Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2009

El paraíso

Hace algunos días Gustavo Adolfo Montenegro me hizo una entrevista para Prensa Libre, y dentro de ella cita: “todas las semanas Ángel Elías sale de su paraíso a grabar el programa radio” ciertamente hubo algo que me llamó la atención. Definió a mi terruño como paraíso.

¿Qué es el paraíso? ¿Un lugar? ¿Un estado? Todos tenemos ese lugar donde nos refugiamos. Algunos más materiales que otros. Para otros ese paraíso esta supeditado a la imaginación para otros, en mi caso, es un lugar material.

El paraíso es el lugar donde nos pertenecemos, donde nos sentimos seguros. Algunos tenemos la suerte de nacer es ese lugar. Ya lo llevamos impreso. Algunos se dan a la tarea de buscarlo. El paraíso lo encontramos y lo perdemos.

Para mí el paraíso es más que eso. Es el conjunto de sentires que te apegan a algo. Que te hace pertenecer a él. Los colores, los sabores, los sonidos. Entonces ese paraíso personal es todo lo que deseamos.

Ese oasis donde el refugio personal es más que ello. Es donde los anhelos…

Textos Zip XIV

En Guatemala gustan del ruido. Pareciera que con ese ruido tratan de llenar un vacío muy grande. Por todos lados se escucha un murmullo que con el tiempo termina siendo estridente. A los guatemaltecos esto ya no les molesta. Y la competencia de decibeles alcanza niveles muy altos. En este país el silencio, el que a veces encuentro de las iglesias, es un bien muy escaso.

*****
He recogido de tu cepillo el cabello que has dejado. Ahora que has partido es lo que aún me queda de lo que fuimos. Ese cabello es el enlace entre la realidad y mi pasado. Y es así, ese liviano recuerdo castaño ha dejado una huella profunda enredada en lo único que me queda de ti, tu cepillo.

*****
Esa tarde, atrapé por un momento tu aliento. Un hálito de retozo convertido en aire se escabullo por la nariz y llegó a mis pulmones. Un cálido sentimiento, muy tuyo corrió rápidamente por aquel recinto. Una historia, unas paredes y un sueño profundo como testigos del robo de tu aliento.

*******
Ayer no supiste que es…

Después de todo catorce otra vez

En una nube de malas palabras, groserías y agua sucia, son recibidos quienes tienen la osadía de salir a correr esos días. Los mismos que corren desde lugares lejanos con el fuego patrio hacia sus lugares. En Guatemala se tiene la tradición de correr antes del día de la independencia. Esto para traer la antorcha de independencia por las calles y carreteras del país. Un acto noble teniendo en cuenta que las personas salen únicamente a correr, en una actividad patriotera mal cimentada. Realmente a mí me tiene sin cuidado esto. Más allá de saber que se sigue practicando actividades un tanto exhibicionistas y arcaicas en una Guatemala que cree que su independencia se firmó en unos papeles.
El guatemalteco es demasiado especial. Todos los 14 de septiembre se apuesta frente a sus casas a esperar el paso de aquellos que llevan la antorcha y que con gorgoritos pasan corriendo. Entonces ese guatemalteco se transforma. Deja salir ese ser malévolo ser, ese reprimido de tantos años de dictaduras …

El Arte de ser Feliz