Ir al contenido principal

Cultura versus la Cultura


En Guatemala pareciera que damos un paso para atrás y otro para adelante. Pareciera que las políticas son más estáticas que estatales. Ello aunado a la pasividad del gobierno frente a la posibilidad de hacer nada. ¿Cultura? Para qué queremos cultura. Ciertamente todos nos preguntamos eso en una sociedad cada vez más violenta y convulsa. La cultura no sirve. ¿Es que acaso la cultura debe ser precisamente utilitaria? ¿Sirve para fines únicamente espirituales? ¿Un lujo de ricos?

Pero a todo ello le agregamos la pizca de ignorancia por quienes ostentan el poder mediático para la difusión de la cultura en este país. La cultura no llega a todos. Porque los benéficos de un libro jamás son valorados. Mucho menos un autor, compositor o artista en general.

¿Acaso la cultura no puede ser sostenible? ¿Quiénes se dedican al arte deben ser unos desadaptados y dispuestos a pasar penurias? En este país las cosas se hacen al contrario. Los medios de comunicación venden muerte y corrupción. Venden degradación demostrándonos que somos una sociedad que se va por el despeñadero. Que no tiene remedio. Y no nos dan la más leve esperanza de que sea distinto. Atrévase a abrir cualquier periódico y se dará cuenta que es mejor abandonar este país, despavorido.

Pero no lo hacemos, porque confiamos que algo va a cambiar. Que el fracaso al que se llama selección nacional de futbol por fin ganará un partido de una manera decente. Pero no es así. La inversión en cultura no existe. O es ninguneada. Y deportes fracaso tiene todo el apoyo posible.

A lo largo de mi carrera profesional, me he dado cuenta que Guatemala puede tener otro rostro. Que aquí hay cosas muy interesantes. Eso escondido muchas veces bajo capas y capas de indiferencia. Bajo capas y capas de ineptitud e inoperancia. Pero a pesar de ello, hay quienes componen todavía un poema, un cuento, una canción, pintan un cuadro. A sabiendas que muy probablemente eso no les dará el beneficio de vivir de ello. Pero si vivirán para ello.

La semana recién pasada mi programa de radio fue clausurado. Esto por la decisión del director de Radio Faro Cultural, vocero del Ministerio de Cultura de Guatemala que de alguna manera no compartía mi ideal de llenar de cultura la radio en Guatemala. ¿Pensamiento por sí mismo loco? En esta Guatemala sí. Porque en Guatemala hacer periodismo cultural es un riesgo. Es mantenerse al margen. Es no hacer nada. Porque en cuestiones de cultura, pareciera que la constante en este país es hacer: nada.

Sin embargo hay muchísima gente que pesar de todo, hacen su esfuerzo de cultura en Guatemala, todavía apuestan por crear un mejor país a través de la arte. Y también hay otro resto de gente que trata de aprovecharse de ello, de marginarlo, de ningunearlo.

Mi programa de radio sufrió los embates de la clausura. De la ignorancia de que el daño no era para mí, ni para el programa. Sino para el artista guatemalteco. Para aquel que necesita que su trabajo se conozca. Para el público que merece conocer la otra cara de Guatemala.

Guatemala necesita de cultura y muchas veces pareciera que los encargados de llevarla no saben cómo hacerlo. Y donde el tener ideas y calidad puede ser motivo de la descalificación.

A quienes se han comunicado preguntando preocupados sobre la clausura, para quienes me han detenido en la calle mostrado su apoyo, tanto conocidos como personas que hasta ese momento conocí, para los artistas que se acercaron mostrando solidaridad, para todos esos correos de aprecio recibidos, muchas gracias. Diciéndoles Metrópolis Contemporánea seguirá siendo “un acercamiento al arte y la comunicación”

Juan Carlos Lemus sacó un artículo sobre el tema http://www.prensalibre.com.gt/pl/2009/octubre/22/350180.html

Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
PATÉTICO!!! es decir lo menos...

No damos pasos Angel, solo imaginamos que los damos, no hay politicas estatales ni estatistas, tan solo cada cuatro años nos creemos que si...

Pero seguramente vos y tus "quijotadas" son mas que eso, mas que politicos oportunistas y puestos de meros lacayos, por decir lo menos...

Un abrazo solidario (genuino y sin cohesión) mi estimado retablista...

Animo!
Ruth dijo…
Ya tú sabes lo que pienso al respecto, de veras que es una falta de respeto lo que te hicieron, injusta, tonta y mala decisión. Es degradante saber, como te decía, que mientras unos pocos se ocupan de sacar adelante el arte y la cultura, los otros únicamente quieren permanecer escondidos en su charquito. Y que se acuerden los de la radio que hace poco los iban a clausurar. Y en ese momento alegaron que ellos eran UN ESPACIO RADIAL PARA LA DIFUSION DEL ARTE. Hoy esas son palabras vacías. Pero para tí los mejores deseos. Siempre.
Angel Elías dijo…
Engler:
Gracias por el apoyo, en este país hay que entrarle con todo. Bien lo necesita, vos, lo sabes, yo lo sé.

Ruth:
El uso o mal uso del arte y la cultura en Guatemala es palpable.

Para unos o para otros el arte no es mas que un adorno mas. a veces innecesario.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín