Ir al contenido principal

El sufrimiento guatemalteco


El guatemalteco busca el sufrimiento como un arma para sentirse vivo. Por alguna extraña razón los guatemaltecos nos autoflagelamos. Pareciera que nos gusta el sufrimiento. Que creyéramos que nuestra felicidad se encuentra al final de un camino de cardos y espinas. Idea que surge gracias a tantos años de represión social, religiosa y de educación. El final de todo es el paraíso. Acá, de este lado de la vida, a sufrir, para merecer el premio eterno.

Esto se da a todos los niveles, desde el profesional hasta el sentimental. ¿Cuántas parejas se buscan problemas sólo por separase y luego volverse a unir? En un círculo vicioso y un tanto extraño. Como guatemaltecos, somos raros. Cuando se le pregunta a cualquiera cómo se encuentra, éste responde con un -más o menos-. Y sólo se necesita un tanto de paciencia para escuchar una letanía de quejas y de desventuras. Eso porque tenemos la necesidad de compadecernos, de sentirnos mal. De sufrir por el camino de la tortura.

Luego, uno que preguntó, se siente igual de mal. Pareciera que el guatemalteco por decisión propia no desea ser feliz. Desea que cualquiera lo sea menos él. Y en este circo, todos nos vamos lamiendo las heridas por todos lados. Y de allí no somos una sociedad satisfecha. No somos una fiesta en el cuerpo como otras culturas.

Allí la explicación de cuál es la razón de que el guatemalteco sea alegre con tragos en la cabeza. Ya que puede ser cualquiera menos él mismo. La explicación de por qué el guatemalteco le gusta complicar su existencia. De no ser simplemente feliz.

¿Acaso la felicidad no puede ser sencilla? Sí lo puede ser. Pero preferimos decir que no. Porque queremos darle a nuestra existencia una historia torcida y que dé un poco, sólo un poco, de pena. Los guatemaltecos, nos complicamos mucho. Nos enredamos en historias extrañas y sombrías. Cuando el secreto para ser feliz, es más sencillo de lo que parece, no ser infeliz.

Luego nos aferramos, nos flagelamos, nos torturamos a la idea del sufrimiento. Porque es nuestra forma de vida. Porque creemos en todo aquello de la pena, de la cruz a cuestas. Nos inventamos el sufrimiento. Tomamos el camino más largo para llegar a la nada.

Con el tiempo nos damos cuenta que no sirvió para nada. Que lo único que hicimos fue consumir nuestra alma. Que lo que hicimos fue taladrarnos la vida. Y qué nos queda de todo ello al final de la vida. Un cúmulo de penas, rencores, desencantos y una enorme sensación de no haber vivido, de frustración y amargura.

De ello que somos una sociedad de resentidos, de querer que todos sean igual de infelices. De aferrados al pasado que dejamos escapar por tonterías, por ideales equivocados. Y con ello no enderezamos el barco, y con ello no enderezamos la vida. Nos revolvamos con el pasado. Con que fueron tiempos mejores. Cuando nosotros mismos nos encargamos de perderlo, cuando nosotros matamos esa esperanza por la felicidad. Por malinterpretar la vida, su objetivo. Al final, al recuento, nos decimos lo inútil: qué hubiese pasado si… en un intento imposible de recuperar la vida, lo que no existe.

La felicidad está más cerca de lo que cree, la tiene en las manos, amigo lector. Quítese las vendas de los ojos, arriésguese y sabrá que habrá valido la pena.


Ángel Elías

Comentarios

Anónimo dijo…
Àngel: de verdad usted cree que los guatemaltecos nos gusta sufrir... yo no lo creo.
Engler dijo…
amén! doble amén por el último párrafo!!
Angel Elías dijo…
Anònimo: El guatemalteco sufre y lo goza. Sabe que su seleccion no llegara a un mundial y cree en ello. Si el guatemalteco sufre? lo ha hecho durante 300 años de colonialismo. Creo que a la larga ya se acostumbró.
Por eso caminamos viendo hacia el suelo, por eso nos quejamos a cada rato.
Si nos gusta sufrir. tal vez no.

Engler: Peeeero al final de todo eso, cuando salimos de la caberna y vemos que todo puede ser de colores. Somos felices y hasta podemos dar la vida con gusto en esa busqueda de la felicidad.
Asi sea...
Anónimo dijo…
Crudo pero hay algo de real en esto, ¿cuando va a terminar? cuando nos cansemos de competir por quien sufre mas, o cuando los canales de comunicación alcancen al 100 % de los guatemaltencos y poco a poco nos "laven" el coco de forma correcta, para eliminar lo que nos ha alimentado por esos 300 años que menciona.. por eso... adelante con su trabajo, vi el articulo en PL y decidi visitarlo, excelente, felicidades. (Manolo de Xela)
Angel Elías dijo…
Manolo Xela. gracias por la visita. el sufrimiento se acaba cuando nos damos cuenta que sufrimos. En guatemala creemos que no lo hacemos y nos flagelamos constantemente.
de alli somos un pueblo incompleto. muy incompleto.
gracias por la visita y espero no sea la última

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín