Ir al contenido principal

Historia en 3 actos


Primer acto Una noche antes…

(un niño de tres años durmiendo en una cama amplia, al fondo un escritorio, varios papeles, folders, y una mujer revisando esos papeles. El reloj al fondo marca las once y media de la noche. Da la apariencia que los está calificado. Y revisa constantemente sus notas. La mujer es una maestra que por momentos voltea a ver al niño que es su hijo esperando que no se haya despertado. Suena el celular de la mujer ello lo revisa con extrañeza. Lo lee en voz alta.

Raquel: (con voz de extrañeza, viendo el celular) ¿Por qué no me responde los mensajitos, no se mantenga callada?

(La mujer deja el celular, hace un gesto de incógnita, y voltea a ver a su hijo para ver si no se ha despertado por el sonido del celular. Vuelve a sus papeles y ve la hora, apresura su tarea)

Telón

Segundo Acto. A veces no basta un nombre

(El niño dormido junto a su madre, el reloj del fondo marca las doce treinta de la noche. Un pila de papeles sigue apilada en el escritorio del fondo. Dos lámparas encendidas, una cerca de la cama y otra en el escritorio. La mujer está recostada con los ojos cerrados, pero despierta.)

El teléfono suena.

La mujer no verifica el número, solo lo contesta en la penumbra.

Raquel: ¿Aló?

José: ¿Por qué no me responde a los mensajitos que le envío?

Raquel: ¿Quién habla?

José: No sea así conmigo, no me diga que no reconoce mi voz.

Raquel: La verdad no. Además no tengo saldo en el teléfono como para responder mensajitos.

José: ¿Es usted Raquel?

Raquel: Sí, ¿Quién lo pregunta?

José: Mala por no reconocerme, soy un admirador suyo.

Raquel: Yo conozco a todos mis admiradores. ¿Quién es usted?

José: Soy José del quinto bachillerato.

Raquel: ¡Ahhh! José, pero ¿qué hace llamando a esta hora?

José: Simplemente quería conversar. Saber qué hace. Y entablar una amistad con usted.

Raquel: Pero no cree que es un poco tarde para ello. Digo, a estas horas de la noche.

José: No, para una conversación sobre usted, no es tarde.

Raquel: Usted está bolo ¿Verdad?

José: cómo es conmigo, cómo puede decir eso, no estoy bolo, ¿Por qué dice eso?

Raquel: es que llamándome a estas horas de la noche, no lo hace un hombre sano.

(El niño se despierta y comienza a llorar)

Raquel: Tengo que colgar, mejor vaya a dormirse y nos platicamos mañana.

José: No se vaya.

(El niño rompe a llorar más fuerte, Raquel corta la llamada)

Telón

Tercer y último acto. La revelación

(Dos jóvenes conversan en un salón de clases. Al fondo varios escritorios vacios. Ellos se conversan, pero no se escucha lo que dicen. Por momentos ríen a carcajadas)

Entra Raquel

Raquel: (Se dirige a uno de ellos) José qué tenía anoche.

José: ¿Anoche, profesora? No tenía nada, por qué me lo pregunta.

Raquel: Por la llamada.

José: (con cara de sorpresa) ¿Qué llamada profesora?

Raquel: La de anoche. ¿Estaba bolo verdad?

José abre los ojos con sorpresa, se sonroja y sale corriendo de la escena. Únicamente queda el otro chico, Marco.

Marco: ¿Qué pasó profesora?

Raquel: José me llamó anoche muy extraño. Porque telefoneo muy tarde y por eso pensé que estaba bolo. Dijo cosas bien raras.

Marco: ¿Qué cosas profesora?

Raquel: Cosas raras

Marco: (Rompe en una risa descontrolada) jajajajajajajaja

Raquel: ¿Qué le sucede?

Marco: Lo que sucede es que la confundió. O mejor dicho la confundimos. Ayer José me llamo para pedirme el número de teléfono de Raquel, pero según parece era el teléfono de Raquel Godínez una chica de secretariado. Bueno, yo pensé que era usted, ya que como tenemos un trabajo con usted. Era para pedirle orientación con eso. Jajajajaja. Pero ya veo que no fue así. Él jamás me dijo el apellido, ni para qué lo quería jajajaja

Marco sale de escena retorciéndose de la risa buscando a José

Telón.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …