Ir al contenido principal

7 de diciembre (quema del Diablo)




A finales del siglo XIX se comienza por la iglesia católica una tradición que se perpetúa a través de los años en Guatemala, la quema del Diablo. Con los años y con el tiempo pase de ser una necesidad a una tradición con bases arraigadas en la mente del guatemalteco. En un principio los fogatas se colocaban en las puertas de la casas para iluminar el paso de la Virgen de Concepción por las calles de la Guatemala de la Asunción. Ya que estas estaban pobremente iluminadas por faroles. Al paso de la virgen se creía que debía iluminarse y con ello se bendecían al paso. Luego la fogata tuvo un giro. Se convirtió un arma para sacar al diablo y que entonces el paso procesional pasara por lugares limpios del mal. Y así ha sido hasta la actualidad un arma para acabar el diablo (irónicamente gracias a Dante, se cree que el diablo vive en el fuego). Eso no evitó que la tradición de quemar al diablo se fuera extendiendo por toda Guatemala, dando así la pauta para que se formaran hasta creencias que confirmaban el hecho: El Diablo se muere en el fuego.

Según Elías Canetti, el fuego para muchas civilizaciones tenía poderes de purificación, por ello a todo nos da por prenderle fuego. ¿Quién no ha quemado cartas de un antiguo amor? Entonces dentro del pensamiento colectivo sucede algo similar. El fuego purifica, mata el mal, sin posibilidad a que vuelva. El fuego también extasía, atrae. Por ello vemos niños embelesados quemando pirotecnia. En nuestro pensamiento más primigenio creemos que el fuego acabará con todo. Por ello en el catecismo ya no se nos amenaza con otro diluvio, sino con un cataclismo similar a Sodoma y Gomorra.

En Guatemala la quema del diablo es un mecanismo que dentro de la psicología se le llama proyección. En un objeto proyectamos toda la frustración acumulada en el año y que mejor si lo incendiamos. Entonces estamos satisfechos, y nos volcamos de lleno a las festividades de fin de año. Nos descargamos. El mecanismo es similar en los linchamientos. Prácticamente estamos linchando al chamuco.

¿A nivel personal hacemos siempre algo similar? ¿Tenemos nuestra quema del diablo? Algunos sí, otros simplemente se reprimen. Sucede que en Guatemala las cosas no son como se dice, ni mucho menos son como se ven. Todos llevamos un calvario dentro. Unos muy pesado otros, un tanto mas livianos que se disipa con unas gotas de licor.

El asunto aquí es encontrar al diablo que toma muchas formas decía el sacerdote de la iglesia a donde iba comer hostias. El truco es dar con él y prenderle fuego, por supuesto, en sentido figurado. Lo que sucede es que no reconocemos ese desequilibrio que no nos deja ser felices y corremos por el mundo viendo quien nos la paga. Y nos volvemos pirómanos de inocentes. (¿Un tipo de terrorismo?) Nos pasamos la vida incendiando y tratando de justificar por qué actuamos así.

Es cierto, el diablo toma muchas formas, pero casi siempre sabemos reconocerlo. Otras veces no queremos afrontarlo y lo más fácil es proyectar toda esa frustración en una piñata y prenderle fuego. Desafortunadamente así somos. Una sociedad que evita ver que el mal es mucho más de lo que imaginamos. Que nuestros problemas no se solucionan con un figurativo fósforo y un poquito de gas. Mucho menos incendiado a medio mundo.

Elías Canetti, tenía razón en algo. Somos animales de miedo.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…