que los únicos platillos que sonarán serán los que yo mismo me toque.
Y cada fecha de ellas siempre será diferente, con rostros distintos y con nuevas ausencias. Porque siempre se pierde a alguien ese día. Y aunque quisiéramos que apareciera sabemos que nos será así. Que no todos estarán. Que serán los que tienen que ser y nadie más.


En este cumpleaños, al voltear a ver. De ver el pasado con sus figuras inamovibles, pareciera que el futuro no es más que un juego engañoso. ¿Cuántos de nosotros no se entusiasma con el futuro? Labor noble, pero inestable. El futuro es el elemento más movible y cambiante. El que no depende de nosotros, el que no podemos explicar.


Hoy en este cumpleaños, a un año más lejano de aquel recinto intrauterino, me siento aún más intra, aunque menos uterino.


En este cumpleaños los rostros son diferentes. Simplemente son otros…


Ángel Elías

Comentarios

Patricia Cortez dijo…
Felicidades, felicidades, que bien los cumplas...
bueno, a los 25 uno cumple y bien, y el mejor periodista cultural de Guatemala, pues también.
un abrazo.
Fernando Ramos dijo…
Feliz cuarto de siglo Ángel.

Sos un completo patojo.

Un abrazo
ruth dijo…
feliz centenario, maistro del caite!!!
y que cumplas 20000000 mas, pero que no nos enteremos
Angel Elías dijo…
Patricia: los 25 se cumplen también que a veces parece que uno los cumple cada año... lo del periodista cultural, van a creer que ya no hay mas jajajaja

Fer: gracias por lo del cuarto patojo y completo siglo. Solo te falto patojo malcriado

Ruth: me siento el hombre bicentenario. caites, solo los usaba cuando me llevaban con la virgen de guadalupe.
Esos son tantos años que no se cuantos son...
Anónimo dijo…
Me alegra saber que estas bien y que tengas un nuevo año para celebrar y realizar todos tus proyectos. FELIZ CUMPLE Angelito, Geldi
Angel Elías dijo…
Geldi como siempre he sabido, una amiga siempre esta en estos buenos momentos... gracias por estar alli

un abrazote
Ángel Cometa siempre poeta, nuevo ex-patojo. Ni modo mano: el primer cuarto es el aviso de que en algún momento se tendrá que dejar el traje de "poesía joven". Mientras llega, podemos pedir otro, pero no de XL, tu edad amerita algo mejor.
Angel Elías dijo…
tuve alguna vez lo de poesia joven?
realmente las cosas son como son... jeje
el xl lo dejamos para despues, la edad se pone cada vez mejor... o peor

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …