Ir al contenido principal

Dos ladrones me encontré


El sábado pasado, me asaltaron en una de las calles de la zona 10 de ciudad de Guatemala. Para ser sincero dudo que el revólver estuviera cargada, sin embargo no quise averiguarlo. Eso, sí quisieron golpearme. Yo traté de negociarlo, pero no tenía con qué hacerlo. Solo me quitaron el celular. Puedo decir que tuve la fortuna, si me hubieran pedido la billetera a lo mejor sí estuviera golpeado. Realmente no llevaba más allá del celular y un libro en la mano. Estos tipos tengo entendido operan de la siguiente manera, en un carro corinto, un sedán atrapan a peatones incautos y un tanto distraídos, así como yo y los encañonan. Así que lo único que puedo decir a quienes transitan por las calles de la ciudad de Guatemala, principalmente por las calles entre el Géminis Mall y Oakland mall, es que tengan precaución. Creo que estaba en el lugar equivocado, a la hora errónea.

El motivo de la historia, no es quejarme, ni victimizarme. Porque en realidad no me considero víctima, simplemente pasó. Si no una reflexión. En Guatemala, las cosas son curiosas. En el asalto me robaron el celular, trataron de golpearme, me intimidaron, sacaron un arma, únicamente por un celular viejo y mancillado. Pero, nunca se fijaron en el libro que llevaba. ¿En este país no se roban los libros? La invisibilidad por la cultura se da a todas esferas, desde ladrones de poca monta hasta funcionarios públicos. ¿Es que acaso no se puede vender un libro en el mercado negro? ¿No hay consumidores de libros entre este tipo de gente? Y no con ello digo que me debieron quitar el libro, porque a la larga, hubiese sido una gran pérdida. Si no que el ninguneo por este país por ellos.

Básicamente no se llevaron el libro que estaba visible en mi mano, porque no les importaba, les era estorbo, solo querían móviles. Porque la cultura en este país es un estorbo. Nadie puede negar que esto a la larga hace que este país sea gobernado por trogloditas, asaltantes e iletrados. 

Creo que voy a llenar mi casa de libros para espantar a los ladrones, una fórmula planteada por Raúl de la Horra, porque en este país no se roban libros. Noticia para todos los quienes invierten en libros, se puede andar en las calles de Guatemala presumiendo libros, sin que sean asaltados, es más, será un excelente repelente de asaltos. 

Del asalto salí ileso. Un tanto perturbado y agradecido de que no se llevaron el libro. Convencido un tanto que en Guatemala las cosas no cambiarán, no se visibiliza nubes de cambio.

La cultura en Guatemala, se invisibilidad poco a poco. Nadie se interesa en ella. Los pocos que lo hacen tienen grandes obstáculos. ¿Hacer cultura en Guatemala es imposible?

Los ladrones no se llevaron el libro, “Un Viejo que Leía Novelas de Amor”, de Luis Sepúlveda. Bolívar sobrevive a las inclemencias de la selva peruana, ahora sobrevivió al salvajismo guatemalteco. Pareciera que en Guatemala los libros no son ni dignos de ser robados. Este libro ha pasado una de las peores pruebas. Aunque, en este país tiene un reto más difícil, que poco ha logrado superar, que alguien lo tome y lo lea. Prueba complicadísima, ¿no lo cree?

Ángel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
No sé. Ladrones de libros serían casi dignos de admiración por rara avis.

Menos mal que no te paso nada. Gracias por contarlo.

Un abrazo.
Angel Elías dijo…
Goathemala:

Así es. En este país hay ladrones para todo, aunque la cultura no se roba, se hereda.

No me pasó nada. Gracias por todo. un abrazo de vuelta.
Qué mala onda lo que te pasó con los ladrones y qué bueno que no te hicieron nada ni te robaron el libro. :) Saludos,
Angel Elías dijo…
Vanessa:
libro al viento tu hermosa lectura.
hay angel y libro para rato...
...engler dijo…
Por esos lugares donde a diario camino yo... pero no ando en carro corinto!

Que mal! Si se hubieran llevado tu libro hubiera sido una seña para identificarlos pero es claro que los ladrones no leen novelas de amor ni de ninguna clase, aunque tampoco los políticos ni los policias ni muchos especímenes más...

Que bueno que estés bien y que de todo eso haya salido tan interesante reflexión

Saludos!
Angel Elías dijo…
Engler
En todo caso, siempre hay que tener cuidado.

jejeje, nadie lee nada de nada... y es un mal generalizado.

un saludo cordial

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …