Ir al contenido principal

Cultura versus la Cultura


En Guatemala pareciera que damos un paso para atrás y otro para adelante. Pareciera que las políticas son más estáticas que estatales. Ello aunado a la pasividad del gobierno frente a la posibilidad de hacer nada. ¿Cultura? Para qué queremos cultura. Ciertamente todos nos preguntamos eso en una sociedad cada vez más violenta y convulsa. La cultura no sirve. ¿Es que acaso la cultura debe ser precisamente utilitaria? ¿Sirve para fines únicamente espirituales? ¿Un lujo de ricos?

Pero a todo ello le agregamos la pizca de ignorancia por quienes ostentan el poder mediático para la difusión de la cultura en este país. La cultura no llega a todos. Porque los benéficos de un libro jamás son valorados. Mucho menos un autor, compositor o artista en general.

¿Acaso la cultura no puede ser sostenible? ¿Quiénes se dedican al arte deben ser unos desadaptados y dispuestos a pasar penurias? En este país las cosas se hacen al contrario. Los medios de comunicación venden muerte y corrupción. Venden degradación demostrándonos que somos una sociedad que se va por el despeñadero. Que no tiene remedio. Y no nos dan la más leve esperanza de que sea distinto. Atrévase a abrir cualquier periódico y se dará cuenta que es mejor abandonar este país, despavorido.

Pero no lo hacemos, porque confiamos que algo va a cambiar. Que el fracaso al que se llama selección nacional de futbol por fin ganará un partido de una manera decente. Pero no es así. La inversión en cultura no existe. O es ninguneada. Y deportes fracaso tiene todo el apoyo posible.

A lo largo de mi carrera profesional, me he dado cuenta que Guatemala puede tener otro rostro. Que aquí hay cosas muy interesantes. Eso escondido muchas veces bajo capas y capas de indiferencia. Bajo capas y capas de ineptitud e inoperancia. Pero a pesar de ello, hay quienes componen todavía un poema, un cuento, una canción, pintan un cuadro. A sabiendas que muy probablemente eso no les dará el beneficio de vivir de ello. Pero si vivirán para ello.

La semana recién pasada mi programa de radio fue clausurado. Esto por la decisión del director de Radio Faro Cultural, vocero del Ministerio de Cultura de Guatemala que de alguna manera no compartía mi ideal de llenar de cultura la radio en Guatemala. ¿Pensamiento por sí mismo loco? En esta Guatemala sí. Porque en Guatemala hacer periodismo cultural es un riesgo. Es mantenerse al margen. Es no hacer nada. Porque en cuestiones de cultura, pareciera que la constante en este país es hacer: nada.

Sin embargo hay muchísima gente que pesar de todo, hacen su esfuerzo de cultura en Guatemala, todavía apuestan por crear un mejor país a través de la arte. Y también hay otro resto de gente que trata de aprovecharse de ello, de marginarlo, de ningunearlo.

Mi programa de radio sufrió los embates de la clausura. De la ignorancia de que el daño no era para mí, ni para el programa. Sino para el artista guatemalteco. Para aquel que necesita que su trabajo se conozca. Para el público que merece conocer la otra cara de Guatemala.

Guatemala necesita de cultura y muchas veces pareciera que los encargados de llevarla no saben cómo hacerlo. Y donde el tener ideas y calidad puede ser motivo de la descalificación.

A quienes se han comunicado preguntando preocupados sobre la clausura, para quienes me han detenido en la calle mostrado su apoyo, tanto conocidos como personas que hasta ese momento conocí, para los artistas que se acercaron mostrando solidaridad, para todos esos correos de aprecio recibidos, muchas gracias. Diciéndoles Metrópolis Contemporánea seguirá siendo “un acercamiento al arte y la comunicación”

Juan Carlos Lemus sacó un artículo sobre el tema http://www.prensalibre.com.gt/pl/2009/octubre/22/350180.html

Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
PATÉTICO!!! es decir lo menos...

No damos pasos Angel, solo imaginamos que los damos, no hay politicas estatales ni estatistas, tan solo cada cuatro años nos creemos que si...

Pero seguramente vos y tus "quijotadas" son mas que eso, mas que politicos oportunistas y puestos de meros lacayos, por decir lo menos...

Un abrazo solidario (genuino y sin cohesión) mi estimado retablista...

Animo!
Ruth dijo…
Ya tú sabes lo que pienso al respecto, de veras que es una falta de respeto lo que te hicieron, injusta, tonta y mala decisión. Es degradante saber, como te decía, que mientras unos pocos se ocupan de sacar adelante el arte y la cultura, los otros únicamente quieren permanecer escondidos en su charquito. Y que se acuerden los de la radio que hace poco los iban a clausurar. Y en ese momento alegaron que ellos eran UN ESPACIO RADIAL PARA LA DIFUSION DEL ARTE. Hoy esas son palabras vacías. Pero para tí los mejores deseos. Siempre.
Angel Elías dijo…
Engler:
Gracias por el apoyo, en este país hay que entrarle con todo. Bien lo necesita, vos, lo sabes, yo lo sé.

Ruth:
El uso o mal uso del arte y la cultura en Guatemala es palpable.

Para unos o para otros el arte no es mas que un adorno mas. a veces innecesario.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…